Paolo impone su estilo

Los Aromos. El técnico apeló a charlas individuales para preparar al equipo; Viera no concentró

Cada maestro tiene su librito. Jorge Fossati apelaba a su vozarrón. Juan Ramón Carrasco andaba corriendo con la pelota enseñando sus famosas jugadas ofensivas. Gregorio Pérez caminaba nervioso con una pelota siempre debajo del brazo. Óscar Tabárez detiene el movimiento continuamente para brindar indicaciones. ¿Y Paolo Montero, el nuevo entrenador de Peñarol, cómo se maneja en los entrenamientos?

Por curioso que resulte, cedió la iniciativa a Juan Iraola, uno de sus colaboradores, y se fue a un costado de la cancha. Paolo se paró del lado opuesto al banco de suplentes que hay en Los Aromos.
Desde allí observó, alentó, disparó alguna indicación y apeló a un detalle que parece marcar su estilo de conducción: llamar a los jugadores individualmente para darles indicaciones.

“¡Tony, Tony, vení!”. Paolo gesticuló con la mano. El capitán Antonio Pacheco trotó hasta el lugar y, mientras el resto seguía jugando, se registró una breve charla.

Montero le habla y le hace un amague, al tiempo que sacude las manos. “Vas a quedar solo”, le dice ante la atenta mirada del capitán. Y antes de mandarlo nuevamente a la cancha Paolo le dice a Tony, al mismo que conoce desde que tenía 14 años y con el que fue compañero: “Haceme caso…Vas a ver que quedás solo”.

Peñarol realizó su primer movimiento futbolístico pensando en el partido de mañana contra Rentistas donde se producirá el debut de Paolo Montero en la dirección técnica.
Paolo volvió a parar cuatro hombres en el fondo, pero ordenó cambios con relación al trabajo táctico realizado el miércoles.

Entre las sorpresas se destacan la presencia de Jorge “Japo” Rodríguez de lateral izquierdo (Diogo no entrenó en la cancha), Bizera junto a Valdez en la zaga central, Orteman en el medio y arriba Estoyanoff-Carlos Núñez.

La oncena con la que trabajó fue con Migliore; Rodales, Valdez, Bizera y JapoRodríguez; Alejandro Silva, Píriz y Orteman; Pacheco; Estoyanoff y Núñez.

Durante el movimiento Paolo transmitió mensajes claros: “Eso, que el orden no se pierda. Seba (Píriz), tenés que tomar de 5. ¿Ahora cómo hacés?”, le gritó.

Otra preocupación fue llegar constantemente. La orden fue que los laterales se mostraran en ataque. “¡Joe, hacé cerrar a Rodales y mandá al Japo arriba, tiene que atacar, así quedamos 3 contra 2!”.
Cada tanto llamaba a algún jugador al costado de la cancha.

Núñez salió sentido

En la parte final del trabajo de fútbol Paolo realizó modificaciones. Sacó a Núñez y colocó a Zalayeta. Al tiempo que en los suplentes le dio ingreso a Emiliano Albín en lugar de Jonathan Sandoval.
Núñez salió sentido en el posterior. Hoy será evaluado.

La oncena del debut va tomando color y se define en horas.

Cuando el silbato marcó el final Paolo llamó: “¡Negro, Negro, vení!”. Y se dio una nueva charla con Darío Rodríguez. Intercambiaron ideas y cuando el defensa se retiraba el técnico mostró otro lado de su estilo: “Gracias Darío”, le gritó.

Viera afuera de la lista

En su primera lista de concentrados, Montero dejó afuera a Gonzalo Viera, titular en el ciclo Fossati. También subió al delantero juvenil Octavio Colo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios