Old Boys dio el golpe del año

Venció a Polo contra todos los pronósticos y jugará la final con Christans en el clásico
Old Boys tenía una chance en 10 de ganarle a Carrasco Polo. No en vano había conseguido 55 puntos de 100 en toda la temporada, contra 98 del caballito. A pesar de tratarse de dos grandes del rugby uruguayo, para que ganara el azulgrana tenía que hacer un partido perfecto, o cercano a eso, y Polo estar en una decidida mala tarde.

Pasaron las dos cosas. Y así, Old Boys consiguió una de las victorias más impactantes de los últimos tiempos del rugby uruguayo: fue un 19-18 para meterse por segundo año consecutivo en la final del campeonato, donde enfrentará a Old Christians, que venció 34-19 a Trébol en la otra semifinal, en la que hizo pesar su experiencia para llevarse el partido.

Así se reeditará la final de 2015, esta vez contra todos los pronósticos, sobre todo por la ausencia del equipo que marcó superioridad en toda la temporada.

Y eso que no podría haber empezado peor la tarde para Old Boys: salida, knock on, scrum para Polo que arrolla al pack de Old Boys y tras tres fases de pick and go llega al try de Silva con conversión para el 7-0. Old Boys tenía que hacer un partido parejo para tener chance, y al minuto ya estaba remando de atrás.

Arranque negro
En realidad, quizás ese 7-0 confundió a Polo, porque le reafirmó en exceso su sensación de superioridad. El caballito siguió intentando hacer lo mismo que todo el año: juego de todos lados, pases en el contacto, intención de ir hacia adelante; pero se encontró con una defensa liderada por Gaminara y Vilaseca que lo esperó y lo buscó por todos lados. Cortó los circuitos de juego del apertura Etcheverry, que nunca pudo jugar cómodo. Generó penales y fue a campo rival y también usó el pie para jugar lejos de su ingoal.

Y así empezó a sumar. Primero de penal, luego con try de maul, -en una de las pocas jugadas en que consiguió sacar con claridad del line-, para ponerse 10-7 y empezar a prender las alarmas del caballito, que empezó se metió en una espiral de errores, y no solo eso: empezó a perder la confianza y esa insultante superioridad que mostró en el año se transformó en una verdadera carga.

Sin encontrar caminos
Polo tuvo superioridad en el scrum, donde la nueva interpretación de los derrumbes -juego peligroso- le generó penales y una amarilla a Pombo. De todos modos el caballito no lo pudo aprovechar y pocos minutos después llegó una amarilla a Berchesi por un tackle en el aire-

Ya con el final del primer tiempo, el partido era otro. Y a ese partido se acomodó mucho mejor Old Boys, que siguió tackleando a destajo y se fue sintiendo cada vez mas cómodo en la lucha física. Polo consiguió un try de Gibernau para el 17-13 a los 64' en una pequeña muestra de su juego de todo el año, pero no fue suficiente, porque Old Boys siguió siendo el equipo con más actitud y un plan de juego cauteloso, pero rendidor. Así intercambiaron penales hasta llegar al minuto 78' con una ventaja 18-16 para Polo, cuando apareció una genialidad de Albanell, que vio a Gibernau volviendo cerca de la formación y le tiró la pelota: penal y el Colo que puso el 19-18 a falta de un minuto. Pudo transformarse en el villano porque le taparon una pelota en la salida, pero otra vez, en la última, Old Boys metió una enorme defensa para salvar el partido. Fue un justo premio para un equipo que no hizo un buen año, pero que levantó en el momento justo y jugó el partido que debía.

Victoria con autoridad
El encuentro de segunda hora no tuvo la emoción del primero, pero de todos modos fue un partidazo, sobre todo en el aspecto defensivo. Y lo ganó Christians porque supo sumar cuando no dominaba, y aprovechar al 100% su momento de dominio, siempre lastimando a partir de los errores del rival.

Trébol tuvo pelota y cancha en el primer tiempo, y aunque no pudo darle ritmo a la pelota -la defensa de Christians respondió bien- generó penales para empexzar a sumar. El pecado del sanducero fue que en cada salida rival generó penales que le dieron la chance a Christians de mantenerse en partido hasta irse al descanso 12-9.

El azul corrigió en el segundo tiempo y salió decidido a ser más incisivo en el contacto y en la intención ofensiva. Y rápidamente llegó al try: Favaro ganó la ventaja, el juego ganó velocidad, De León probó con un kick que no supieron solucionar Lijtenstein y Duran y el fullback azul se la llevó para apoyar En un partido muy parejo, el azul encontraba la forma de lastimar y pasar arriba 16-12, y luego 22-12 con dos penales.

Trébol no se dio por vencido y llegó a otro try desde el maul para el 22-19, pero Christians estaba crecido y confiado en hacer su juego, y estaba mejor en lo físico, lo que le permitió de pelota recuperada -tras un mal kick del fondo sanducero- llegar al segundo try para el 27-19, que casi cerró el juego, y un try de Johnson al cierre que lo terminó de cerrar 34-19. El azul puso sobre la mesa la experiencia y se terminó llevando una justa victoria.

La final volverá a encontrar a los clásicos rivales, por lo que puede esperarse un Charrúa lleno. Será un lindo cierre para dos equipos que tuvieron altibajos en el año -sobre todo el azulgrana- pero que supieron como jugar el partido donde no había mañana. Ahora les queda una última batalla.

Campeonato Uruguayo
semifinales título
Carrasco Polo (1) 18-Old Boys (4) 19
Old Christians (2) 34-Trébol (3) 19
final
Old CHristians-Old Boys
Carrasco Polo-Trébol
semifinales repechaje
Los Cuervos 16-Champagnat 18
MVCC 17-PSG 12
final repechaje
MVCC-Champagnat


Acerca del autor