Peñarol abrió la puerta de su sueño

Luego de trabajar durante cuatro años en el proyecto del estadio del club, el lunes comenzaron las obras; “es un triunfo enorme de la institución sobre el ‘Uruguay del no se puede’”, dijo el presidente Juan Pedro Damiani

Fue un día muy especial para todo Peñarol. Y sobre todo, para aquellos que trabajaron en silencio durante más de cuatro años en un sueño que comienza a hacerse realidad con el inicio de las obras del futuro estadio. Entre ellos, el presidente Juan Pedro Damiani –quien no ocultó su satisfacción–, el arquitecto del proyecto, Luis Rodríguez Tellado, y el director de la empresa constructora Saceem, Alejandro Ruibal.

Con el casco obligatorio que se debe utilizar en cualquier obra, Damiani habló. Lo primero que preguntó al llegar fue en qué lugar estaría ubicada en el futuro lo que sería la tribuna Ámsterdam y los especialistas le explicaron.

Consultado por El Observador al respecto, indicó: “Es que para mí es como un símbolo para el hincha de Peñarol. Es toda pasión la Ámsterdam. Por eso pregunté dónde iba a estar la cabecera que siempre está a la derecha, que es la que hace vibrar y dar vuelta un montón de partidos”.

El presidente admitió que “es un momento de materialización de algo que todos los peñarolenses soñamos y trabajamos intensamente a lo largo de muchos años. Evidentemente que todo tiene su comienzo: falta la parte más dulce que es ver la pelota en el césped. Se acabó la época de la siembra y empezamos con la de la cosecha”.

“Durante la siembra se puso a prueba el coraje, el tesón de una institución como Peñarol, que es la comunidad más grande sin dudas que tiene el país. En esa época escuchamos que eso era humo, que era una maqueta, o gente que decía que hasta que no viera un ladrillo o un camión no creería. Bueno, acá tienen máquinas, camiones, una empresa enorme como Saceem que ya está empezando la obra”, enfatizó.

También señaló que “es un  triunfo enorme de Peñarol institución sobre el ‘Uruguay del no se puede’. Pero por suerte hemos vencido eso. Nos han subestimado como institución gigante que somos. Hasta el sol se ha asociado a pesar de la alerta naranja que había para hoy (el lunes). Parece mentira, como decían Cataldi y el viejo, ‘Jesusito es peñarolense’. Así que estamos muy contentos, con mucha tranquilidad y agradeciéndole a la gente de Peñarol que creyó en esto, que compraron sus palcos y butacas. Y como dije el día de la piedra fundacional, esta es una obra fundamentalmente para los que vienen, para los niños, los jóvenes y los que aún no han nacido. Así que estoy muy, muy contento”.

A la hora de hablar de cómo se le gana a la ansiedad, indicó: “Durante todo este tiempo hicimos un ejercicio bárbaro para controlar la ansiedad y de todas las cuestiones que nos decían que no iba a ser posible. Así que reitero que este es un triunfo fundamentalmente de la comunidad peñarolense”.

Entre 14 y 15 meses se estiman para la construcción del estadio, aunque es probable que los trabajos se extiendan un poco más de tiempo.

La obra tiene un costo primario de US$ 40 millones. Será un estadio FIFA para 40 mil espectadores con posibilidades de ampliarlo a 60 mil aficionados.

El sol salió para Peñarol, que ya puso manos a la obra.


Populares de la sección

Comentarios