Peñarol ahonda sus diferencias con Valdez

Los aurinegros tienen desavenencias con su política y pretenden un Ejecutivo sin los grandes

Peñarol ahonda sus diferencias con el presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) Wilmar Valdez por discrepar con su política internacional para con el fútbol uruguayo.

A las ya conocidas por no haberlo votado en su momento y haberse inclinado por Eduardo Abulafia, ahora se suman nuevos enfrentamientos.

Según comentó una fuente del club a Referí, existe "molestia" por el hecho de que con Valdez en la presidencia de la Conmebol se aumentaron un 40% los premios a los clubes "y después que se creó la Liga Sudamericana de Clubes de Fútbol, prácticamente nos dieron el doble".

A su vez, según los números que tiene Peñarol, el presidente de la AUF "percibe un sueldo mensual de entre US$ 25 o US$ 30 mil que paga la Conmebol, porque así lo votaron en Paraguay para todos los presidentes de Asociaciones. Y ahora, va a ir al Comité Ejecutivo de la FIFA, en donde percibirá un mínimo de unos US$ 300 mil anuales. En el fútbol uruguayo vemos que no hay dinero para que haya ambulancias en las canchas –como ocurrió el otro día en el Capurro–, por eso entendemos que ese dinero perfectamente se puede volcar a este fútbol empobrecido ya sea para cámaras de seguridad, para juveniles o para cualquier otro ítem".

Otro punto en el que existen diferencias entre los aurinegros y el actual presidente de la AUF es que al próximo congreso de la FIFA a llevarse a cabo el 26 de febrero, viajen integrantes del Consejo Ejecutivo como el vicepresidente Rafael Fernández y el secretario general, Alejandro Balbi, y no lo hagan los representantes de Peñarol y Nacional como ha sucedido comúnmente.

El club mirasol pretendía poder elegir a quién enviar –más allá de que Fernández es su representante en la AUF– y no que Valdez determinara quién debía hacerlo. Se trata de un tema conceptual, no por el viaje en sí. "Los cargos son de Uruguay, no de las personas", esgrimió la fuente consultada.

Además, por el estatuto de la AUF, el secretario general (Balbi) tiene más injerencia que el vicepresidente (Fernández) lo que lo lleva a tener un mayor protagonismo, más presencia internacional y mayor toma de decisiones.

Por citar algunos ejemplos, cuando Valdez era presidente de Conmebol, en las tres reuniones del Ejecutivo de la misma estuvieron los representantes de los 10 países y a Uruguay lo representó Balbi.

Un Ejecutivo sin los grandes

En Peñarol entienden que el Ejecutivo que anduvo mejor en los últimos años fue el que no tuvo representantes de Peñarol ni de Nacional. Fue con Sebastián Bauzá y Uruguay fue cuarto en el Mundial y ganó la Copa América. En los aurinegros entienden que no estaría mal repetir eso y que no hubiera representantes de los grandes y que se necesitaría un cambio para que exista un mayor equilibrio de poderes con los clubes chicos, porque los grandes tienen mayor convocatoria y mayor peso. Eso mostraría equidistancia entre los clubes grandes.

"No descartamos buscar apoyo de otros clubes para que cambie el Ejecutivo. ¿Arturo Del Campo? Es un nombre que impone transparencia", agregó.

En la institución aurinegra creen que hay que dar ciertas señales y hacerlo cuanto antes. Las diferencias con Valdez son cada vez más grandes.


Populares de la sección

Acerca del autor