Pagan casi 3.000 euros para ver a Suárez

La locura por el clásico Real Madrid-Barcelona, donde el uruguayo es una de las figuras, disparó el precio de las entradas
A un día del inicio del partido que enfrentará a Real Madrid y a Barcelona con el tridente Lionel Messi, Neymar y Luis Suárez, los precios de las entradas se disparan y un aficionado llegó a pagar por una de ellas 2.697 euros.

Además, la media que están pagando los hinchas de ambos equipos por ver en directo el partido alcanza los 648 euros a algo más de 24 horas para el comienzo del choque. Esa cantidad coincide con la que se está pagando en la calle mediante el sistema tradicional de venta de este tipo de entradas.

Aparte de los portales de venta legal de entradas por Internet que han proliferado a lo largo de los últimos años, todavía se puede comprar una entrada en los aledaños del estadio Santiago Bernabéu.

Aunque la seguridad extrema que rodea al clásico ha espantado a muchos de este tipo de vendedores, uno de ellos consultado por la agencia de noticias Efe reconoció que los atentados terroristas de París frenaron una venta de entradas que poco a poco se ha ido recuperando con el paso de la semana.

"El efecto de todo lo que ocurrió en Francia se ha notado. Normalmente, cuando falta una semana, la venta de entradas se dispara, pero entre el sábado pasado y el lunes ocurrió todo lo contrario. Sin embargo, según ha ido avanzando la semana, todo ha ido volviendo a la normalidad", dijo uno de los vendedores.

"Yo he llegado a vender una entrada por casi 1.000 euros, pero la media que están pagando ahora mismo está entre los 500 y los 600 euros", agregó.

Pero es en Internet donde el mercado fluye con más alegría. En varios portales se ofertan entradas a diferentes precios, según la zona en la que esté ubicado el asiento. En "Ticketbis" la oferta oscila entre los 231 euros en el lateral oeste sector 611 y los 9.750 que ofertan para la zona VIP del estadio Santiago Bernabéu.

Internet y el clásico vendedor callejero no es el único método para adquirir entradas. Los abonados al club blanco, a lo largo de la temporada, si no van a ir a un partido pueden ceder su asiento al Real Madrid para que lo ponga a la venta. Al finalizar el curso, la entidad madridista ingresa al abonado su parte correspondiente por todas las ventas del año de aquellos partidos a los que no hayan podido o querido acudir.

Sin embargo, algunos abonados son contactados por vendedores de entradas, que pagan al aficionado una cantidad más elevada de la que recibirían del Real Madrid para después revenderlas por un precio con el que obtienen un beneficio más alto. Ese es el último sistema de venta de un partido que, cada año, despierta el interés de millones de aficionados. Algunos, están dispuestos a desembolsar una gran cantidad de dinero por verlo en directo.


Fuente: EFE

Populares de la sección