Nuevas señales de alerta para la mayor

Uruguay cayó 3-1 ante Irlanda en Dublín mostrando problemas en defensa y muy poco juego
Uruguay terminó dejando una mala imagen en el amistoso que perdió 3-1 contra Irlanda, en un partido donde mostró poco desde el punto de vista futbolístico jugando sin Luis Suárez, Diego Godín y prácticamente sin Edinson Cavani, quien salió lesionado a los 13 minutos.

Acaso las conclusiones más rescatables que puede sacar el cuerpo técnico pasan por los rendimientos individuales.

El regreso de Martín Cáceres que, pese a las dificultades que tuvo para jugar en las últimas dos temporadas, cada vez que es requerido rinde. Y la confirmación de las virtudes del equipo en las acciones de pelota quieta donde volvió a lastimar a su rival.

En lo colectivo el equipo volvió a mostrar las mismas dificultades de siempre bajo la conducción de Tabárez. Errores en la entrega de la pelota lo que deriva en un nulo juego colectivo. Todo queda supeditado a acciones aisladas o individualidades.

Esta vez agravado el tema por la baja de tres de las figuras más importantes del equipo.
Poco se puede concluir cuando contra Argentina y Paraguay jugarán las dos fieras arriba.
El juego sirvió para que Tabárez observara nuevos jugadores y sacara conclusiones con relación a los errores que se cometieron.

La presión alta que tiró Irlanda en los primeros minutos obligó a Uruguay a ceder la iniciativa. El local generó su primera acción a los 11 minutos con un remate que tapó Esteban Conde. Un minuto después salió sentido Cavani ingresando en su lugar Stuani.

Entonces el equipo, que había salido con un esquema 4-4-1-1, reacomodó piezas.

Sánchez se paró delante de los medios interiores (Arévalo y Vecino), Urreta por derecha y Laxalt por izquierda con Stuani como cabeza de ataque.

Pero luego de un par de llegadas celestes, el elenco verde encontró el gol con un remate de Walters de afuera del área.

Uruguay sacudió la melena con un cabezazo de Cáceres que dio en el travesaño y a los 37' empató con otro cabezazo, de Josema Giménez. De ese modo el elenco celeste volvió a dejar en claro el aprovechamiento de las acciones de balón detenido.

En el entretiempo se produjeron cambios. Nandez, Tata González y Alejandro Silva fueron a la cancha. Pero todo se derrumbó enseguida. A los cinco minutos, un error celeste en la salida fue aprovechado por Christie. Quedó la sensación de que tiró un centro, Coates le erró a la pelota y se le metió contra un palo a Conde que no la esperaba.

El trámite se hizo aburrido. Uruguay intentó pero no contó con ideas ni juego colectivo que le permitiera llegar con peligro.

Lo más cerca que estuvo del arco irlandés fue en una falta que cobró Urreta y conectó Giménez para una tapada espectacular del golero Westwood.

A 15' del final Alejandro Silva se equivocó pasando la pelota e Irlanda sacó provecho del regalo. Lanzaron en velocidad a McClean por derecha, Giménez no lo pudo cerrar y definió abajo y contra un palo para poner el 3 a 1 definitivo.

En el segundo tiempo se le cayó la estantería a la celeste que sumó su cuarta derrota consecutiva.
En el aspecto colectivo volvió a quedar en el debe pero a esta altura no debería sorprender por el planteo futbolístico que propone Tabárez. Saca provecho del poder ofensivo y goleador de dos de los mejores del mundo como Suárez y Cavani, además del aprovechamiento de las acciones de pelota quieta. Ayer no jugaron y Uruguay lo sintió perdiendo y dejando una mala imagen ante Irlanda.

El miércoles la Celeste vuelve a jugar (hora 15.45). Esta vez ante un rival de mayor poderío como Italia en la ciudad de Niza