Para reconquistar fans

Estrategia. Los equipos poderosos quieren incrementar la potencia a 1.000 hp

El Grupo de Estrategia de la Fórmula 1 dio su aval para seguir trabajando en aras de incrementar la potencia de los autos a 1.000 caballos de fuerza (hp), cubiertas traseras más anchas y mayor carga aerodinámica.

Los equipos Ferrari, McLaren, Red Bull Racing, Williams, Mercedes y Force India (actualmente el mejor rankeado de los menores) decidieron impulsar la iniciativa que busca recuperar el interés de los aficionados en la máxima categoría del automovilismo mundial.

Sí a los híbridos

Según la publicación alemana Auto Motor und Sport, la reunión no estuvo exenta de debate sobre el futuro de los actuales motores híbridos V6 turbo. La revista reportó que una propuesta presentada por Ferrari para regresar a los motores V8 fue descartada de plano por Mercedes y Honda, quienes amenazaron con retirarse de la Fórmula 1.

El rechazo de la Scuderia Ferrari a la motorización híbrida era conocido, así como también el apoyo de los tres fabricantes restantes. Renault fue el primero en amenazar con retirarse si el cambio no se producía en 2014; un integrante del consejo directivo de Daimler reconoció que Mercedes se hubiese alejado si se mantenían los V8 normalmente aspirados, y por último Honda comunicó que no hubiese considerado regresar, de haberse mantenido la tecnología anterior.

El cambio tecnológico impulsado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA) pretendió que su categoría mayor fuese relevante a la hora de diseñar automóviles de pasajeros que –con el objetivo de disminuir consumo y emisiones de gases– han adoptado en gran medida motores de pequeña cilindrada, turbocompresores y sistemas de recuperación de energía.

Caballos mágicos

La anterior era de los motores turbo (1977-1988) es una de las que genera mejores recuerdos en los aficionados a la Fórmula 1. Destacó por contar con grandes pilotos que debían llevar autos indóciles que en las sesiones de clasificación superaban los 1.200 hp de potencia (1986) en medio de las llamaradas de sus escapes. Era la época de la fuerza bruta, cuando el impulso extra que provenía del turbo llegaba tarde y muchas veces en el peor momento. El esfuerzo físico era evidente, los pilotos luchaban con el auto y obtenían el reconocimiento del público.

Es detrás de recuperar ese reconocimiento que están ahora los equipos, Formula One Management (promotor de la categoría) y la FIA, que ven como, salvo excepciones, año tras año decaen las cifras de venta de entradas a los Grandes Premios y la audiencia televisiva. La hipótesis de trabajo de los máximos dirigentes considera que los autos actuales se perciben como muy fáciles de manejar por parte del público y que cualquier piloto novato puede con ellos en el corto plazo.

Ese es el fundamento detrás de la propuesta de motores con 1.000 caballos de fuerza para la temporada 2017, cubiertas traseras más anchas (podrían estar implementadas en 2016) y mayor carga aerodinámica.

La hipótesis deja de lado el aumento en el precio de venta de las entradas y la migración de la televisión abierta al cable -y de éste a señales premium- como causa del deterioro de asistencia y audiencia. En 2013 la F1 perdió 50 millones de televidentes respecto al año anterior, equivalentes a un 10% del total; aún no se han publicado las cifras correspondientes a 2014, primera temporada del “reglamento híbrido”.

El Grupo de Estrategia elevará la propuesta de cambio técnico a la Comisión de Fórmula 1, que hará lo propio al Consejo Mundial de Deporte de la FIA. Para que algunas de las iniciativas se implementen en 2016 necesitarán estar aprobadas por mayoría simple antes del próximo 1º de marzo o por unanimidad después de esa fecha.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios