Otra vez la dejó pasar

Por tercera vez los tricolores tuvieron la oportunidad de acercarse arriba y no aprovecharon

Una vez, puede ser; dos, vaya y pase; pero tres veces, ya es demasiado. Nacional volvió a tener todo servido para meterse en la pelea del Clausura y la Anual, pero nuevamente, por tercera ocasión en lo que va del segundo torneo de la temporada, la dejó pasar.

Los tricolores tenían ayer todo a su mano para acercársele a Plaza Colonia, que en la próxima fecha se cruza con Peñarol, y para igualar a los carboneros en la tabla acumulada, pero volvieron a trastabillar al caer frente a Danubio de local en el Parque Central, en un encuentro en el que no tuvieron ideas para atacar a la franja.

La primera oportunidad que tuvieron los albos de alcanzar a los aurinegros fue en la cuarta fecha. Los dirigidos por Jorge Da Silva había perdido por 2-0 ante Fénix y Nacional debía visitar a Plaza Colonia en el Supicci.

En medio de la doble actividad, Gustavo Munúa puso un equipo con mayoría de suplentes y la jugada le salió mal: los patablancas -que hoy lideran el Clausura- ganaron por 2-0 y cortaron el invicto tricolor en el Clausura.

A la siguiente fecha, y debido a que por la Libertadores los albos jugaron varios partidos los domingos, volvió a darse una situación similar. Los aurinegros empataron el sábado 1-1 con Sud América y al otro día, en el Parque Central, Nacional no pudo pasar del empate ante Juventud, con el que también igualaron por un tanto por bando. Otra oportunidad de recortar desaprovechada.

Ayer la situación era ideal para los tricolores. El sábado Peñarol había perdido por 4-1 ante Wanderers en su salida al Parque Viera y Plaza había empatado 2-2 ante Racing en el Supicci. Nacional podía quedar a un punto de los de Colonia –a la espera del partido del próximo fin de semana de los del interior ante los aurinegros- y podía alcanzar a los mirasoles en la punta de la Tabla Anual.

Pero, otra vez, el equipo de Munúa dejó pasar la oportunidad, que también, si ganaba, podía haber significado una reacción anímica para el el equipo tras la eliminación de la Libertadores.

Ahora, a falta de dos fechas, los albos están obligados a ganar los dos partidos y esperar traspiés de sus dos rivales en ambas tablas, algo que parece complicado, luego de haber tenido en la mano la posibilidad de estar en la pelea.


Populares de la sección

Acerca del autor