Peñarol es típicamente resultadista

El equipo de Da Silva sigue su tranco lento, pero consigue las unidades para mantenerse arriba

No se puede hacer una crítica meramente destructiva luego de que Peñarol haya empatado un partido clásico con un hombre de menos y en la hora. Máxime cuando mantiene la punta en la Tabla Anual sobre Nacional por tres puntos y, además, es el equipo más goleador del Torneo Clausura con 22 goles.

Pero es claro que Nacional le perdonó la vida a un equipo mirasol que demostró poco, poquísimo en un segundo tiempo de terror. Y, a veces, cuando a Peñarol lo perdonan, le dan la vida necesaria para que empate o gane. Y así sucedió.

El técnico, Jorge "Polilla" Da Silva y el presidente Juan Pedro Damiani, son contestes en decir que "jugamos mal". Lo dicen ellos, los primeros críticos.

Pero esto por más que haya pasado el domingo, también es historia antigua.

"Una pifia salvó el debut de Da Silva", titulaba Referí el 6 de febrero tras el triunfo ante Cerro por la primera fecha.

Luego llegó el turno de enfrentar a El Tanque Sisley en Rivera y se ganó otra vez con lo justo.

La goleada ante Defensor Sporting por 5-1 con tres goles de Diego Forlán llevó algo de aire fresco sobre todo para el juego de Peñarol.

Pero después llegaron derrotas ante Fénix en lo local y Huracán en el Centenario por la Copa, más el empate en el Campus de Maldonado ante Sud América y dos caídas seguidas contra Atlético Nacional de Medellín. Fue el peor momento anímico y futbolístico del equipo. Era una pesadilla sin fin. Incluso luego de enfrentar a los buzones, Da Silva dijo que "este es un plantel en el que no hay muchos líderes. Vamos a buscar un equipo diferente. Hasta ahora la propuesta fue poner gente de buen pie, que maneje bien la pelota y creo que nos han faltado otras cosas que son muy importantes en el fútbol". Casi nada cambió.

Referí explicaba así en su título la victoria ante Racing (1-0): "Peñarol respiró con un triunfo sin argumentos". Seguía sin mostrar casi nada.

Enseguida llegó el cimbronazo de caer ante River por 2-0 y el Polilla fue consultado acerca de si Peñarol no necestiaría un psicólogo: "Si traemos un psicólogo y Peñarol juega bien, me voy yo".

Pero a partir de allí –y sin psicólogo– el equipo consiguió resultados, léase victorias. Casi siempre fue gasolero, gastó muy poco, pero ganó y conquistó la punta del Clausura de nuevo –que perdió este domingo a manos de Plaza–.

"No hizo buena letra, fue irregular, en el segundo tiempo retrocedió muchísimo en su propio campo descansándose en el resultado, pero ganó cuando tenía que ganar", escribió Referí tras el triunfo ante Danubio.

El común denominador se dio ante Rentistas luego de vencerlo 3-1.

"Después de 60 minutos penosos, de estar en desventaja y de errar un penal, Peñarol se lo dio vuelta a Rentistas sin más lógica que la de su camiseta", decía parte del comentario.

Después le ganó 1-0 a Liverpool y el título fue: "Peñarol ganó con lo justo y necesario", para explicar también que "la sensación después del partido es la misma de los últimos tiempos. Por el fútbol que despliega Peñarol sorprende que siga puntero, sorprende que no lo puedan bajar y también que logre nuevas victorias".

Ni que hablar de la pobreza mostrada en otra victoria, esta vez, ante Villa Teresa que luchaba por no descender.

"Con la liga del líder", fue el título de Referí que desgranaba en el comentario que "jugando otra vez muy mal, el aurinegro ganó gracias a un error de un defensa rival que dejó a Murillo de cara al gol y allí despertó a falta de 16 minutos para el final".

En el clásico esta pobreza futbolística no quedó atrás, pero Peñarol no perdió. Es lo que da el equipo que no se despega de la punta de la Tabla Anual. Futbolísticamente no genera, no contagia, pero es resultadista.

Damiani habló el lunes en 100% Deporte de Sport 890 e insistió en el tema: "Hace tiempo que juega mal Peñarol y el técnico cambia continuamente. Pero, ¿cuántas veces pasó que un equipo que juega mal sale campeón?"

Por ahora, el equipo de Da Silva sigue casi enhiesto ahí arriba. Solo le movió el piso Plaza Colonia al pasarlo otra vez en la tabla del Clausura.

Hay que ver si esa escasa tenencia de pelota, el bajo rendimiento de algunas individualidades y el fútbol esporádico de Peñarol alcanzan para esta recta final en la cual se juega muchísimo.

ANTE WANDERERS, OLIVERA OTRA VEZ AL CENTRO

La expulsión de Guillermo Rodríguez en los últimos minutos del clásico del domingo ante Nacional, deja un hueco en la última zona aurinegra de cara al partido contra Wanderers del próximo sábado. Esto implica que seguramente el Polilla Da Silva vuelva a colocar en la zaga central de la última zona aurinegra a Maximiliano Olivera. Hay que ver quién juega de lateral, ya que Diogo Silvestre está desgarrado. Puede ser Gianni Rodríguez.

SE JUEGA EN EL PARQUE VIERA

El encuentro ante Wanderers por la decimotercera fecha se jugará en el Parque Viera a la hora 15 del próximo sábado. Por un lado, los dirigentes de Wanderers tienen como política en los últimos tiempos jugar en su cancha contra todos los equipos. Por el otro, según pudo saber Referí, Peñarol no realizará ningún tipo de tratativas con los bohemios para tratar de llevar el encuentro al Estadio Centenario.

NO HAY LESIONADOS

El plantel principal de Peñarol retoma el martes los trabajos en Los Aromos pensando en el encuentro que viene contra Wanderers. Luego de un clásico muy friccionado y jugado hasta el límite –como suele ocurrir normalmente–, la sanidad aurinegra terminó muy conforme teniendo en cuenta que no hubo jugadores lesionados luego del compromiso ante Nacional por lo que están todos a la orden.

LAS FRASES

"Más allá de que no jugamos bien, El gol de Marcel Novick me dio otra sensación, especial. Lo grité abrazado a mi hijo chico".

"No hablo de los arbitrajes ni de los jueces, pero la tendencia de los penales es escandalosa... rompe los ojos".

"Lo que me frustra es que las incorporaciones que trajimos, excepto Maxi Olivera, no son los jugadores que tendrían que marcar la diferencia. Por eso dije –y de repente se interpretó mal– que voy a escuchar a todas las partes técnicas y ponernos de acuerdo. Si ellos dicen un nombre y no me gusta algún jugador, no lo traigo".

Juan Pedro Damiani

Presidente de Peñarol en 100% deporte de sport 890


Populares de la sección