Pablo, con el librito de Gregorio

El actual DT de Peñarol tiene muchas similitudes con el entrenador con quien alcanzó la mayor gloria de su carrera

La historia de Gregorio Pérez y Pablo Bengoechea está ligada desde hace muchos años. Tantos que el primero lo dirigió en Wanderers, la selección nacional, Gimnasia y Esgrima La Plata y Peñarol.

El actual DT aurinegro tuvo muchos entrenadores en su carrera, pero ninguno lo dirigió tanto como Gregorio.

La amistad entre ambos no terminó con el último título que ambos celebraron en conjunto en 1997 con la obtención del segundo quinquenio manya, ni en 2002 cuando el técnico fernandino volvió una vez más al club y lo dirigió. Sigue hasta hoy.

Y en este caso, la comparación entre ambos es ineludible. Con el paso de los partidos y por más que Bengoechea comenzó su carrera de entrenador primero como ayudante de campo de Óscar Aguirregaray y luego al lado de Sergio Markarian, los estilos son muy similares.

Para citar algunos ejemplos,  la figura táctica que normalmente utiliza el actual técnico de Peñarol tiene sus similitudes con aquella de Gregorio.

En la final ante Defensor Sporting que le dio aquel recordado quinquenio, el entonces DT mirasol jugó con cuatro en el fondo (Serafín García, Olveira, Goncálvez y Adinolfi), dos volantes centrales (Rotundo y Ruben Pereira), otros dos más adelantados (el propio Bengoechea y Pacheco) y dos puntas (Luis Romero y Aguilera). Quizá la diferencia más importante radica en que no jugaba con volantes externos, como hoy lo hace el aurinegro.

La importancia que Bengoechea le da al trabajo defensivo significa una enorme similitud que tiene con su exentrenador y amigo. No por nada Peñarol es el equipo con menos goles en contra en los siete partidos que se llevan disputados del Torneo Clausura.

El tema de la trascendencia que tienen las pelotas quietas también es medular para el DT mirasol, tal como acontecía con Gregorio. Los tres goles que lleva Sebastián Píriz en este certamen llegaron de esa forma: ante Juventud tras un tiro libre de Pacheco, y en los últimos dos compromisos, tras sendos córners.

Pero uno de los puntos en los que más se asemejan es en lo que el propio Bengoechea afirmó tras el triunfo ante River: saber cerrar los partidos. “Del minuto 80 en adelante, miro muchísimo el resultado”, dijo.

La opinión de Gregorio
Gregorio admitió a El Observador que ve a Bengoechea como un técnico “que transmite tranquilidad y seguridad, y eso es muy importante, más en estos momentos en que Peñarol tiene la necesidad imperiosa de ganar”.

“Me gusta cómo transmite esa serenidad a los jugadores y el hecho de cuidar los resultados y cerrar los partidos. Trata de buscar soluciones en pleno partido para mantener el resultado”, agregó.

Para Gregorio, Bengoechea “tiene un conocimiento amplio del plantel y del fútbol uruguayo. Es un torneo muy parejo y es fundamental darle trascendencia a los tres puntos en un partido”.

El Profesor tiene su libreto, pero no puede negar que su estilo como técnico es muy similar al librito de Gregorio. Cada uno con el suyo, pero con gran afinidad.

 

OPINA
JOSÉ ENRIQUE DE LOS SANTOS
Dirigido por Gregorio, fue ayudante técnico suyo y hoy de Bengoechea

"PABLO TIENE SIMILITUDES CON GREGORIO"

Pablo tiene algunas cosas de Gregorio. Trabajaron juntos mucho tiempo. En la parte humana hacia el jugador se asemejan mucho. Siempre se fija primero en lo humano y después en lo futbolístico. Siempre hay que tratar a los jugadores de la misma manera, pero tratar de entenderlos sabiendo que son distintos y que a algunos hay que explicarles algunas cosas y a otros no. Se fija mucho y eso es de Gregorio.

Pablo se detiene muchísimo en todos los aspectos futbolísticos, es muy meticuloso, no deja nada librado al azar. Con Gregorio lo vivimos en pleno auge de carrera como técnico, y yo trabajando con él también lo viví. Era muy difícil que se le pasara algo con más de 30 años de experiencia como técnico, por más que uno puede prever muchas cosas para un partido y después salen otras.    

Pablo trabajó con Markarian en otros mercados y también conoce cosas, las ve de otras formas y trata de volcarlas en el plantel o según el funcionamiento del equipo. El equipo tiene muchas variantes y él sabe por qué las hace y se da cuenta en el instante de tratar de buscar otras formas de jugar. A veces es difícil dentro de un partido darse cuenta de esas cosas y Pablo lo tiene.  

En lo táctico tienen similitud en lo defensivo, en las marcas, el trabajo de pelota quieta. Se hace mucho hincapié en eso y Gregorio lo hacía igual. Muchos goles vienen por pelota quieta y la gente de Peñarol lo tiene por historia y es algo que no puede renunciar. Las faltas y los córners existen y hay que aprovecharlos. Es algo que Peñarol no hacía en los últimos tiempos. Gregorio siempre lo propuso y lo hizo trabajar con continuidad y Pablo hace lo mismo. Cerrar los partidos es algo lógico, lo debés hacer. Uno no puede ser inconsciente de jugársela por ir por otro gol y que te puedan convertir. Eso es habilidad: la vas aprendiendo con los años. No se tiene que tener vergüenza por cerrar los partidos; los resultados son los que sirven. Gregorio también lo hacía.



Populares de la sección

Comentarios