Para Peñarol, el empate es negocio

Para no depender de Vélez en la última fecha del grupo, los aurinegros tendrán que sumar al menos un punto el martes ante Emelec

Peñarol afronta esta noche un partido de alto riesgo ante un rival de cuidado como Emelec que marcha muy cómodo en la punta del Campeonato Ecuatoriano con ocho victorias en otros tantos encuentros.

Es más: el último compromiso que perdieron los adversarios de esta noche de los aurinegros fue justamente en el Estadio Centenario ante Peñarol el 19 de febrero pasado por esta misma edición de la Copa Bridgestone Libertadores.

El técnico carbonero, Jorge Da Silva, aún no ha confirmado el equipo, pero todo indica que retornará Damián Macaluso a la zaga luego de una gran recuperación de un desgarro en sus aductores luego de un tratamiento con plaquetas que ha dado un gran resultado.

En ese contexto, el capitán Alejandro González volverá al lateral derecho, los zagueros centrales serán Valdez y Macaluso, en tanto que el carril izquierdo será para el paraguayo Aureliano Torres.

Como Da Silva sabe que con conseguir un punto esta noche prácticamente alcanza para clasificar –siempre y cuando se le gane en el último compromiso a Deportes Iquique de Chile en Montevideo–, y como también sabe que el rival del martes tiene futbolistas con mucha dinámica, reforzará notablemente el mediocampo, lo cual puede ser una ventaja o un punto en contra, según como se lo mire.

A favor puede estar el hecho de que en esa zona se gesta el juego y si se le cortan los circuitos a los ecuatorianos, el partido se le puede hacer cuesta arriba.

Como punto negativo está el hecho de que con esta clase de jugadores que colocará Da Silva, la pelota le puede llegar muy poco a los dos puntas, Marcelo Zalayeta y Juan Manuel Olivera. Eso siempre y cuando el Polilla decida mantener a Olivera en la oncena titular y no haga un cambio de último momento como sucedió en Liniers ante Vélez Sarsfield.

Los cuatro hombres del medio para el Polilla serán Sebastián Cristóforo –en su retorno a la titularidad– junto a Marcel Novick como centrales, en tanto que más abiertos jugarán Matías Aguirregaray e Ignacio Nicolini, igual formación del medio juego que ante los velezanos dio réditos en la primera parte.

Emelec espera a los aurinegros con la bronca contenida de lo que sucedió –según ellos– en Montevideo cuando denunciaron que la noche previa al partido, hubo hinchas de Peñarol que tiraron bombas de estruendo en las cercanías del hotel y que durmieron muy poco, y lo peor, la versión del técnico argentino Gustavo Quinteros acerca de que varios futbolistas intoxicados con la cena, algo que totalmente desmentido por la gente del lugar en el que se hospedaban.

Más allá de este color típico de las Copas Libertadores de hace más de 20 años atrás, Peñarol en la cancha le ganó bien al conjunto ecuatoriano, pese a que no le sobró nada.

El martes, obviamente, se espera que la historia pueda ser otra, con Emelec tirado a la ofensiva en busca de la casi clasificación, ya que de ganar, dejará al equipo del Polilla Da Silva bastante complicado y dependiendo de que en la última fecha Vélez le gane a los ecuatorianos y Peñarol a Deportes Iquique. Allí entrará a jugar la diferencia de goles.

Pero Peñarol quiere sumar el martes para estar tranquilo y para ello, debe hacer un partido inteligente ante un rival de cuidado.


Populares de la sección

Comentarios