Palacios, una vida a prueba

El delantero de Wanderers llegó de su Salto natal, fue goleador en todos los equipos, menos en Peñarol donde tuvo pocas chances de jugar

Como un capricho del destino la vida lo puso a prueba. Desde que arribó a la capital vivió rindiendo examen. Salvó varias materias, pero no hay caso. En su club, el que lo vio crecer, y formarse hasta transformarse en jugador, no tiene lugar.

La carrera de Cristian Palacios es tan curiosa como su caprichoso destino. Se ganó un nombre marcando goles en todos los equipos donde jugó pero en Peñarol, su club, tuvo pocas opciones.

Nacido en Belén, Salto, llegó a Montevideo con 17 años. Lo alojaron en la casa de Pocholo, en 8 de Octubre y Veracierto. Y de ahí empezó un largo peregrinar. "Viví en al Palacio (Peñarol). Nos hicieron unas habitaciones donde nos quedamos con los botijas del interior. El frío no era el tema, pasé momentos complicados por otros temas. Es que como estaba solo, lejos de mi familia, cuando me enfermaba no tenía a nadie que me cuidara. Y ahí se aprende, se madura rápido", comentó Palacios a Referí, luego de convertirse en el jugador de la fecha por los tres goles marcados a Racing para Wanderers.

Después de volver de la selección sub 20, Julio Ribas lo hizo debutar el 12 de setiembre de 2009 en el primer equipo de Peñarol en un partido ante Racing. "Y luego arranca toda la novela", dice Palacios, introduciendo al periodista en su particular historia de vivir una carrera a prueba.

"Al año siguiente de debutar me mandan a préstamo a Central, y ahí arranca todo. Me fue bien porque hice 15 goles, fue mi primera experiencia concurriendo a préstamo. Y no es lo mismo que estar en Peñarol. Pasás de tener todo a tener poco y nada. Me cambió todo".

¿Qué le cambió? "Las comodidades, el vestuario, la atención que te dan, los muchachos que trabajan en el club. Cambia todo, la indumentaria. Menos ropa, son detalles que te tocan pasar y te quedan como experiencia", narró Palacios.

A partir de ese momento su carrera se convirtió en un verdadero peregrinaje. Salía a préstamo y volvía. Fue una constante. Incluso saliendo al exterior donde jugó en Atlético Tucumán, Olmedo de Ecuador y Temperley.

En la temporada 2013/2014 lo cedieron a El Tanque Sisley. Y ahí vivió unos de los momentos más duros. "Todos sabemos cómo es, no hay muchas comodidades. Ahí uno aprende a valorar el equipo en el que estaba. Tenía mucho menos cosas que en Central, era complicado, fue un año bravo. No se cobraba. Me rebusqué, la fui llevando, pero era complicado para mí y para muchos compañero que dependían del sueldo".

En ese entonces Palacios vivía con amigos y se las ingeniaba pero reconoce que fue un momento difícil.

Después del sufrimiento le tocó vivir el sabor de la victoria. El caprichoso destino lo ponía en la gloria con Peñarol.

Cada vez que entraba en el equipo aportaba goles importantes. Y en la última fecha del Apertura marcó el gol que le dio el campeonato ante Juventud de las Piedras. "Fue mi mejor año. Después de ser goleador en juveniles, entrar en el primero y hacer el gol del campeonato fue inolvidable" reconoció el delantero.

Palacios dice que no encuentra respuesta a los motivos por los cuales no le brindan espacio en Peñarol pese a que, cada vez que salió a préstamo, se consagró goleador en los equipos que defendió.

"Uno como jugador quiere jugar pero las decisiones las tomaba el técnico. No es que me duela, pero sí la calentura por no tener chances. Pero el fútbol es así, cuando no te tienen en cuenta hay que buscar por otro lado. Lo tomé de la mejor manera, no era la primera vez que me pasaba".

Palacios no le da muchas vueltas al tema. "No tengo ninguna explicación, me tocó irme y lo hacía de la mejor manera para poder volver. La tengo que seguir peleando porque no estoy consolidado económicamente".

¿Qué le pasó en Peñarol?

"¿Por qué tengo pocas chances en Peñarol? Porque como dije en el fútbol son momentos, hay buenos y malos, hay momentos del club y hay millones de jugadores. Uno tiene que pelearla", admitió el goleador a Referí. Palacios acotó que "en Peñarol no te esperan. Como es un club grande que tiene que ganar siempre, pueden traer al jugador que quiera".
Palacios dijo que no espera que le den una revancha con Peñarol. "Ahora estoy tratando de cerrar este semestre en Wanderers de la mejor manera y luego vemos que pasa. Estoy en lo mejor de mi carrera, me quedan muchos años y espero pegar un salto".

Las cifras

15 goles marcó en Central Español el primer año que salió a préstamo y se coronó como goleador del Clausura 2011.
13 goles convirtió en la temporada 2015 y se coronó como goleador del Clausura defendiendo a Juventud.
5 goles son los que marcó en Peñarol en la temporada 2015-2016.

Es jugador de Peñarol

"Sigo siendo jugador de Peñarol hasta el año que viene. Ahora estoy bien, me están saliendo las cosas bien, espero terminar de la mejor manera y luego que surjan cosas mejores como volver a Peñarol".



Populares de la sección

Acerca del autor