Pagar para ganar

En las principales ligas de Europa ganaron los que más invirtieron; PSG de Cavani es el equipo que más dinero paga en salarios

Esta temporada en el fútbol europeo estuvo signada por el éxito de los equipos que más dinero desembolsan en conceptos de inversión para confeccionar sus planteles.

Es el caso de los cinco grandes campeonatos europeos, que fueron ganados por los clubes con los presupuestos más elevados: una tendencia que prevalece desde la Ley Bosman, que a inicios de la década de 1990 abrió las puertas de las ligas europeas a los jugadores con pasaporte comunitario, y que parece condenar a los pequeños clubes a jugar por objetivos menores en ligas que marcan una diferencia abismal.

En Francia, el éxito de Montpellier en 2012 parece que fue en la prehistoria. En esa época, el club de Louis Nicollin tenía el 13er presupuesto de la Ligue 1 con € 36 millones de euros.

Parece nada si se compara con los € 42 millones que costó el fichaje del argentino Javier Pastore por parte de PSG, dirigido por los cataríes de Qatar Sports Investments, y aún sin contar las diferencias en el tipo de cambio entre ayer y hoy.

Después, PSG dominó la Ligue 1 por una lógica implacable. Con 480 millones de euros de presupuesto, el club parisino es tres veces más rico que sus perseguidores, Lyon, Mónaco o Marsella.

En Alemania, Italia, España y en menor medida Inglaterra, el escenario se repite con pequeñas oscilaciones. En la Bundesliga, Bayern Múnich (€ 487 millones de euros) monopoliza los títulos, dejando en raras ocasiones a Borussia Dortmund, que cuenta con un presupuesto de € 285 millones. Así y todo, el reparto de los derechos de TV de Alemania hace que las diferencias entre los equipos de arriba y abajo sea una de las menores de Europa.

En Italia Juventus (280 millones) retomó su reinado tras el colapso financiero de los dos equipos de Milán abandonados por sus inversores.

En España hay una exepción a medias: Real Madrid tiene un presupuesto récord de 550 millones y va camino a quedarse sin nada mientras que la temporada pasada fue campéon de la Liga de Campeones, al tiempo que Barcelona (484 millones) fue quien más invirtió para la presente temporada con la llegada de Luis Suárez y los éxitos no demoraron en llegar: ya ganó la Liga de España y ahora va por Copa del Rey y Liga de Campeones.

En Inglaterra, la torta se divide entre más equipos y hay cinco que están en el Top-10 de los presupuestos en Europa: Manchester United (518 millones), Manchester City (414), Chelsea (388), Arsenal (359) y Liverpool (305).

Esa paridad se logra en base a un sistema similar al alemán, en el que los derechos de televisión se reparten de forma igualitaria para todos los clubes, algo que garantiza un buen colchón de euros para formar equipos competitivos.

Dinero y Fair Play financiero
“La brecha deportiva y económica (entre clubes) es cada vez más importante”, estimó Lionel Maltese, profesor de marketing deportivo en la Kedge Business School de Marsella.

El fair-play financiero aumentó la tendencia: impone un equilibrio presupuestario con el fin de evitar déficits causados por los gastos faraónicos. De ahí la obligación de los clubes por ser competitivos en todos los sectores.

“Hoy, los grandes clubes son buenos en todas las materias: centro de formación, estadios, entradas, promoción. Son fuertes en todas partes, solo emplean a gente capacitada”, señaló Maltese.

De ahí que el fair-play financiero, que ya sancionó a clubes como Manchester City y PSG por pasar el tope salarial estipulado, podría ser “suavizado” en el futuro, según dijo Michel Platini, presidente de la UEFA. Eso puede hacer que los grandes clubes europeos vuelvan a abrir la chequera para continuar haciendo más grande la brecha entre clubes los clubes, siempre que sus cuentas cierren.

¿Y el interés deportivo en todo esto? “El dominio de un equipo a largo plazo cansa”, cree Didier Primault, director del Centro de derecho y economía del deporte (CDES) de Limoges (Francia), inquieto por el “modelo económico de los clubes dominantes, que ponen en peligro todo el ‘edificio’”.

Esa una razón por la que España sueña con imitar a Inglaterra optando por una distribución igualitarioa de los ingresos de televisión.

Mientras tanto, los espectadores se adaptan. En Francia, PSG es líder absoluto y salvo algún rival ocasional, domina la Ligue 1, objetivo que ya no es seductor para los fanáticos que sueñan con la esquiva Liga de Campeones.

La fuerza de los qataríes
Paris Saint-Germain ofrece, con € 141.380 por semana, el salario medio más alto a sus jugadores, según un estudio realizado por Global Sports Salaries. El club paga un salario medio anual de siete millones de euros. Real Madrid ocupa el segundo lugar con € 6,73 millones anuales.

Desde el club se le intentó bajar el perfil al informe “El club no está en la cabeza de la clasificación mundial de salarios actuales en las grandes competiciones deportivas. En contra de lo señalado, el PSG no está en los cinco primeros lugares de esa clasificación. Las cifras avanzadas por este estudio, donde están claramente sobreestimadas”, añadió.

La investigación de GSS se centra en los salarios de los clubes y no en los ingresos procedentes por concepto de imagen o publicidad, lo que podrían aumentar más las cifras, en una escalada que está imponiendo nuevas realidades en el fútbol del viejo continente.


Populares de la sección

Comentarios