Peñarol espera el clásico con un gran ambiente

Más allá de la seriedad con la que se tomó la práctica, el talante de todos era de alegría; Mina, una japonesa manya, dio la nota distinta en Los Aromos

Hay una frase hecha en este deporte que dice "en el fútbol, ganar no es lo más importante, es lo único".

Para algunos puede sonar exagerada, para otros seguramente no. Lo cierto es que el semblante de los futbolistas de Peñarol ha cambiado en los últimos días.

Obviamente que no se ve solamente en esta semana, pero el hecho de haber quedado primero solo y superar a Nacional luego de 10 fechas en la tabla, cambió el talante de muchos.

Que se interprete bien: no es que exista jolgorio ni mucho menos. Simplemente se aprecia un ambiente diferente y con varias sonrisas.

Claro que se viene un clásico que puede ser decisivo en este Apertura y con total seriedad se toma.

Bengoechea ordenó fútbol en espacios reducidos y dividió tres equipos: el anaranjado con Aguiar, Marcel Novick, Gianni Rodríguez, Zalayeta, Luque, Diogo Silvestre y Valdez. El gris con Bizera, Mac Eachen, Viega, Albarracín, Forlán, Nandez, Leyes y Sandoval. Y el negro con Hernán Novick, Píriz, Palacios, Aguirregaray, Buschiazzo y Guillermo Rodríguez.

Mina, de Tokio a Los Aromos

En plena práctica del miércoles llegó una japonesa llamada Mina, quien es muy fanática de Peñarol desde que iba a jugar la Copa Intercontinental a su ciudad.

Pero, además, ya conoce desde hace un tiempo a Diego Forlán de su pasó por el fútbol de ese país, a Nahitan Nandez, y los arqueros Thiago Cardozo y Gastón Guruceaga porque los fue a ver a Nueva Zelanda al Mundial sub 20, y hace unos días estuvo con Diego Lugano en Asunción, con quien también se fotografió.

Ya estuvo también con Los Teros en su gira previa al Mundial cuando visitaron Japón.

Mina apareció vestida con un kimono amarillo y negro en plena práctica y habla muy poco español. También tenía un mate y va a ir al clásico con los padres de Nahitan.

Tenía en sus manos un álbum de fotos en el que se la ve con Forlán y otros futbolistas.

"Soy fanática de Peñarol desde hace años", le dijo en un spanglish no muy claro a Referí al borde de la cancha principal de Los Aromos.

Mina no se fue hasta que pudo hablar con Forlán y Nandez. Ambos se acercaron y la saludaron ya que como se explicó, la conocían previamente.

Allí posó con ambos para Referí para seguir agregando fotos a su álbum.

Pero lo mejor llegó unos minutos después cuando también el técnico Pablo Bengoechea se acercó a conocerla.

Mina le pidió una foto y el DT accedió. Pero no quería una foto cualquiera. "Está muy bueno el monumento que tiene el entrenador", había dicho recién llegada a Los Aromos.

Luego del saludo con el DT carbonero le pidió que hiciera el gesto del quinquenio inmortalizado en el monumento y Bengoechea accedió, pero levantó el brazo izquierdo. Mina lo corrigió y le dijo: "Con ese no, con el otro", lo que causó la hilaridad del técnico. Mina no se había perdido detalle, ya que en realidad, Bengoechea en el monumento y en la foto histórica lo hace con el derecho.

El clima distendido fue la nota del día. Peñarol sonríe en la punta.


Populares de la sección

Acerca del autor