Pablo Cuevas: "Me demostré que puedo ganarle a cualquiera"

Tras ganar los ATP de Río y de San Pablo, el tenista volvió a Uruguay y habló con referí sobre su gran momento

¿Qué tan necesario Volver a casa y parar la máquina unos días tras tres grandes semanas de tenis?
Sin dudas se siente, es una de las cosas que para este año tenía que cambiar, ser más inteligente estratégicamente en el calendario, saber que hay que descansar aún cuando las cosas vienen bien. Fueron tres semanas bastante intensas, donde por suerte al final me vino espectacular no jugar dobles, porque me iban a poner más temprano y hacía mucho calor, y si no terminás jugando singles tarde y después encima terminás jugando dobles. Ahora es necesario desenchufarme y desde el jueves entrenar en cancha rápida.

¿Qué le dejó San Pablo
En Rio tuve un mejor nivel de tenis, más agresivo. Si no era no iba a avanzar, no tenía otra alternativa. En San Pablo primero tenía que adaptarme a las nuevas condiciones, el año pasado era indoor y este año no. Se fueron cayendo los favoritos y sentía la presión de ganarlo. Es algo que le pasa a otros tenistas, tenia chapa de candidato pero el nivel es muy parejo. Alguno me decía desde la tribuna 'ya vas a ser campeón', pero hay que ganar los partidos, no deja de ser un torneo ATP, y con el gran mérito de ser una semana después de ganar un título. Si bien bajé la agresividad y cometí más errores me mantuve tranquilo. Sabía que eran las reglas de juego, podía errar mas, pero estuve tranquilo, incluso en algunos partidos como el del viernes que perdí un set. Tuve, dentro el partido, pequeños altos y bajos, de nivel de tenis, pero fui consciente que podía pasar, y no se lo demostré al rival

Los rivales lo atacaron bastante teniendo en cuenta que tenían que arriesgar para ganarle en este buen momento. ¿Cómo lo vio?
Tampoco me detuve a mirar que era lo que me iban a plantear ellos. Venia pensando en lo mío. Con los errores que cometí el partido se emparejaba un poco más, también salían a buscarme un poco más, capaz porque en Rio me habían visto muy sólido, que si me dejaban la pelota yo los iba a atacar.

Fue más conservador, sin subir tanto a la red. ¿Fue consciente?
No estaba tan lúcido, con tanta soltura, podía haber ido más a la red. Pero en San Pablo hay un poco de altura, vuela mas la pelota, se puede ir más a la red pero es más difícil controlarla. No me sentía con esa lucidez, en Río tampoco subí mucho. De todos modos la agresividad no pasa sólo por ir a la red, a veces también va por acercarme más a la línea de base. Irme muchas veces para atrás tampoco quiere decir ser defensivo, puedo tirar más curvas, más parábolas, que me permiten entrar a definir.

Ya vio la carrera de campeones? Está arriba de Federer
No es algo que esté pendiente, falta todo el año. Estoy contento porque las cosas que quería trabajar me iban a llevar a ganar partidos y se está dando. No es estar pendiente del ranking es lo q me llevo a jugar bien, aún sabiendo que defendía puntos me concentré en el juego y tuve resultados.

¿Elegir los descansos es una de las claves del año?
Después de Miami viene Houston que lo podía ver como un torneo donde no juegan los buenos, pero me demostré que estoy jugando bien y le puedo ganar a cualquiera. Me lo demostré en polvo de ladrillo, me tengo que convencer de eso en cemento. Es una gira importante la de Europa, tengo que descansar después de Miami para preparar los torneos grandes con energía.

En Estambul defiende 190 puntos pero tiene otros torneos grandes cerca. ¿Como hará?
La idea es no jugar esa semana, jugar Monte Carlo y Barcelona y parar, Roma, Madrid y parar, y después Roland Garros. No siento que sean muchos puntos a defender en Estambul, veo que en los otros torneos hay muchísimos para sumar. El año pasado venía con una lesión de espalda y me perdí Monte Carlo, y a Barcelona llegué a último momento. Veo una gira donde puedo sumar mucho. Obviamente que cuando vas teniendo resultados es más fácil darte cuenta que la decisión es correcta, pero lo tenía hablado desde antes.

¿Siente que es su mejor momento en la carrera?
Siempre pienso que lo mejor está por venir, y que tengo más para dar. Están saliendo las cosas como quiero, encontrando mi juego, mi solidez mental, y estoy muy bien físicamente. Los resultados también ayudan a convencerse aun más de lo que me dice Mancini, que lo tiene bien claro: lo importante de descansar algunas semanas, aprovecharlas para llegar descansado a los torneos grandes,

Para los Juegos Olímpicos falta mucho, pero voy a llegar bien preparado, y sueño con una medalla para Uruguay" Pablo Cuevas, tenista uruguayo

En ese sentido, ¿qué puede decir de su ausencia en la Davis?
Duele tomar la decisión, dejar de lado el equipo. Pero significaba terminar el domingo, jugar tres días a 5 sets, dos días de descanso y viajar a EEUU para tener un día para entrenar en cancha rápida y sin descanso encarar un Master Series. No coincidía con lo que hablo de descansar y preparar bien los torneos importantes.

¿Cuáles son las claves para jugar a este nivel?
Una cosa lleva a la cosa, la seguridad y confianza me llevó a que en momentos importantes salía a buscar con tranquilidad, era agresivo y no estaba pensando en que podía errar. Las dos semanas saque muy bien, en los partidos con Nadal y Pella sobre todo. El domingo no sé si tuve tantos saques ganadores pero metí porcentajes altos. El saque fue un arma durante las dos semanas para sacarme de situaciones difíciles. Eso da tranquilidad.

¿Qué debe cambiar en cemento?
Primero tengo q tratar de ir convenciéndome que si bien le he perdido el miedo a las canchas rápidas, tengo que eliminarlo completamente, creerme que tengo armas para jugar en cemento. En algunas semanas lo hice esporádicamente, tengo que convencerme que lo puedo mantener, porque me a llevar a poner en práctica lo que trabajé en pretemporada: ser agresivo, capaz jugar un poco mas agachado y no pensando de más porque el juego es más rápido. Moverme con más soltura para que los golpes muevan la pelota con naturalidad.

¿Qué le aportó Mancini?
Vengo haciendo un trabajo que no es de un día para el otro, fui llenando de a poquito el vaso y hoy estoy en el tope. Todo sumó, desde la pretemporada, empecé a estar más tiempo con él, todos los días para trabajar juntos, dentro y fuera de la cancha. Me transmite tranquilidad, uno piensa que en momentos especiales tiene que hacer coas mágicas y apenas hay que mantener o apenas levantar el nivel, no hacer nada diferente. Son mensajes permanentes desde hace tiempo que hacen que cada vez me vaya convenciendo más.

¿Le da un cosquilleo especial pensar en Roland Garros cuando está jugando a este nivel?
Si te soy sincero no pienso en ese torneo, me quedan unos cuantos. Sí estoy empezando a ver la gira europea, es una buena gira, pero todavía falta mucho. Por ahora tengo cabeza puesta en los buenos torneos en cemento que se vienen. Ya tendré tiempo para ver los torneos de polvo de ladrillo.
¿Qué le deja el ya tener su lugar en los Juegos Olímpicos?
Era una de las cosas que más quería, que no me quería perder de ninguna manera. Me había perdido Londres por la lesión de rodilla. Soy fanático de todos los deportes y es una experiencia increíble vivir con los otros deportistas. Es más, me metieron en la cabeza los periodistas brasileños que Río me cae bien, es otra superficie pero siempre voy con la misma ilusión. Falta mucho pero voy a tener q llegar bien preparado, y sueño con una medalla para Uruguay.

Acerca del autor