Para extremar cuidados

Corinthians apuesta a la movilidad de sus piezas ofensivas para convertirse en un equipo temible
Corinthians, rival de Nacional en los octavos de final de la Copa Libertadores, goleó el miércoles 6-0 al eliminado Cobresal en San Pablo y cerró de esa forma la segunda fase como líder del Grupo 8 con 13 puntos y un saldo de goles muy favorable.

El Timao ganó el grupo 8 y pese a varios discretos partidos en la segunda fase su favoritismo siempre le acompaña, por lo que Nacional deberá estar atento de cara al duelo mano a mano.

El técnico Tité explicó en una entrevista que concedió a Globoesporte en febrero pasado con el pizarrón adelante, cuál es su propuesta táctica.

Si bien perdió varias piezas claves para el andamiaje del equipo como Ralf, Jadson, Renato Augusto y Wagner Love, Tité se las ingenió para suplantar a esas piezas con jugadores de jerarquía sin modificar su sistema táctico.

Fue así que se sumaron al equipo titular jugadores como Bruno Henrique, Ángel Romero, Rodriguinho, Lucca y Danilo.

Corinthians mantiene una estructura táctica con una línea de cuatro hombres en defensa, un volante central de contención que se acopla a la zaga cuando el equipo se parte intencionalmente y piezas ofensivas que hacen de la movilidad permanente su arma letal.

¿Por qué se parte el equipo de manera intencional?

Porque Tité considera que su plantel tiene el poderío ofensivo necesario como para inclinar la balanza siempre a su favor.

De ahí que el dibujo táctico preferido del entrenador es un 4-1-4-1 con dos volantes ofensivos y dos volantes mixtos por delante de un cinco defensivo y el único delantero.

Aún en momentos de tomar mayores recaudos defensivos, Corinthians queda con un 4-2-2-2 definido, ya que de la línea de cuatro volantes originales uno se suma a la contención y el otro se suma al delantero, para que los otros dos volantes se abran hacia los extremos.

El antídoto de Nacional

Nacional alterna entre el 4-2-3-1 y el 4-4-2 como sistemas tácticos preferidos donde Gonzalo Porras y Santiago Romero son vitales para la recuperación de la pelota y la transición.

Además, externos como Leandro Barcia y Kevin Ramírez hacen el trabajo grueso de generar fútbol por los costados.

Si Nacional apuesta a Léo Gamalho como titular –algo bastante improbable– López quedará suelto con la misión de moverse por todo el frente de ataque y si el Diente es la referencia de área –lo más probable– serán Barcia y Tabó o Fernández.

Para no caer en la red de volantes que pone Corinthians en la zona medular, será necesario que Nacional tenga la misma movilidad que su rival a nivel táctico, con jugadores que alternen sectores y mantengan el orden para no quedar mal parados.

Con Porras como volante central de contención, cerca de los zagueros para lanzar en largo cuando se lo necesite y con Romero suelto tapando huecos y llenando espacios, Nacional tendrá que trabajar a destajo para neutralizar a un equipo muy poderoso.

No es un cuco, ni un rival imposible, pero sí demandará mucho trabajo y cuidado.
A partir de ahora comienza la verdadera Copa Libertadores.

Populares de la sección