Pekerman presidente

Los colombianos están locos de la vida con el técnico que los puso en las puertas de Brasil

Colombia es café, rumba y fútbol. Colombia es alegría y es ilusión. Colombia está bajo el poder de la seducción de un técnico argentino que habla bajito pero que los hizo llegar bien alto. José Pekerman triunfó con las selecciones juveniles de su país, llegó a cuartos de final del Mundial de Alemania 2006 con la albiceleste mayor y ahora está a un punto de clasificar a Colombia al Mundial de Brasil 2014. Es tanta la euforia, que los colombianos lo quieren como presidente.

“Pekerman hizo más por el país que Juan Manuel Santos” y “Pekerman cambió el pensamiento sumiso de los colombianos” escriben en las redes sociales. Dicen que ahora Falcao se cree Ronaldo, James Rodríguez se cree Messi y Zúñiga se cree Maicon.

El técnico argentino comenzó su trabajo en la quinta fecha de las Eliminatorias, después de un período polémico de los cafeteros. Primero, porque Hernán Darío Gómez, el popular Bolillo, fue despedido tras agredir a una mujer en un bar, y luego porque su reemplazante, Leonel Álvarez, también fue echado después de ganarle a Bolivia, empatar con Venezuela y perder con Argentina en el arranque de las Eliminatorias.

Para la quinta fecha asumió Pekerman, el hombre que nació en Entre Ríos y que el 3 de setiembre cumplió 64 años. Después del triunfo frente a Ecuador del viernes, dejó a Colombia en las puertas de la clasificación a una Copa del Mundo después de 16 años.

La última participación colombiana en la cita mundialista fue en Francia 1998, cuando Carlos Valderrama, Freddy Rincón, Mauricio Serna y Anthony De Ávila estaban en el tramo final de sus carreras. Grandes jugadores que hicieron de Colombia una selección muy fuerte en la década de 1990. Los últimos tres mundiales no los tuvieron como protagonistas.

Desde 1998 dirigieron a la selección Luis Augusto García, Francisco Maturana, Reinaldo Rueda, Jorge Luis Pinto, Eduardo Lara, Bolillo Gómez y Álvarez; ninguno llegó al Mundial.

En enero de 2012, cuando asumió Pekerman, Colombia ocupaba el puesto 35 en el ranking mundial de FIFA y séptimo en Sudamérica; hoy está tercero en el mundo y primero en Sudamérica.

Bajo su dirección, la tricolor disputó 15 partidos, de los que ganó 11, empató dos y perdió solo dos. El primer triunfo de local que ganó Pekerman fue ante Uruguay, hace un año. El 7 de setiembre en la calurosa Barranquilla, los locales vapulearon 4-0 a los celestes, que tuvieron una tarde terrible.

El martes llegará al Estadio Centenario con la idea de conseguir lo que le falta para llegar a Brasil. Ayer, el técnico recibió los piropos de Santos, el presidente de Colombia, que visitó la plantel en Barranquilla. “Pekerman, además de un gran señor, es un gran técnico. El entusiasmo que tienen todos y cada uno de estos muchachos se debe en buena parte a él”, dijo el jefe de Estado y agregó que “estoy seguro de que vamos a clasificar y por eso vine a decirle a los jugadores que los colombianos estamos muy orgullosos de ellos y a darles ánimo porque eso (ir al Mundial) es muy importante para el país”.

Debido a una lesión, Pekerman terminó abruptamente en Colombia su carrera de futbolista que tenía apenas ocho años de trayectoria y entonces defendía a Independiente de Medellín. Allá nació una de sus hijas y allá regresó para devolver la credibilidad a los colombianos. 


Populares de la sección

Comentarios