“Nunca sentimos que se terminaba el proceso”

Forlán recorrió con El Observador el proceso de las eliminatorias y reveló que el plantel jamás sintió el final de la era Tabárez cuando se dieron los malos resultados

Uruguay inició las Eliminatorias como favorito a clasificar sin contratiempos porque venía de ser campeón de América, pero de pronto sobrevino el bajón. ¿Por qué la selección arrancó así, se produjo la caída y llegó a esta circunstancia?

Es difícil porque no sabés cómo se van dando las cosas. Por más que estés bien, después los partidos son otra cosa. Empezamos bien, el hecho de no estar Brasil nos daba ese lugar y habiendo hecho un gran Mundial, luego conquistar la Copa América y mantener el grupo te daba la tranquilidad para poder luchar por un cupo directo por más que para Uruguay las Eliminatorias siempre son duras.

¿Por qué siempre suceda esto y Uruguay termina sufriendo?

No sé. Es difícil explicarlo. De pronto a veces de local no sacamos los puntos que tenemos que sacar y eso nos obliga a buscar afuera. Si analizamos, hubo partidos, como el empate contra Venezuela cerca de la hora, el empate con Paraguay sobre el final, el partido con Ecuador en el que fuimos nosotros los que empatamos sobre el final... todo eso te marca. Y esos son puntos perdidos que hoy, en el momento en que estás, te terminan costando caro.

¿Y el bajón? ¿Qué explicación le encuentra?

Son tres años, ¿no? Son tres años, no es un mes, dos meses, o un año en el que los equipos tienen  un bajón porque tenés un mes duro donde te toca perder todo y luego agarrás un esprint final en el que terminás ganando todos los partidos y saliendo campeón. Eso me paso en los equipos en los que jugué. Pero en este caso de la selección, al ser tres años de Eliminatorias, hay momentos futbolísticos altos y bajos en un grupo. Con nosotros se dio un bajón a nivel general. Muchos (jugadores) cambiaron de equipo, la pretemporada la pudieron hacer más o menos. Y en ese lapso se dio una característica en varios partidos y fue que nos hicieron goles en los primeros minutos, y eso te modifica todo.

Además, en el caso de Uruguay no son tres años de mantener un nivel alto. Ustedes venían de mucho antes.

Sin dudas, hablando específicamente de las Eliminatorias actuales fueron tres años, pero en realidad veníamos de más tiempo, del Mundial de Sudáfrica, de la Copa América…

¿En algún momento de ese bajón pensó que no salían de esa situación?

No, no. Sabía que iba a ser duro y complicado pero seguíamos con chance. Luego vino Paraguay en el Centenario, que era la gran oportunidad de levantar, pero terminamos sacando un punto solo y luego había que salir a buscar los partidos con Venezuela y Perú.

¿En algún momento de ese bajón del equipo temieron que se cortara el proceso de Tabárez como entrenador?

Para nada. Nunca sentimos en el grupo que se terminaba el proceso de Tabárez. Porque se habló más de cambios de jugadores que del técnico. No es que escuche, porque no escucho nada, pero por lo que me comentaron se habló más de cambios generacionales, buscar otro tipo de jugadores, pero de cambio de técnico no escuché nada.

¿Cómo se maneja en la interna del grupo cuando empiezan los rumores de cambios de jugadores?

Con tranquilidad porque es normal que cuando los resultados no se dan, se empiecen a buscar explicaciones y se dude de jugadores de los que antes no se dudaba, que hay que cambiar a todos. Pero pasa en todos los equipos, en todas las selecciones, y va a seguir pasando.

Hubo un punto de inflexión que fueron las declaraciones del papá de Cavani (NdeR: criticó al técnico Tabárez y al capitán Lugano por sus declaraciones luego de perder con Chile en Santiago), ¿fue un tema que hablaron entre todos para aclarar?

Creo que él (Cavani) lo habló con la gente que lo tenía que hablar. No escuché la nota, me llegaron comentarios, y guiarse por ellos no es lo mejor. Pero tengo entendido que habló con la gente que tenía que hablar.

Y cómo protagonista, ¿cómo vivió el tema de que se hablara de cambios y que se pidieran jugadores?

Entendés la situación. Pero siempre tenía claro que el partido clave era el de Venezuela.

¿No fue el de Paraguay en el Centenario, dos fechas antes?

No, porque con Paraguay, a pesar de haber empatado, todavía estabas con chance. Matemáticamente tenías posibilidades de clasificar directo o ir al repechaje. Pero jugando con Venezuela si tenías un resultado negativo estabas afuera.

Previo al partido con Colombia el técnico reveló que tuvo una charla especial con ustedes porque les dijo que iban a jugar de visitantes en el Estadio Centenario, o por lo menos lo preparó de esa forma el planteo.

Obviamente la gente que está afuera juega, está con vos. Había una gran expectativa pero teníamos que estar tranquilos y no salir a jugar a lo loco.

¿En estas Eliminatorias, cómo grupo tuvieron alguna charla que los marcó?

No, siempre tenemos charlas. No hubo una en especial, sino que previo a los partidos se hacen charlas, lo que pasa que se van dando dependiendo de los partidos.

¿Algún hecho que para usted marcó estos cuatro años?

No recuerdo uno puntual. Yo sigo haciendo especial hincapié en el partido con Venezuela. Fue todo. Además, después de eso jugamos la Copa Confederaciones, que nos permitió disfrutarla. Porque era un premio. Hubiese sido totalmente diferente de haber ido con otro resultado en Venezuela.


Populares de la sección

Comentarios