Peñarol está por el piso: el mal momento de cada jugador

La constante irregularidad de los jugadores de Jorge Da Silva se encontró con la falta de confianza

Nadie tiene muy claro, ni en el cuerpo técnico ni en los propios jugadores de Peñarol, por qué el nivel futbolístico ha bajado tanto en los últimos encuentros.

Si bien es cierto que el martes el conjunto aurinegro enfrentó a un rival que por lo visto hasta ahora es uno de los mejores de la actual edición de la Copa Libertadores, como Atlético Nacional de Medellín, la pobreza futbolística, el escasísimo aporte ofensivo y los errores cometidos, coadyuvaron a que la crisis que arrastraba el equipo se agudizara.

De los últimos cuatro partidos que disputó el conjunto de Jorge Da Silva, perdió tres y empató uno y no solo eso: solamente convirtió un gol. Este es un mensaje claro de que las cosas no funcionan.

Pero, ¿por qué cuando comenzó la temporada sí el equipo andaba bien? ¿Por qué se ganó sin problemas contra Cerro (aunque allí los mirasoles sufrieron un poco), El Tanque Sisley y Defensor Sporting, este último con una goleada histórica incluida? ¿Qué cambió?

Eso es lo que Da Silva y los futbolistas intentan descifrar.

Tomás Costa empezó con todo, con un gol a los 24 segundos ante Cerro y después cometió errores en tres partidos consecutivos que costaron carísimo. ¿Y Maxi Rodríguez y su fútbol? Otro que no ha aportado casi nada luego de un buen comienzo. Incluso dio muestras de molestia cuando fue sustituido ante Fénix. Contra Atlético Nacional, Da Silva lo dejó en Montevideo.

Luis Aguiar bajó tanto que el Polilla no lo utilizó ante Sud América. Nahitan Nandez es una sombra del jugador que apareció y que deslumbró en su momento para que el Maestro Tabárez lo citara a la selección, lo que llevó a que el DT lo mandara al banco ante Nacional.

¿Y Diego Forlán? Hay veces que parece que jugara solo y eso es muy difícil. Pero sigue sin aparecer como la gente esperaba, como sí lo hizo ante Defensor con tres goles. ¿Y los goles de Miguel Murillo? Hace tiempo que no aparecen y en Medellín jugó muy solo arriba.

Atrás, el Vasquito Aguirregaray mejoró y Maxi Olivera empeoró. Gastón Guruceaga se equivocó en el primer gol y allí se terminó el esfuerzo porque al menos este Peñarol sabía que si le convertían, perdía.

Peñarol está por el piso. La irregularidad es lo más regular que tiene.

MIGUEL MURILLO

El delantero colombiano viene de más a menos. Arrancó con dos goles ante El Tanque y peso en el área. Parecía el 9 que necesitaba Peñarol. Pero desde que en el arranque del partido ante Fénix recibió una fuerte falta de la defensa albivioleta, bajó notoriamente su nivel. Ante el equipo de Medellín lo dejaron muy solo arriba, pero mantuvo la intrascendencia de los últimos partidos.

DIEGO FORLÁN

Si bien muchas veces aparece demasiado solo, como luchando contra el enemigo, también es cierto que desde que arribó ha jugado pocos partidos en buen nivel. Parecía que finalmente aparecía tras el hat-trick ante Defensor, pero luego volvió a la misma monotonía.

LUIS AGUIAR

Muchos baches en su juego. No es el mismo del semestre pasado en el que fue el mejor. Da Silva le dio más libertad de creación, pero sigue sin salirle nada. Ante Nacional aportó entrega, pero de un error suyo vino el segundo gol.

MATÍAS AGUIRREGARAY

Dentro de la gran irregularidad de los futbolistas de Peñarol, él es el único de los que venía jugando que, al menos, en Medellín no decepcionó y mejoró algo defensivamente.

MAXIMILIANO RODRÍGUEZ

Llegó con todo el ímpetu a Peñarol. Jugó unos minutos muy buenos en el primer clásico de verano, pero tras una pequeña lesión, no anduvo más en el nivel que puede. Lejos de su fútbol, fue sustituido ante Fénix. Luego del empate ante Sud América, Da Silva dijo que ya no priorizaría el buen pie sino "otras cosas", en referencia a la entrega. Las consecuencias de esas palabras fueron claras con el ex Wanderers, que ni siquiera integró la delegación que viajó a Colombia.

GASTÓN GURUCEAGA

Ha alternado buenas y malas en los últimos tiempos. Luego de un buen comienzo de campeonato, en la Copa no anduvo, sobre todo en el primer gol de Atlético Nacional que abrió la victoria, y los errores de concentración ante Huracán. Es joven, pero el arco de Peñarol no admite miramientos.

MAXIMILIANO OLIVERA

Comenzó muy bien en el lateral izquierdo, tanto que se ganó en un solo partido el puesto. No obstante, su rendimiento ha ido decayendo–salvo ante Sud América– y su peor versión se vio en Medellín y en Lima, ambos encuentros por la Copa. Es verdad que Aguiar lo dejó solo en la marca las dos veces.

TOMÁS COSTA

El comienzo del volante argentino fue espectacular, anotando un gol en menos de 30 segundos contra Cerro desde fuera del área. Luego tuvo buenas y malas hasta que llegaron tres partidos seguidos cometiendo errores que le costaron puntos a Peñarol. Sigue sin levantar.

NAHITAN NANDEZ

No tiene nada que ver con el joven que debutó hace un tiempo en la Primera de Peñarol. Se tira demasiado a los pies del rival y corre riesgos innecesarios, al punto que se salvó de la roja en más de una oportunidad. En el semestre pasado la justificación era que jugaba demasiado solo, pero con apoyo no cambió demasiado la cosa. Da Silva lo probó como volante por afuera, con más llegada, pero la situación tampoco cambió. De joya de la cantera pasó a ser cuestionado, aunque es cierto que , al igual que Guruceaga, tiene más crédito. Da Silva mandó un mensaje claro cuando lo mando al banco ante Atlético Nacional.

GUILLERMO RODRÍGUEZ LLEGA; A FORLÁN LO ESPERAN

Guillermo Rodríguez mejoró mucho de su contractura y el miércoles volvió a trotar en la práctica de Los Aromos, por lo que va a estar en la zaga titular que jugará el martes ante Atlético Nacional de Medellín la revancha por la Copa Libertadores.

El zaguero ni siquiera viajó a Colombia debido a que terminó dolorido el encuentro de Maldonado contra Sud América y prefirieron no arriesgarlo.

En tanto, Diego Forlán también trotó luego de que se comprobara mediante una resonancia magnética que lo suyo no llegó a desgarro y que solo es una distensión muscular.

No obstante, hasta el fin de semana no se sabrá fehacientemente si podrá llegar al trascendente encuentro que los mirasoles jugarán el martes que viene por la Copa contra el gran rival que lo acaba de derrotar.

Los otros dos lesionados –Carlos Valdez y Diogo Silvestre- aún esperan poder tener el alta, pero no están prontos.

Dolores desde ColombiaHay tres futbolistas que terminaron con golpes o dolores el partido en Colombia. Uno de los complicados es el volante argentino Tomás Costa quien presenta una contractura en los aductores y está en duda para el martes que viene.

A su vez, Emilio Mac Eachen también terminó con una dolencia en la ingle y va a ser estudiado a su arribo a Montevideo.

Por otra parte, Luis Aguiar sufrió un golpe en la pierna izquierda aunque de los tres, es el que está más firme para poder jugar la revancha.


Populares de la sección

Acerca del autor