Padbol, lo que se viene

Una mezcla de padel y fútbol llegó a Uruguay para instalarse; la movida arrancó en Hebraica Macabi pero se expandirá por clubes y plazas prometiendo reciclar estructuras en desuso

"Es altamente adictivo. La hora no les alcanza, se van con ganas de más”, dice Aníbal González, el hombre que trajo a Uruguay un nuevo deporte: el padbol.

En medio de la entrevista llega Alexander Medina, el Cacique, con cuatro amigos que piden cancha. Antes de entrar, uno le pregunta a los demás jugadores presentes con una sonrisa: “¿Nadie es de Peñarol, no?”.

Las flamantes canchas de padbol fueron instaladas sobre tres de las cuatro de squash que tiene Hebraica Macabi en su club de la Ciudad Vieja.

Pero, ¿de qué se trata el deporte? Es una fusión del fútbol con el padel. Se juega en parejas, en una cancha cerrada, a tres sets y con el sistema de puntuación del tenis.

El deporte se creó hace cuatro años en La Plata y además de Argentina se practica en España, Italia, Brasil y Uruguay.



2013
14 al 17 de marzo. Comenzará el primer mundial del deporte que se disputará en La Plata. Solo se jugará en la rama masculina. En febrero se jugará en Hebraica un clasificatorio que dará cinco cupos para el torneo.

430
Canchas. Es el máximo previsto para construir en Uruguay de acuerdo a un estudio previo de mercado que utilizó las cifras del último censo, de modo tal que no se monten canchas que compitan entre sí.



González, contador de profesión e hijo del presidente del Club Social y Deportivo Unión de Rocha, cuenta que el argentino Gustavo Miguens, creador del deporte, lo contrató por un servicio profesional hace unos meses.

“Ahí me enteré de la existencia del padbol y me interesé por traerlo a Uruguay”, explica.

González adquirió así los derechos de uso del deporte en el país.

Estrategia de difusión
En las canchas de Hebraica se puede jugar gratis durante todo el mes de diciembre.

Todos los que participen serán invitados en febrero a disputar el clasificatorio para el primer mundial del torneo, en marzo, en La Plata.

En enero, la hora –a pagar entre los cuatro participantes– costará $ 300 y a partir de febrero
$ 500. “Como el fútbol 5”, aclara González.

“Lo primero que hicimos fue un estudio de mercado para ver cuántas canchas se pueden instalar por zona para que no se genere una situación donde la oferta supere a la demanda que fue lo que pasó con el padel”, dice el representante de padbol en Uruguay.

El recuerdo del padel
González se detiene especialmente en el punto del padel. 

“Hay dos grandes razones por las cuales la práctica del padel disminuyó tanto en Uruguay, primero que se creó un exceso de oferta, la gente llegó a hacer canchas hasta en el fondo de la casa; segundo las lesiones que generaba la superficie de la pista.

“Nosotros vamos a hacer fundamentalmente dos cosas para que no pase lo que ocurrió con el padel: vamos a cuidar el deporte limitando la oferta y vamos a cuidar la salud de los deportistas con el piso que es plástico, tiene cámara de aire y cede, el pie no se tranca ni tampoco se resbala. Esto evita los impactos que generan lesiones de tobillo, rodilla y cadera”, expresa.

Deporte con inclusión
Antes de que el deporte saliera al mercado, los creadores del padbol lo sometieron a un estudio médico fisiológico a cargo del médico de Boca Juniors, Rubén Argemi. 

Los valores revelados determinaron que se trata de un deporte aeróbico de baja intensidad que no se practica bajo niveles de fatiga y que por lo tanto lo puede jugar cualquier persona, por sexo o condición física.

“Si se lo practica dos veces por semana se logran varios beneficios como la mejora de la función cardiovascular, reducción de la grasa corporal y de los niveles de colesterol en la sangre y mejoramiento de la capacidad pulmonar”, afirma González basado en los estudios realizados.

“Nuestra idea es que se jueguen en parejas de hombres, mujeres y en mixto. Que se arme una escuelita y que también se juegue en menores, juveniles, mayores y senior”, agrega.

Beneficios económicos
Las canchas de padbol son chicas. Miden 10 metros de largo por seis de ancho. Permiten que se reciclen estructuras cerradas reutilizando paredes y requieren una pared de fondo que es de vidrio templado de 10 milímetros.

“Las estamos ofreciendo a clubes deportivos, a canchas de fútbol 5, a plazas deportivas, concentraciones de equipos de fútbol profesionales y hoteles resort”, explica González.

“Al ser de solo 60 metros cuadrados (las de padel son de 210) permiten instalarse varias canchas en poco espacio logrando un rápido retorno económico”.

El Cacique Medina probó y se divirtió. “Vamos a invitar a jugadores de otros clubes, a personalidades y llevarlo a recursos humanos de las empresas para hacer jornadas de integración”. Arrancó el furor del padbol.

Padbol

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios