Otro pasito más de LeBron

Cleveland, con gran actuación de James y JR Smith, ganó el primer juego final de la Conferencia Este al vencer de visitante a Atlanta por 97 a 89

El alero LeBron James y el escolta J.R. Smith encabezaron el ataque balanceado de los Cavaliers de Cleveland que se impusieron a domicilio 89-97 a los Hawks de Atlanta en el primer partido de las finales de la Conferencia Este.

La victoria deja a los Cavaliers al frente de la serie (0-1) que disputan al mejor de siete y consiguen la ventaja de campo que estaba en poder de los Hawks al tener la mejor marca durante la temporada regular.

James volvió a ser el líder del ataque de los Cavaliers al aportar 31 puntos (12-26, 0-1, 7-8), incluida la canasta de mate que selló la victoria en el último minuto del partido, ocho rebotes y seis asistencias.

Mientras que Smith surgió como factor sorpresa ganador y estuvo imparable en los tiros desde fuera del perímetro al conseguir ocho triples que le permitieron anotar 28 puntos (10-16, 8-12, 0-0), capturó ocho rebotes, dio tres asistencias, recuperó un balón y puso un tapón.

James, en su objetivo por darle el primer título de liga a los Cavaliers volvió a ser el líder en todos los aspectos del juego, pero Smith le daría la aportación que necesitaba en los momentos decisivos del partido durante la segunda parte cuando hizo posible que el equipo de Cleveland tomase la ventaja en el marcador.

Los Hawks, que disputan las primeras finales de su historia, veían como por segunda serie consecutiva perdían el primer partido de la eliminatoria, como le sucedió con los Wizards de Washington, en las semifinales, que luego ganarían 4-2.

El viernes tendrán la posibilidad de empatarla cuando se enfrenten de nuevo a los Cavaliers en el mismo escenario del Philips Arena, de Atlanta.

El partido tuvo como espectador de lujo al campeón invicto el estadounidense Floyd Mayweather Jr., que estuvo sentado en la primera final del campo y cuando fue mostrado en la pantalla de vídeo, los aficionados de los Hawks le dedicaron una silbatina.


Comentarios