Panchi Barrera, el jugador espectáculo

España y Uruguay se pelearon por él, fue 15 días NBA y ahora Welcome vuelve a disfrutar su talento
Año 2002, Gustavo "Panchi" Barrera, de apenas 16 años, regresa de Rosario tras debutar en la selección mayor uruguaya de básquetbol disputando un Torneo Súper 4. No hay combi, taxi ni bus para llevarlo a la Plaza Cagancha. "Me tuve que volver con Gabi Abratanski en la caja de un camión", recuerda.

Por el talento de aquel botija se pelearían poco tiempo después Uruguay y España.

Las cicatrices que le dejaron al jugador aún duelen. Panchi siente que le cortaron las alas cuando decidió jugar por España y la Federación Uruguaya se lo impidió.

Ahora, el actual base de Welcome, el jugador espectáculo de la Liga Uruguaya, anda por los 30 años liderando a un equipo que se armó a las apuradas pero que está tercero en el certamen, a un triunfo de asegurar su clasificación a la segunda fase del certamen.

"Tuvimos un gran arranque, después me lesioné yo, los dos extranjeros y Diego Pereyra, y eso nos hizo jugar varios partidos limitados, pero igual sacamos un par de puntos importantes. El objetivo es llegar lo más arriba que se pueda", cuenta a Referí en la remozado cancha de la W.

Welcome fue su primer destino cuando en 2001, a los 16 años, siguió los pasos de su hermano Nicolás y dejó su natal Mercedes donde se formó en Sandú Chico.

"El interior te permite que siendo muy chico ya podés jugar en primera", recuerda.

Su ascenso a Europa fue meteórico ya que en Welcome solo estuvo seis meses.

Fue campeón en juveniles e integró el estelar plantel principal (Nicolás Mazzarino, Óscar Moglia, Gustavo Szczygielski, Hebert Núñez) que terminó como vicecampeón en el Federal.

"Tuvimos un gran arranque, después me lesioné yo, los dos extranjeros y Diego Pereyra, y eso nos hizo jugar varios partidos limitados, pero igual sacamos un par de puntos importantes. El objetivo es llegar lo más arriba que se pueda", sobre su actualidad en Welcome.

Moglia le abrió las puertas de Europa y su destino fue Joventut Badalona donde a nivel juvenil se transformó en la joya del club junto a Rudy Fernández que con los años fue campeón mundial, medallista de plata olímpico y tricampeón Europeo con España.

"Pegamos muy buena onda, fue con el que tuve más cercanía porque éramos los dos de afuera, él es de Mallorca. Fui a su casa, conocí a su familia y me dio una gran mano en los comienzos", recuerda.

La falta de papeles para obtener la ciudadanía lo complicó. "No podía jugar como extranjero en el club y me fueron cediendo a otros equipos".

Pero la fama de su talento ya había corrido a lo largo y ancho de España por lo que en 2004 integró la selección B que ganó en Rosario el mismo Súper 4 que en 2002 había jugado con Uruguay dirigido por Javier Espíndola con Pablo López como asistente.

En 2005 fue convocado a la selección juvenil que iba a disputar el Europeo de Chejov, en Rusia. "Entrené un mes en China, estaba Marc Gasol, Sergio Rodríguez, pero a una semana del torneo, la Federación Uruguaya denunció la situación y me bajaron", expresa.

El sueño de jugar por España, en la antesala del mejor momento de la historia del básquetbol del país ibérico, se terminó ahí.

"Fue una situación bastante mala, no me gustó pasar por eso, más estando solo. Era raro. Primero porque en España hablaban muy bien de mí como jugador, pero no pude jugar por tres años y medio. Después, una vez que tomé la decisión de jugar por España, por el bien mío y el de mi familia, la Federación de Uruguay me quitó la oportunidad. Acá ibas a entrenar y no había agua, no había pelotas. En España me ofrecían un viático, hoteles cinco estrellas, buenas infraestructuras y no faltaba nada. Las diferencias eran abismales", lamenta.

Una situación aún mejor vivió en 2008 cuando disputó en Las Vegas la Liga de Verano de la NBA con Houston Rockets: "Fue lo mejor que me tocó vivir, me fue muy bien, hice buenos números, la gente quedó muy contenta pero al final no se dio. Por 15 días fui un jugador NBA", destaca.

Entre sus idas y vueltas entre Uruguay y España terminó poniéndose la celeste para ser bronce en los Juegos Panamericanos de Rio 2007 y plata en el Sudamericano de Chile 2008.

"Una vez que tomé la decisión de jugar por España, por el bien mío y el de mi familia, la Federación de Uruguay me quitó la oportunidad. Acá ibas a entrenar y no había agua, no había pelotas".

Eso cambió su cabeza. Por eso ahora declara: "A la selección siempre quiero ir, sobre todo cuando se hacen las cosas bien y últimamente se están haciendo mejor, me encantaría estar a futuro", recalca. En el Preolímpico de México se ausentó por una lesión en la rodilla: "Se me había dormido un nervio".

Mientras, Welcome lo disfruta y también se ilusiona. Y la Liga tiene espectáculo garantizado.

La trayectoria

Nació en Mercedes (departamento de Soriano) el 6 de abril de 1985, tiene 30 años.
Se formó en Sandú Chico y llegó a Welcome a través de sus hermanos que también debutaron en la W: Mariano y Gustavo Barrera.
Welcome (2001): Campeón juvenil en 2001 y vicecampeón Federal con 16 años.
Joventut Badalona (2003-2004) Solo pudo jugar en juveniles la liga catalana y dos partidos por Eurocopa (la segunda competición europea, entonces llamada Copa ULEB) hasta que la FUBB lo bajó del torneo.
Pamesa-Castellón (2004-2005). Cedido para jugar la LEB 2 de España.
Ciudad de Huelva (2005-2006) Cedido en el ascenso español. "Se armó un equipo humildón y nos terminó yendo muy bien", dijo.
Welcome (2006). "Fue un retorno inesperado. Jugué con el Bicho Silveira, Diego Olivera y el Pelado Vázquez. Fue una experiencia increíble, salimos campeones".
Breogan (2007): "No tuve una muy linda experiencia, me llevó un entrenador, lo echaron y el que llegó no me tuvo en cuenta"
Melilla (2007). Otra experiencia en el ascenso español.
Hebraica Macabi (2006-2007): "Llegamos a la final con 12 extranjeros que pasaron por el equipo,. Disfruté jugar con Pablo Morales, Adrián Bertolini y Pepusa Pérez, un lindo plantel".
Atenas (2007-2008): "Me recibieron muy bien, por suerte no hay pica con Welcome; llegamos a semis y disfruté de jugar con mi hermano".
Unión Atlética (2008-2009): "Jugué otra vez con mi hermano (Nicolás) y llegamos a semis sufriendo muchas necesidades económicas y con un plantel muy castigado por lesiones".
Unicaja Málaga (2009-2010) "Me dejó gusto a poco, me hubiera gustado ir en otras condiciones físicas y mentales".
Granada (2010): Estuvo dos meses a préstamo y el club lo cortó antes.
Hebraica Macabi (2010-2015): "No venía de un año muy bueno con Unicaja. Me tocó jugar con el Pica Aguiar, Joaquín Izuibejeres, Hatila Passos, se disfrutó muchísimo".

Los fenómenos con los que jugó

A la hora de armar un podio con los jugadores que le tocó jugar pone en primer lugar a Zan Tabak, croata, pívot, actual enternador de Maccabi Tel Aviv, cuatro veces campeón de Europa con Jugoplastika, compañero de Drazen Petrovic y Toni Kukoc: "Fue de los que más me dejó cosas a nivel personal, sobre cómo manejarme como un profesional.

También destaca a Rudy Fernández, a su amigo Esteban Batista y al base brasileño Marcelinho Huertas.

"En Unicaja jugué con Gary Neal (actualmente base de los Washington Wizards), Terrell MIntyre de largo recorrido en Europa era el mejor del equipo y se lesionó. El griego Giorgios Printezis, el británico Robert Archibald, Joel Freeland británico que se fue de los Trail Blazers a CSKA Moscú este año, Berni Rodríguez, Carlos Jiménez; había un cuadro muy respetado. Estuve mucho tiempo lesionado, fue muy complicado destacarme", dijo Panchi.

En su breve pasaje por la NBA recuerda a Donté Greene (hoy en Sacramento Kings) y Joey Dorsey que acaba de partir de Houston Rockets a Galatasaray de Turquía.


Gustavo Barrera
El Panchi con los pibes de la W
El Panchi con los pibes de la W






Acerca del autor