Pagar, trasnochar, soñar y ser campeón

Cada jugadora de Goes saca de su bolsillo $ 1.000 por mes para participar en el amateur hándbol uruguayo, entrena tras jornadas de estudio o trabajo; después de tres finales perdidas el equipo dio su primera vuelta

"Nos teníamos tanta fe que hasta habíamos hecho camisetas con la inscripción de campeonas” confiesa la armadora Daniela Scarrone. ¿Cómo? Si Goes venía de perder tres finales. “Pero el equipo maduró y creció en confianza”, explica el entrenador Miguel Berger. Por eso, las misioneras se consagraron campeonas del Federal femenino de hándbol por primera vez en su historia.

Goes es un grupo de estudiantes y trabajadoras donde cada una paga $ 1.000 al mes para jugar al hándbol.

“Pagamos la cuota del club donde entrenamos en cancha y musculación tres veces por semana, el sueldo del técnico, la cuota de la Federación y el alquiler de la cancha del Maturana donde entrenamos los viernes”, explica Scarrone, la mayor de las tres hermanas del equipo.

Cada partido de las mayores cuesta $ 1.200 entre gastos de cancha, jueces y planilleros.

“Para la cuota de Federación hacemos ravioladas, busecas, vendemos rifas, bonos, pegotines, lapiceras, lo que haya a mano”, cuenta Paula Fernández, la de remate más potente del grupo. 

Para consagrarse campeón, Goes derrotó el domingo a Scuola Italiana 26-24 después de haber ganado la primera final 28-24. 

El equipo tiene cuatro años de vida en esto del hándbol y en todos fue finalista. Pero en 2010 y 2012 había perdido con Scuola, mientras que en 2011 cayó ante Layva.

Scuola, desde 2009, y Layva, desde 2008, son los grupos que durante años se repartieron el dominio del hándbol femenino en Huracán Buceo y el Club Nacional de Regatas, respectivamente.

Goes rompió esa hegemonía, como lo había hecho Hebraica Macabi en 2006.

“Estoy contento y orgulloso porque estas jugadoras empezaron de chicas a entrenar conmigo”, dice Berger, quien fue jugador en Playa Honda, Montevideo Rowing, Unión Atlética, Peñarol “pese a ser hincha de Nacional”, Regatas y Olimpia.

La base de este grupo de Goes se formó cuando Berger empezó a trabajar en Olimpia allá por 1990. En 2002, jugadoras y técnico pasaron a UGAB. Entre 2008 y 2009 lo hicieron en Islas Canarias.



2012, un año notable.
“Ganamos el Apertura en cadetas, juveniles, junior y mayores. En el Federal fuimos primeras e invictas en todas las categorías y al final fuimos campeonas en cadetas y juveniles, y segundas en menores y mayores. Fue un logro inédito para el hándbol uruguayo”, dijo Berger.



“Goes nos dio su apoyo y otra identidad porque es un club conocido”, dice Scarrone.

Fernández agrega: “Con los jugadores del básquetbol hay muy buena química, nos apoyamos mutuamente y siempre que podemos los vamos a ver, y ellos vienen a vernos a nosotras”.

Todas son hinchas del club. Y más: Alejandra Scarrone –goleadora de las finales– es novia de Iván Loriente y su hermana Natalia de Bryan García, ambos jugadores del misionero.



14 goles.
Fueron los que marcó en la serie final Alejandra Scarrone, goleadora de las selecciones junior y juvenil el año pasado, promesa y realidad del hándbol femenino nacional. Camila Barreiro, por su parte, fue elegida como la mejor jugadora de las finales y es otro de los grandes talentos del club.



“Creo que el campeonato no se nos dio antes por falta de experiencia y porque nuestras figuras eran chicas de edad en comparación con las de Scuola o Layva que tienen mucho más roce internacional con la selección”, dice Daniela.

“Se nos dio porque nunca nos dimos por vencidas y porque siempre la luchamos a morir”, agrega Fernández.

Berger apunta a cuestiones más técnicas: “En estas finales logramos plasmar nuestro juego cosa que en las anteriores no supimos hacer. Jugamos como a mí me gusta, defendimos en forma más profunda y fuimos superiores en los dos partidos”.

“Esto lo hacemos con tanto sacrificio que al final ganar o perder es anecdótico”, concluye Fernández. Pero cuando se gana así, se disfruta mucho más. 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios