Peñarol cambió el libreto

La llegada de Jorge Da Silva le imprimió vértigo a un equipo lento; dinámica y velocidad son los pilares del nuevo DT
La pelota bajo el brazo, la voz fuerte y una mano que no para de moverse. A su lado, Darío Rodríguez y Daniel Oddine miran fijos a los jugadores esperando su turno para hablar y explicar la idea.

Jorge Da Silva está manos a la obra en Los Aromos con un equipo que libra su lucha contra los días perdidos y trabaja con la mejor amiga del fútbol: la pelota. Sabe que no hay tiempo que perder y por eso todos los trabajos son con pelota.

Compromiso, velocidad, aplicación táctica y sacrificio fueron los cuatro pedidos que el cuerpo técnico mirasol elevó a sus jugadores.

Ensayo y error, con la pelota en los pies, como se debe jugar este deporte y con la idea en proceso de adaptación.

Gastón Guruceaga, Matías Aguirregaray, Carlos Valdez, Guillermo Rodríguez, Diogo Silvestre; Nahitan Nandez, Marcel Novick, Nicolás Freitas, Tomás Costa; Cristian Palacios y Diego Forlán salieron a la cancha con una premisa clara - tratar la pelota con seguridad- y la intención de jugar la pelota a ras del suelo desde la salida del arco propio.

Da Silva interrumpió varias veces el juego y cuando entraba en contacto con la pelota, asistía a sus ayudantes ubicados en los extremos, Oddine y Rodríguez, quienes le indicaban a los jugadores como pararse para marcar, buscando siempre complicarle el perfil al rival y llevarlo a la línea.

Opción ofensiva: Cuando el equipo titular tenía la pelota, el mensaje era claro: Nandez, Novick y Freitas quedan estacionados en la línea media y Costa se libera para tomar atribuciones ofensivas. Que el argentino sea el encargado del traslado le permite a Forlán estar más cerca del arco. Los laterales se proyectan hasta tres cuartos del terreno.
Desde la línea final, y fuera de la cancha, Óscar Ferro le hablaba a Gastón Guruceaga sobre como ubicarse bajo los tres palos dependiendo del sector donde se ubicaba la pelota, con la intención de acortar distancias y ganar en reflejos.

Conceptos claves

Cada interrupción traía detrás un concepto táctico a resolver. Da Silva insistió primero con la intensidad en la presión extendida. El técnico no quiere un Peñarol que espere para salir a marcar en su cancha sino que buscará ahogar al rival desde la salida y obligar al arquero rival a lanzar en largo para dividir la pelota.

El segundo concepto tuvo como protagonista a Marcel Novick, a quien se llevó a la última zona. Cuando Peñarol pierda la pelota y se vea atacado, el equipo ensayó cerrarse en una línea de cinco con el volante de mayor marca hundido con los zagueros.

Opción defensiva: Sin pelota, el equipo se repliega en el terreno para proteger el arco propio. Marcel Novick es el encargado de hundirse entre los zagueros para conformar una línea de cinco defensores. Los otros tres del medio quedan en línea recta y Forlán se retrasa para lanzar a Palacios en velocidad. Se apuesta a salir rápido.
Cuando Peñarol recupere el balón la idea es avanzar en bloque y que Costa se libere de marcas para trasladar y no obligar a Forlán a retrasarse en la cancha.

Problema de la abundancia

El plantel de Peñarol tiene problemas estructurales en cuanto a su conformación, por más que hay jugadores de buen pie y con diversos perfiles. Falta un delantero de área y otro zaguero para completar un plantel que, por ejemplo, tiene 10 volantes.

"Había visto al equipo y sabía lo que había. Estamos en un período de pretemporada, donde hubo pocos días para trabajar, y al plantel le falta. No es que no hayan trabajado bien, pero trabajado una semana, tuvieron un clásico, trabajaron otros días y después hubo otro clásico. Ahora estamos haciendo hincapié en trabajos de velocidad y de ritmo constante. Me gusta un fútbol dinámico y todavía no estamos en condiciones de hacerlo. Igualmente estoy contento con los muchachos por cómo vienen trabajando". Jorge Da Silva
"Todos van a tener su oportunidad", dijo Da Silva, algo complicado si quiere probar en partidos a Marcel Novick, Hernán Novick, Luis Aguiar, Nahitan Nandez, Nicolás Freitas, Federico Valverde, Maximiliano Rodríguez, Tomás Costa, Nicolás Albarracín y Rodrigo Viega.

Marcel Novick: Volvió a la vida
Llegó a Peñarol de la mano de Gregorio Pérez y fue Jorge Da Silva quien le sacó el mejor rendimiento. "Fue un jugador que tuvo muchos minutos y que fue importante", dijo ayer Da Silva consultado por Novick en su anterior pasaje como DT. Con Bengoechea era raramente convocado y con Da Silva volvió al equipo titular. Es el volante central táctico que pretende el entrenador.

Tomás Costa: Traslado y mixtura
El argentino llegó con el visto bueno de Bengoechea y fue de los que más sorprendió a Da Silva. "A Tomás Costa lo vi bien desde el punto de vista técnico. Es un volante mixto con experiencia y buen manejo de balón. Ahora lo tiramos un poco por izquierda y lo que necesita es jugar, porque físicamente está bien. Tiene buenas condiciones y en diferentes funciones nos puede dar una gran mano en el mediocampo", dijo el Polilla sobre el argentino.

Nahitan Nandez: Lugar asegurado
Si hay un volante que tiene el lugar asegurado es Nahitan Nandez, por sus características, porque puede desempeñarse en cualquier sector del mediocampo y porque es un capital del club. Da Silva quiere un cinco táctico, de corte y entrega y Nahitan no ocupará ese lugar. El entrenador lo tiene conceptuado como un doble cinco, acompañando al volante tapón para que pueda soltarse por la banda o por la calle central.

Nicolás Freitas: Alternativa de marca
Llegó con la aprobación de Bengoechea y entrenó varios días al margen para recuperarse de un desgarro. Para Da Silva es un volante central tapón, sin responsabilidades ofensivas y con el objetivo de hundirse en la zaga si su equipo sufre ante el rival. Hoy, en la consideración del técnico, está un pasito por detrás de Marcel Novick, ya que el Vikingo fue titular en su último ciclo como DT y comenzó la pretemporada bien físicamente.

Luis Aguiar: ¿Un rol secundario?
Cuando Da Silva llegó a Peñarol en 2012, el equipo giraba en torno a Luis Aguiar. En ese momento, Aguiar no pudo adaptarse al sistema táctico del entrenador y terminó relegado hasta su salida del club. El escenario se repite en 2015 y tras la acumulación de tarjetas amarillas se perderá el debut ante Cerro. Además como volantes externos Peñarol tiene otras opciones como Nicolás Albarracín y Rodrigo Viega.

Hernán Novick o Maximiliano Rodríguez: Características iguales
Peñarol tiene dos volantes creativos con similares rasgos: Hernán Novick y Maximiliano Rodríguez. Ambos son encaradores, pueden jugar tanto por la banda como por la calle central y les gusta tener la pelota. En todo su tiempo en Peñarol, Novick tuvo pocas chances de jugar y Rodríguez llega como una pieza a considerar. Si el equipo juega con un enganche serán llamados a escena. Los dos tendrán sus oportunidades para convencer al cuerpo técnico.

Federico Valverde: ¿El año de la promesa?
Federico Valverde es un chico muy joven con un futuro enorme y con un cartel de gran promesa que puede jugarle en contra. Arrancó como titular en el Clausura con Bengoechea pero a los tres partidos fue borrado y desapareció del mapa. "Valverde me encantó. Tiene un gran panorama de juego, una pegada muy buena y es inteligente", dijo ayer Da Silva. Con tantos volantes, ¿tendrá reales posibilidades de demostrar?

Populares de la sección

Acerca del autor