Ombligo del deporte

Pequeño por su territorio y gigante por su economía, Catar organizará cinco mundiales antes de acoger, en 2022, el de fútbol

Grande como Durazno, con una capital. Doha, cinco veces más chica que Montevideo, una población que no paga impuestos y con el PIB per cápita más alto del mundo, Catar se ha convertido súbitamente en el centro del mundo deportivo.

¿Por qué? Entre 2014 y 2015 organizará cinco campeonatos mundiales. Porque en 2010 ya albergó el mundial de pista cerrada de atletismo y porque en 2022 será sede, nada menos, que del Mundial de fútbol de la FIFA.

Una recorrida en ómnibus por sus calles y autopistas, revela una obra en construcción junto a otra.al lado de la otra.  

A las reservas de gas –es el tercer productor a escala mundial– y a los yacimientos de petróleo que existen en la ciudad, se suman las construcciones de torres, hoteles y edificios que determina que el trabajo sea constante.

Con una población cercana a los dos millones, en Catar solo viven 250 mil cataríes bajo una monarquía absoluta (emirato) en la que ejerce el poder el jeque Hamad Bin Khalifa Al-Thani. El resto son inmigrantes, en un país que es independiente desde 1971, luego de haber sido un protectorado británico tras librarse del yugo del imperio otomano.

Más que una potencia deportiva, el país que se moja los pies en el Golfo Pérsico es una potencia organizativa. En Juegos Olímpicos ganó cuatro medallas de bronce, la primera en Barcelona 1992, y en Juegos Asiáticos 107, ocupa el 15° puesto del medallero histórico general.

Ser sede de los Juegos Asiáticos de 2006, propició una levantada con efecto multiplicador en sus infraestructuras deportivas. Antes, en 1995, había organizado el Mundial sub 20 de fútbol y la Copa de Asia de naciones, en ese mismo deporte, en 1998.

El secretario del Comité Olímpico, Sheikh Saoud bin Abdulrahman Al-Thani, reveló este sábado en el marco de la convención de deportes acuáticos que se celebra en Doha, que el organismo tiene 43 eventos internacionales a realizar en el país entre el 1° de abril de 2014 y el 15 de marzo de 2015.

Desde ajedrez a yachting, pasando por squash, ciclismo, motociclismo en el ya famoso circuito de Losail (primero nocturno de este deporte) y una etapa de atletismo de la Liga de Diamante que se celebra desde 2010.

Y en 2022 organizará la Copa del Mundo de fútbol, en 2022, evento salpicado por sospechas de actos de corrupción en la adjudicación de la sede. Se prometió una inversión de US$ 50 mil millones.

Este miércoles arrancará el 12° Mundial de pileta corta de natación. En febrero de 2015 el torneo de hándbol masculino, en 2016 el de ciclismo de ruta, en 2018 el de gimnasia artística y en 2019 el de atletismo al aire libre. Casi nada.

El domingo, en una clínica especial para entrenadores celebrada en Doha, el técnico de los nadadores uruguayos, Matías Acosta, contó maravillado: “Me enteré que hace poco, construyeron acá (en Doha) un centro de entrenamiento de natación con altura simulada. Los deportistas entrenan en el llano pero hacen recuperación, musculación y alimentación en altura. Es algo totalmente innovador”.

Para el Mundial de hándbol se construyó un segundo estadio para 7.700 espectadores, que cuenta con 29 pantallas táctiles para que los aficionados encuentren su ubicación sin ayuda de voluntarios, varios restaurantes y lugares para la oración de los musulmanes, según informó AFP.

El piso es desmontable y puede convertirse en 48 horas en una pista de hielo. Pese a tener un clima desértico, con más de 40° entre junio y octubre, el país quiere competir en la próxima edición de los Juegos Olímpicos de Invierno.

Eso es, simplemente, Catar.


Populares de la sección

Comentarios