Otro uruguayo brilla en Europa: Capó, “el guerrero indispensable de Castres”

La agencia AFP elaboró un perfil del uruguayo, que el sábado intentará guiar a su equipo a su segundo título de Francia

El segunda línea uruguayo Rodrigo Capo Ortega, uno de los jugadores más utilizados en el Top-14, fiel "guerrero" de Castres tras doce años, será la viga del pack de su equipo el sábado en la final del campeonato francés frente al Toulon del argentino Juan Martín Fernández Lobbe.

Los vigentes campeones de Francia no pueden prescindir de él. Esta temporada, el uruguayo ha sido titular en 22 partidos y sus 120 kilos de gallardía han jugado un total de 1659 minutos.

"Vamos a tener que buscarle un complemento entre Richie (Gray) y Christopher (Samson) para poder hacer una rotación más frecuente en el puesto", analiza Serge Milhas, entrenador de forwards de Castres. "Rodrigo ha jugado mucho este año, está bien, pero puede que en el futuro tenga que jugar menos", añade el técnico.

Con 33 años, el jugador nacido en Montevideo es el típico segunda línea que es feliz en los rucks. Un perfil perfecto para complementar al escocés Gray o al francés Samson, más aéreos.

"Rodrigo es un jugador explosivo, muy combativo y un tremendo placador. Es un trabajador aplicado que lidera con el ejemplo", le describe Milhas. "Lleva doce años en el mismo club y sigue siendo igual de competitivo con 33 años", añade.

"Es un jugador increíble", afirma el rubio Gray. "Un guerrero. Lucha por el equipo todo el tiempo. Se puede ver toda la pasión que siente por el club. Cuando juega llega a otro nivel gracias a su entusiasmo. Es impresionante", añade el escocés.

Si su joven compañero parece marcado por el uruguayo, no es el único. A su llegada a Francia en 2002, el Capo Ortega pasó unos meses en el Millau de Federal 1 (tercera categoría del rugby francés). Su fidelidad todavía se recuerda.

"Es un chico muy amable, familiar y muy agradecido", le describe Dina Pérez. La pizzeria familiar de los Pérez acogió al joven rugbier en sus primeras semanas en Aveyron.

-Un corazón 'tan grande como sus músculos'-
"Solo le conocimos unos meses y se ha mantenido en contacto", asegura la antigua anfitriona. "Su corazón es tan grande como sus músculos. Vino al restaurante a presentarnos a su madre, después a su padre y, hace unos años, a su futura mujer", cuenta Pérez.

"Es su educación latina, un poco impulsivo pero muy afectivo", explica Serge Milhas. "Es un chico con el que te puedes ir a la batalla. Vulgarmente hablamos de 'ir a la guerra'. Con Rodrigo se puede ir", añade el técnico.

El duelo, el sábado en la final, contra el sudafricano Bakkies Botha, una leyenda en el rugby, no parece molestar a 'Capo'. Pero cuando se le menciona a su contrincante, el de Castres se muestra de todo menos jovial.

"No es Dios. Es un tipo hecho de carne como nosotros. Come y bebe como los demás. Es verdad que es un jugador excepcional, lo reconozco. Tiene un palmarés tremendo. Por eso tengo ganas de jugar contra él", afirma el uruguayo

"Pero cuando juegas contra él, no hay ningún problema. Yo soy un hombre, él es un hombre. Cuando entramos en el terreno de juego lo damos todo", termina el segunda línea.


Populares de la sección

Comentarios