Peñarol está empantanado

Sin fútbol ni fortuna, el aurinegro sufrió en su visita al Tróccoli, perdió otra vez, sigue cayendo, y lo peor es que aún parece no haber tocado fondo

No es necesario ingresar en análisis sesudos y profundos para entender la crisis de Peñarol, que ocurre por razones futbolísticas –por bajísimos rendimientos individuales, porque los técnicos no consiguieron encontrarle el punto al equipo– y, fundamentalmente, porque los aurinegros tienen tanta mala suerte como hace tiempo no se veía en el torneo local en un grande. Y cuando en el fútbol se junta ese combo de bajón futbolístico y la fortuna en contra, poco se puede hacer para enderezar el curso.

La derrota que Peñarol sufrió ayer 1-0 en su visita al Tróccoli por la octava fecha del Apertura, en un partido de discreto nivel, confirmó el lugar que ocupan ambos equipos en el fondo de la tabla y dejó en evidencia las carencias futbolísticas que sufre el equipo que ahora dirige Jorge Goncálvez, que nunca encontró los caminos para dominar el partido.

Peñarol no tuvo sorpresas por las bandas, desarrolló un juego excesivamente anunciado, le faltó velocidad, y ese ritmo que se va logrando con los partidos y los éxitos. El equipo de Goncálvez no tiene continuidad de trabajo, porque el técnico lleva tres semanas, ni triunfos, porque apenas ganó un partido en ocho del Apertura.

Los aurinegros pusieron en cancha una estructura pesada, lenta, y aquí el responsable es el técnico, con un 4-4-2 carente de dinámica y disposición para desarrollar el juego más conveniente, que le hizo a Cerro mucho más fácil su tarea defensiva. De todas formas, no fue lo único. Porque cuando un equipo juega mal y además no le sale una, se desmotiva, pierde la confianza.

Este último ítem no es un detalle exclusivo de la visita de ayer al Tróccoli, sino que marcó el camino de Peñarol en el Apertura. Desde antes que comenzara el torneo, cuando Nacional venía mal –con su entrenador cuestionado– y el aurinegro parecía correr con el viento en la camiseta que le brindaba el campeonato que había ganado en junio, el azar se dio vuelta ya en el bolillero que estableció el calendario. Porque el fixture no le ayudó: River Plate en la primera fecha, Defensor Sporting en la segunda y  Danubio en la quinta, los tres más difíciles en el arranque del torneo. Luego la mala suerte se multiplicó con los goles increíbles que recibieron los goleros: en la tercera fecha Juan Castillo recibió dos en la derrota 3-2 ante Rentistas, y Danilo Lerda se anotó el del empate 1-1 ante Wanderers. Por si no fuera sufiente: ayer Daniel Leites tiró un centro y la pelota se metió por encima del golero, además del palo de Píriz y del balón que le sacaron a Pacheco cuando el capitán de Peñarol definió por encima del golero.

El técnico de Peñarol buscó en el segundo tiempo con las variantes (Mauro Fernández, Carlos Núñez y Jonathan Rodríguez) que reforzaron las aspiraciones ofensivas. Quitó un hombre de marca para ponerle más fútbol al equipo, y con ello, más el empuje lógico del equipo grande en desventaja en el marcador y en los últimos minutos del paritdo, consiguió darle más fortalezas a la ofensiva. Tampoco fue suficiente, pero alentaron las esperanzas de los hinchas que en nueve minutos tuvieron en la pelota de Pacheco por encima del golero, la que se perdió Leyes ante Odriozola y el palo de Píriz.

Cerro hizo poco para llevarse el triunfo, apenas generó tres situaciones de gol, que fueron suficientes para firmar un triunfo que lo aleja del fondo de la tabla.

Detenerse a mirar el recorrido de Peñarol en el Apertura, además de la sorpresa que genera leer que ganó un solo partido en ocho disputados impresiona porque no es natural que la base del equipo que hace cinco meses ganó el Campeonato Uruguayo sea por estos días protagonista del peor arranque de Peñarol en la historia. Pero es la realidad. Que duele al hincha, que desea que el torneo termine ya, pero que lo enfrenta a una situación muy especial, porque sin fútbol ni fortuna sigue cayendo y parece que aún no tocó fondo, aunque solo lo tengan por encima de Fénix y Miramar Misiones. Y en medio de todo esto, Nacional quedó ayer como único líder.

Cerro 1 - Peñarol 0

Cerro: Rodrigo Odriozola; Gabriel De León, Pablo Melo, Alejandro Lago, Daniel Leites; Juan Ramón Curbelo, Rodrigo De Oliveira, Gustavo Varela y Matías Abisab; Hugo Silveira y Héctor Acuña. Director Técnico: Danilo Baltierra.
 
Peñarol: Danilo Lerda; Emiliano Albín, Damián Macaluso, Gonzalo Viera y Nicolás Raguso; Luis Aguiar, Marcel Novick, Sebastián Píriz y Jorge Rodríguez; Antonio Pacheco y Gabriel Leyes. Director Técnico: Jorge Goncálvez.

Cambios en Cerro: 61' Javier Méndez por Rodrigo De Oliveira, 72' Juninho por Matías Abisaby 85' Carlos Grossmüller por Héctor Acuña

Cambios en Peñarol: 55' Mauro Fernández por Marcel Novick, 70' Carlos Núñez por Gabriel Leyes y 79' Jonathan Rodríguez por Jorge Rodríguez

Cancha: Estadio Luis Tróccoli
Árbitro: Darío Ubriaco
Asistentes: Richard Trinidad y Sebastián Silvera
4° Árbitro: Rafael Orfila

Gol: 46' Daniel Leites (Cerro)


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios