Para el infarto: los 22 penales de la final de África

La definición de Costa de Marfil-Ghana tuvo al golero Barry como protagonista: se lesionó e hizo el gol del triunfo

La selección de Costa de Marfil conquistó el título de la Copa de África de Naciones al imponerse en la final a Ghana en la tanda de penales (9-8), después de que el tiempo reglamentado acabase con el empate inicial, este domingo en Bata (Guinea Ecuatorial).

En un partido sin grandes ocasiones de gol, el veterano arquero marfileño Boubacar Barry, que jugó por la lesión a última hora del titular Sylvain Gbohouo, se convirtió en el héroe de su país, al detener un penal decisivo e inmediatamente después marcar el lanzamiento que dio el título a Costa de Marfil.

Como suele pasar en las finales de grandes torneos, el juego no fue vistoso entre dos equipos que tenían más miedo a perder que ganas por buscar la victoria.

Los marfileños comenzaron dominando, pero sin traducir ese dominio del juego en ocasiones, mientras que los ghaneses se dedicaron a aguantar al rival. No obstante, los Black Stars fueron los primeros en disfrutar de una clara chance ante la portería adversa.

Tras una combinación entre André Ayew y Christian Atsu, el jugador del Everton inglés disparó al palo de la portería defendida por Boubacar Barry (26). Tras esa ocasión, a los Elefantes marfileños les entró el miedo y desaparecieron del partido, dejando el control a los ghaneses, que no pudieron marcar antes del descanso.

El partido no cambió tras la pausa y las defensas siguieron imponiéndose a los ataques. Poco juego y menos ocasiones en los segundos 45 minutos, por lo que el partido se fue a la prórroga. La situación no cambió en la prolongación y los penales se hicieron inevitables.

Resolución desde los once metros

Por quinta vez en las últimas nueve finales continentales (todas las celebradas en el nuevo siglo, año 2000), el título se decidió desde los once metros.

La tanda de penales fue surrealista: los marfileños fallaron sus dos primeros lanzamientos, curiosamente de sus dos estrellas: Wilfried Bony y Gervinho.

Pero cuando parecía de Ghana estaba a un paso del triunfo, Afriyie Acquah y Frank Acheampong fallaron y el arquero marfileño Boubacar Barry se lesionó celebrando el fallo rival.

Ambos equipos no fallaron en sus siguientes lanzamientos y el título se decidió cuando Barry, renqueante y atendido en varias ocasiones por el médico, detuvo el disparo del arquero ghanés, Brimah Razak (en el lanzamiento 21º) e, inmediatamente después anotó el tanto que dio el triunfo a su país.

"Cuando se gana con un club es mágico, pero con la selección es increíble, excepcional", destacó el capitán Yaya Toure, quien destacó el trabajo de su seleccionador, el francés Herve Renard. "Hemos tenido críticas, a veces muy agresivas, pero él ha sabido mantenernos por el camino y hacer que dejemos los galones en casa para jugar como un equipo".


Fuente: En base a AFP

Populares de la sección

Comentarios