Números de confianza

El porcentaje de puntos ganados los coloca entre los mejores del siglo en los grandes, aunque en rendimiento deben mejorar

Nacional y Peñarol comenzarán esta semana los trabajos tendientes a lo que será una nueva temporada en la cual ambos se juegan mucho.

Por el lado de los carboneros, Pablo Bengoechea tiene que ir en busca del título que se le negó el año pasado con el Campeonato Uruguayo, además de la obligación de ganar de una vez un clásico, algo que se le ha negado ya en cinco oportunidades enfrentando al rival eterno de los cuales empató dos y perdió tres.

Justamente a él, uno de los hombres más importantes como jugador en esta clase de partidos y que supo anotarle muchísimos goles a los tricolores.

Pero como entrenador, Bengoechea –pese a haber ganado recientemente el Torneo Apertura– está en el debe.

Su equipo jugó muy poco o mucho menos de lo que se esperaba como él mismo lo reconoció el mes pasado.

Más allá del rendimiento en la cancha, los números fríos de Bengoechea lo colocan en el primer lugar conjuntamente con el Polilla Da Silva en cuanto a porcentaje de efectividad en puntos ganados aunque con 23 encuentros menos disputados.

De todas formas, los desafíos que debe afrontar el actual técnico de Peñarol a partir de mañana cuando comiencen los entrenamientos en Los Aromos son muy importantes.

Porque a los ya enunciados, se suma el hecho de que desde el consejo directivo le va a exigir que el equipo tenga una buena Copa Libertadores, algo que hace tiempo que no sucede, desde 2011 cuando el club quedó segundo.

A eso habrá que sumarle que este año los aurinegros van a estrenar su estadio y que van a jugar como locales por primera vez un clásico el 8 de mayo.

En tanto, Nacional va por el mismo camino que los carboneros y tiene puntos en contacto con los desafíos planteados para el año que acaba de comenzar con Gustavo Munúa como entrenador.

En su primer semestre como entrenador, al frente del primer equipo de los albos, el exarquero logró posicionarse entre los mejores entrenadores tricolores en lo que va del actual siglo.

Su antecesor, Álvaro Gutiérrez, y Juan Ramón Carrasco son quienes lideran la clasificación, seguidos por Eduardo Acevedo y Juan Carlos Blanco.

Luego viene Marcelo Gallardo, quien tiene el mismo porcentaje que Munúa.

Los números avalan al novato entrenador que en este semestre tendrá el desafío de la Copa Libertadores y de ir por el Clausura y la Anual, para pelear el Uruguayo.

Los técnicos aurinegros en el siglo

La temporada 2015-2016, llegó a su mitad y 2016 llegó para Peñarol con un horizonte que atisba en materia deportiva un Torneo Uruguayo del que el elenco aurinegro ya ganó el Torneo Apertura y se apresta a jugar también Copa Libertadores.

Pero el siglo XXI no ha sido bueno para Peñarol: sin títulos internacionales, solo tres Torneos Uruguayos logrados en 15 disputados y una realidad que asombra: en lo que va del siglo tuvo 20 cambios de entrenadores: dado que hubo varios regresos, fueron 15 los directores técnicos, quienes en igual cantidad de años, dirigieron al primer equipo de Peñarol.

PEÑAROL NUMEROS.jpg
La eficiencia de los entrenadores de Peñarol en el siglo XXI
La eficiencia de los entrenadores de Peñarol en el siglo XXI

Julio Ribas –con quien Peñarol fue campeón uruguayo en 1999– se mantuvo en su cargo hasta 2001 inclusive. Durante la temporada 2002 estuvo Gregorio Pérez, –cuádruple campeón uruguayo en 1993, 1994, 1995 y 1997–, a quien subrogó Diego Aguirre quien fue campeón uruguayo en 2003 tras ganar en una final a Nacional.

Aguirre se mantuvo como entrenador aurinegro en 2004, y al final del Torneo Uruguayo fue sustituido por Fernando Morena quien dirigió al elenco aurinegro en la Liguilla, certamen del que fue campeón. El máximo goleador aurinegro se mantuvo en su cargo durante todo el año 2005.

Tras Fernando Morena, hubo un breve pasaje de Luis Garisto, y siguió Mario Saralegui, quien concluyó la temporada 2005-2006. Para la campaña 2006-2007 volvió Gregorio Pérez, quien dirigió al elenco aurinegro durante toda la temporada. En 2007-2008, llegó otro jugador de pasado célebre como futbolista por el club: Gustavo Matosas que había logrado el título de campeón uruguayo con Danubio en 2006-2007. Matosas únicamente dirigió el Apertura y las cuatro primeras fechas del Clausura y dejó su lugar a Saralegui quien en su segundo ciclo como entrenador de Peñarol, ganó el Clausura y posteriormente cayó ante Defensor Sporting en las finales del Uruguayo 2007-2008.

En 2008-2009 dirigieron Saralegui y Julio Ribas, quien se mantuvo en las tres fechas del Apertura 2009-2010. Esa temporada vio pasar por el banco aurinegro posteriormente a Víctor Púa y, para la segunda mitad a Diego Aguirre, quien devolvió a Peñarol al título de campeón uruguayo tras superar a Nacional en tres finales.

Tras lograr el título, Diego Aguirre se marchó y su puesto lo ocupó Manuel Keosseian quien dirigió a Peñarol durante la primera mitad de 2010-2011: Apertura y Copa Sudamericana 2010. Para la segunda mitad de la temporada se produjo el regreso, de Diego Aguirre, en lo que fue su tercer ciclo en Peñarol. Si bien no entró en la definición del título por el Uruguayo, llevó a Peñarol a la final de la Copa Libertadores de 2011, en la que cayó ante Santos y lo que es, en el momento la mejor actuación de un equipo uruguayo en Copa Liberadores en el último cuarto de siglo. Diego Aguirre permaneció en Peñarol durante las primeras cuatro fechas del Apertura 2011-2012 cuando, merced a una oferta de Catar, dejó su cargo. Fue sustituido por Gregorio Pérez, quien no logró muy buenos resultados y fue sustituido por Jorge Da Silva (hubo un interinato de un partido de Jorge Gonçálvez).

zalarisa.jpg
A las risas con Polilla Da Silva, en la temporada 2012/2013, cuando fueron campeones<br>
A las risas con Polilla Da Silva, en la temporada 2012/2013, cuando fueron campeones

Con Jorge Da Silva, Peñarol culminó la temporada 2011-2012, y en la siguiente, la 2012-2013, fue campeón uruguayo tras ganar a Defensor Sporting en un partido final. Fue el último título de Peñarol en el Torneo Uruguayo y el tercero en lo que va del siglo.

Tras el título, Polilla Da Silva dejó su cargo y para la temporada 2013-2014 se apostó a Diego Alonso, quien solo dirigió ocho partidos. Luego siguieron Jorge Gonçálvez y Jorge Fossati, quien fuera campeón Uruguayo con los aurinegros en 1996. Fossati dirigió en el Clausura 2013-2014, que si bien no deparó el título de campeón Uruguayo, el que fue para Danubio, igualó el registro de la mayor goleada clásica de Peñarol sobre Nacional en clásicos por el Uruguayo: 5-0 el 27 de abril de 2014 que igualó el mismo marcador que se había dado el 25 de octubre de 1953. También una derrota clásica: 2-1 en el Apertura 2014-2015 (el clásico de los dos goles albos en los últimos cinco minutos), alejó a Fossati de los aurinegros. Fue el turno de Paolo Montero quien únicamente dirigió al club durante tres partidos del Apertura 2014-2015.

Desde el Clausura 2014-2015, Bengoechea tomó la conducción técnica de Peñarol, con la particularidad de que los dos torneos que disputó fue campeón y con la misma cantidad de puntos: 31 en el Clausura de la campaña 2014-2015 y también 31 en el reciente Apertura 2015-2016.

En conclusión, en 15 años desde 2001 a la fecha se disputaron 15 Campeonatos Uruguayos, de los cuales Peñarol únicamente ganó tres: dos bajo la dirección técnica de Diego Aguirre (2003 y 2009-2010) y el restante con Jorge Da Silva, en 2012-2013. En dicho período Peñarol tuvo 20 cambios de entrenadores, entre los que destacan Diego Aguirre –dirigió a Peñarol en 137 partidos con una media de 64,2% puntos ganados–, Polilla Da Silva, que en 54 encuentros oficiales, ganó el 66,67% de los puntos que disputó, y Pablo Bengoechea quien ostenta la misma marca en 31 partidos dirigidos.

Los técnicos albos en el siglo

En el siglo XXI, Juan Ramón Carrasco era el líder indiscutido con el mejor promedio de puntos ganados como técnico de Nacional, pero su puesto en la cima del ranking fue alcanzado por Álvaro Gutiérrez, quien igualó el promedio de JR: 72,22%, siendo los dos únicos técnicos en superar la barrera de los 70% (ver cuadro).

NUMEROS NACIONAL.jpg
La eficiencia de los entrenadores de Nacional en el siglo XXI
La eficiencia de los entrenadores de Nacional en el siglo XXI

Hugo De León, quien ahora volvió al club para brindar su experiencia en la contratación de futbolistas, fue quien comenzó el siglo tricolor como DT y ganó tres copas, al igual que Martín Lasarte y Gerardo Pelusso, quienes tambíen levantaron ese mismo número de trofeos.

El técnico que más ganó fue Daniel Carreño, quien en dos períodos fue campeón del Uruguayo 2002, el Apertura 2002, el Apertura 2003 y la Liguilla 2007.

Pelusso, por su parte, quien fue campeón uruguayo con los albos, bajó su promedio tras un mal semestre en el Clausura 2014, lo que derivó en su salida del club y la llegada de Gutiérrez, quien tomó el cargo de forma interina y fue ratificado, para luego, en el Uruguayo 2014-2015, coronarse campeón con un Apertura casi perfecto, con un solo partido perdido en todo el torneo.

Alvaro Gutiérrez

En lo que respecta a números, Eduardo Acevedo es quien se ubica en la tercera posición con 66,67% de puntos ganados, mismo promedio que el de Cacho Blanco como interino.

El argentino Marcelo Gallardo, campeón uruguayo con los albos, es quien sigue, con un promedio de 64,96%, apenas superior al 64,91% que tiene el actual entrenador, Gustavo Munúa, lo que avala al joven DT de cara a la segunda parte del Uruguayo, semestre en el que los albos también tendrán la Libertadores, en la que quieren ser protagonistas.

Populares de la sección

Acerca del autor