Peñarol comenzó con pocas luces

Los aurinegros comenzaron mal la pretemporada al caer ante Vélez Sarsfield por 3-1 y en dos días enfrentarán a Nacional por la Copa Bimbo

Peñarol no comenzó de la mejor manera la pretemporada al caer 3-1 ante Vélez luego de un primer tiempo bastante flojo, lapso en el que jugaron sus titulares en un penoso terreno de juego del Estadio Centenario.

Sebastián Domínguez comenzó la fiesta velezana con un notable tiro libre en el que el arquero Enrique Bologna se quedó parado y no atinó a reaccionar.

Peñarol se mostró muy impreciso durante casi todo el primer tiempo, salvo las jugadas que mostraba Sebastián Gallegos –quien sustituyó al lesionado Marcelo Zalayeta– y algún acierto en la distribución de Torres y las corridas del Lolo Estoyanoff, quien recibió una terrible plancha de Domínguez quien debió irse expulsado, pero no lo fue.

No obstante, Peñarol falló a la hora del último pase y del remate final y le hizo demasiado tranquila la tarde a Sebastián Sosa en esa primera mitad.

Marcel Novick comenzó mal pero de a poco fue siendo el que todos conocen en la media cancha mirasol.

Torres en una ocasión y el propio Novick en otra, buscaron la igualdad desde fuera del área, pero la pelota se elevó apenas por encima del travesaño.

Alejandro González jugó muy mal, no encontró su mejor juego y por si faltara algo, quedó enganchado a los 41 minutos cuando el resto de la defensa achicó, y le dejó el camino tranquilo a Facundo Ferreyra –el goleador del pasado Torneo Inicial argentino– para que definiera notablemente por encima de Bologna para el 2-0. 

Si bien los dos equipos están de pretemporada, en ese primer tiempo no se notó por el lado de los argentinos que jugaron bastante mejor que Peñarol.

En el segundo tiempo, Jorge Da Silva dejó solo a Macaluso entre los titulares y cambió todo el resto del equipo como estaba previsto.

Cuando se podía pensar que Vélez iba a aumentar diferencias –ya que Peñarol jugaba con casi todos suplentes– las ganas de estos que intentaron mostrarle al técnico que están para ser tenidos en cuenta, le dieron otra dinámica al fútbol de Peñarol. Así llegó un verdadero golazo de 30 metros de Siles para el 2-1.

El empate estuvo muy cerca cuando el mismo Siles y Nicolini, de tiro libre, hicieron esforzar a Sebastián Sosa en el arco.

Pastorini le dio más profundidad a la ofensiva aurinegra y Peñarol siguió creciendo en su juego aprovechando también el cansancio de los argentinos que mantenían a los mismos 11.

Pero luego llegaron algunas variantes que le dieron más consistencia a Vélez a 15 minutos del final y, de esa manera, a los 87’ llegó el 3-1 de los argentinos para llevarse la Copa Río de la Plata.


Populares de la sección

Comentarios