¿Pelusso encontró el equipo?

Después de seis derrotas consecutivas el tricolor venció a Defensor con juego y autoridad. Munúa, Coates, Benegas, Arismendi, Cruzado y Mascia marcaron el rumbo

Después de seis derrotas consecutivas (tres por el Clausura) el domingo Nacional volvió a ganar. Venció 2-0 a Defensor Sporting, el único equipo uruguayo que se clasificó a octavos de final de la Copa Libertadores, lo que marca su poderío. Jugó bien el conjunto de Gerardo Pelusso, no sufrió tanto en la zona defensiva, fue sólido en la recuperación de la pelota en el mediocampo, contó con un exuberante Rinaldo Cruzado en la generación del juego y dos atacantes goleadores. Con el clásico a la vuelta de la esquina y en el tramo final del Clausura, ¿habrá encontrado Pelusso el equipo ideal?

La alineación fue con Gustavo Munúa; Pablo Álvarez, Sebastián Coates, Ismael Benegas, Darwin Torres; Nicolás Prieto, Maximiliano Calzada; Gastón Pereiro, Cruzado, Carlos De Pena y Juan Cruz Mascia.

Para el sábado frente a Cerro Largo, antesala del partido contra Peñarol, el técnico tricolor tendrá que hacer un cambio obligado porque Mascia acumuló la quinta tarjeta amarilla. Iván Alonso sigue en duda por un golpe y un problema respiratorio, de manera que Santiago García es el candidato a jugar de centrodelantero. Por otro lado, ya cumplió la pena Nicolás Prieto, el tercer futbolista que más actuó en el torneo local, por lo que se supone que volverá a formar el doble cinco junto a Arismendi.

El sábado el técnico volvió a utilizar el sistema 4-2-3-1 que ensayó desde el comienzo del año y que varió después de resultados adversos, utilizando cuatro volantes y dos centrodelanteros. Pelusso defiende aquella forma de jugar porque entiende que es la que mejor se adapta para un equipo grande y de acuerdo a los futbolistas que integran el actual plantel. Los volantes que juegan por la banda tienen que desdoblarse y llegar por las bandas para acompañar al centrodelantero. El tema es que en varias ocasiones esa idea fracasó porque los futbolistas no cumplieron con la misión encargada.

La suspensión de cinco jugadores antes de que se iniciara la actividad oficial trastocó los planes del floridense. Especialmente porque entre los que recibieron la pena de dos meses por haber participado de la riña en el clásico del verano estaban Arismendi e Ignacio González, dos titulares indiscutidos en la mente del entrenador. Una escalón más abajo, Torres y Santiago García. Torres no iba a ser titular en el lateral izquierdo porque ahí estaba Juan Manuel Díaz, pero Pelusso lo vio bien, maduro, durante la pretemporada y pidió que se quedara; el Morro iba a tener que pelear el lugar con Alonso, pero es un jugador que el técnico conoce de sobra porque lo hizo debutar en 2008.

Pelusso tuvo que adaptarse a un nuevo panorama para encarar la Copa Libertadores y el torneo Clausura. Después que fue eliminado del torneo continental armó dos equipos, el principal para el campeonato local, donde solo una vez repitió la oncena. Le ganó 3-1 a El Tanque Sisley por la sexta fecha y frente a Wanderers en la séptima puso a los mismos 11: Munúa; De Los Santos, Scotti, Benegas, Díaz; Prieto, Cruzado; Pereiro, Giménez; Alonso y Mascia. Perdió contra los bohemios y volvió a cambiar para el siguiente, donde ya pudo disponer de los jugadores sancionados.

Solo tres jugadores actuaron en los 10 partidos del Clausura. Munúa y Benegas lo hicieron durante todos los minutos (900), mientras que Gastón Pereiro fue sustituido en ocasiones y contra Danubio ingresó desde el banco de suplentes. Después, por diferentes motivos todos rotaron: lesiones, suspensiones o bajos rendimientos.

El juego de Coates, de Arismendi, el buen nivel de Cruzado, la impronta de Pereiro y el buen partido de De Pena y Mascia hicieron, por lo pronto, que Pelusso encontrara la tranquilidad.


Populares de la sección

Comentarios