Peñarol hizo una apuesta exitosa

El equipo aurinegro mostró que puede tener buen recambio con los rendimientos que mostraron Nicolás Raguso, Jim Morrison Varela, Jonathan Siles y el regreso de Sebastián Cristóforo

Hace muy pocos días, Víctor Púa decidió dar un paso al costado en la coordinación de los juveniles aurinegros luego de estar cinco años al frente.

Mientras para unos fue un cimbronazo, para otros pasó inadvertido e incluso fue como un bálsamo.

Lo que se pudo ver el domingo en el Estadio Centenario fue algo diferente a lo habitual: el Polilla Da Silva debió recurrir a varios juveniles de la cantera del club para enfrentar a Bella Vista.

Es cierto que el rival ayudó, pero hay que tener en cuenta que todos ellos debieron jugar un partido que a priori era trascendente porque había que ganar o ganar.

Y muchos de ellos, o mejor dicho, todos, demostaron que se puede contar con ellos, que para algo fueron elegidos.

Fue una apuesta diferente y exitosa del Polilla, quien ya adelantó que la semana que viene ante Cerro volverá a lo que era su plantel habitual con el retorno de los suspendidos y lesionados.

Peñarol tuvo el domingo a Nicolás Raguso, quien no es tan nuevo en estas lides porque este año ya jugó el Torneo Preparación conducido por José Enrique De los Santos, y también lo había hecho –y correctamente– ante Rentistas en mayo pasado por el Clausura. Pero –sin tener en cuenta el Preparación, que no tiene la misma exigencia que el Uruguayo–, el de l domingo fue su segundo encuentro oficial con la camiseta mirasol. Y lo hizo muy bien, con un ida y vuelta impresionante.

“Raguso jugó un partido muy bueno. Con el ímpetu y las ganas que pone, contagia a sus compañeros y a la hinchada, a todos en realidad. Es uno de los jóvenes que demostraron ante Bella Vista que no les pesa la camiseta de Peñarol”, dijo el Polilla Da Silva.

Entonces llegó el agradecimiento del botija de 20 años. Espontáneo, sin casete, como debe ser: “Me dolió mucho que se fuera Víctor (Púa) del club. Él supo cómo guiarme desde que llegó”. Y claro que habló de otro personaje histórico aurinegro. El Cacho Omar Caetano, el futbolista mirasol que más Copas Libertadores jugó en la historia con 12.

“Tampoco quiero olvidarme de Cacho Caetano porque también me dio una mano bárbara en las inferiores”, agregó. Siempre es bueno ser agradecido con quienes hicieron tanto por alguien.

Otro que mostró una personalidad enorme en su debut en Primera fue Jim Morrison Varela. El volante jugó en un puesto histórico en el club, en el mismo lugar que lo hicieron el Tito Goncalves y Obdulio Varela. No fue ninguno de los dos, ni quiso serlo. Simplemente hizo su juego, con su impronta y fue de los mejores. Y como sucede con muy pocos jugadores, se viste al estilo de antes: con la camiseta por dentro del pantalón.

“Con 17 años se paró en la mitad de la cancha y no sintió el peso en un momento complicado que atraviesa el club. Estoy tranquilo porque veo que tenemos recambio cuando queramos”, opinó el DT sobre el joven volante.

Pero el domingo no solo se trató de ellos. Porque a los pocos minutos del segundo tiempo ingresaron otros dos de la cantera.

Si bien ambos tienen más recorrido que los anteriores, no dejan de ser productos genuinos de las inferiores de la institución.

Jonathan Siles entró y en pocos minutos obligó a Guillermo Sanguinetti a sacar a Marcelo Martusciello porque no podía con él. Se trata de un delantero que busca mucho el desborde, que engaña con la pelota y que le gusta profundizar en ofensiva. Ya lleva algunos encuentros en Primera, aunque recién se está haciendo.

El otro fue Sebastián Cristóforo, quien también ingresó en el complemento y aunque lo suyo no fue notable –es de los que más tiempo lleva en el plantel principal pese a sus 19 años recién cumplidos–, también sumó.

Otro de 20, aunque sin ser de las inferiores, es Sebastián Gallegos, quien entró y mostró personalidad y presencia.

Los jóvenes vienen pidiendo cancha. El Polilla tiene otra idea por ahora, pero sabe que tiene recambio con sangre nueva.


Populares de la sección

Comentarios