Otra tarde de amargura

"Nos perdimos otra linda oprotunidad”, dijo tras la derrota el DT tricolor Álvaro Gutiérrez, quien manifestó que quedó “más conforme” con lo que su equipo mostró en el segundo tiempo

Tres partidos perdidos, un empate y un triunfo dejan a Nacional en el puesto 14º del Clausura, solo por encima de Rampla Juniors –con un partido menos- y Wanderers. El campeón del Apertura no le encuentra la vuelta a su juego y ayer en su visita a Jardines volvió a dejar unidades al perder 2-1 ante el local Danubio.

Los números tricolores cambiaron rotundamente con respecto al casi perfecto torneo pasado. Y eso repercute en la cancha y en al costado de la línea de cal, desde dónde Álvaro Gutiérrez intenta retomar el orden de su equipo, pero no da pie en bola.

En la semana, el DT había trabajado con línea de tres y parecía que ese iba a ser el esquema en Jardines, pero salió con cuatro en  el fondo, en su clásico sistema que tuvo como novedad a Álvaro Recoba como enlace.

Los tricolores comenzaron mejor en los primeros minutos, pero en un par de ataques la zaga y la contención del mediocampo, quedó pagando ante las llegadas que culminaron Gonzalo Barreto y Bruno Fornaroli para poner a su equipo 2-0.

Iban 23 minutos. Gutiérrez, que hasta ese entonces veía el partido parado, se sentó en el banco de suplentes, como resignado. Luego, se paró y volvió a ordenar a su equipo. En el complemento, puso línea de tres y, con Danubio en modo contragolpe, Nacionalmejoró, pero no le alcanzó.

“Me voy amargado porque otra vez perdimos tres puntos”, dijo tras el final al ser preguntado por si se iba “caliente”.

Con las pulsaciones aún a ritmo de partido, el técnico mostró bronca en sus declaraciones. “Ya sé que perdimos tres partidos. Y ganamos 14 en el anterior. Entonces, hay que trabajar, nada más. No somos tan malos ni somos tan buenos”, agregó.

El técnico también manifestó que estar 14º en la tabla “golpea”. “Y hoy perdimos otra linda oportunidad”, agregó. “Pero recién empieza también. En los primeros partidos, cuando perdés vas último (...) En la tabla del Clausura me preocupa que se me vayan más lejos y en la Anual todavía tengo tranquilidad”, señaló.

El DT también respondió al ser consultado sobre algunos jugadores que ayer no estuvieron. Cuando se le preguntó si Nacional dependía de Iván Alonso, señaló a los periodistas: “Eso no lo digo yo, eso lo dicen ustedes. Así que no, porque no los escucho”.

También respondió que el zaguero colombiano Carlos Valdes, no jugó por “decisiones técnicas”.

Al hablar sobre lo que había cambiado desde el Apertura al actual presente, indicó: “No estamos siendo contundentes o efectivos a la hora de capitalizar nuestras oportunidades, y eso hace que el equipo al no conseguir los goles salgan poco más y ahí es donde aparecen las chances del rival”.

La graduación del Tuna

En la fresca tarde de Jardines, el que se robó los aplausos fue Fornaroli. “El Tuna” fue imparable para los defensas y volantes tricolores, algunos de ellos excompañeros cuando jugaba en Nacional.

Fue quien puso el 2-0 y lo festejó con alma y vida frente a la cabecera de Danubio, sin importar su pasado tricolor. A esta altura, el delantero ya debe tener bien claro que la parcialidad franjeada es muy exigente para quienes llegan al club, así como muy dura para quienes lo abandonan para vestir otras camisetas.

En el segundo tiempo, su juego fue distinto. Fornaroli se ubicó sobre la derecha y por momentos tuvo que hacer un juego sucio para luchar con Gonzalo Porras, excompañero en Danubio, y con Diego Arismendi, otro con el que jugó en Nacional, de quien recibió alguna patada, lo que generó insultos entre ambos.

Pese a los forcejeos, siempre estuvo claro para jugar la pelota y lo hizo de buena forma, lo que provocó las palmas y el “olé, olé, olé, Tuna, Tuna” del exigente público de la “Universidad del fútbol”.


Populares de la sección

Comentarios