Nueva era en el rugby: el mejor del mundo pasó a Francia

Dan Carter, el 10 de los All Blacks, cambió el Hemisferio Sur por el Racing Metro Francés, a cambio de ser el jugador mejor pago del planeta: 1,5 millones de euros por año
El apertura estrella de los All Blacks Dan Carter, elegido mejor jugador del mundo, afirmó este viernes en su primera conferencia de prensa como jugador del Racing 92 francés que llega al equipo para "ganar títulos" y seguir dando brillo a su impresionante palmarés.

"He venido al Racing 92 por varios motivos. Ante todo, comparto con el club y con su presidente Jacky Lorenzetti la misma visión, la de ganar títulos. Ya hay jugadores de gran calidad. He jugado para los Crusaders y los All Blacks, que han ganado muchos títulos. Quería un equipo con la misma visión que yo, la de ganar títulos", declaró Carter, que acaba de conquistar su segundo Mundial (tras el de 2011) y que ha sido elegido mejor jugador del mundo por tercera vez al término de la competición.

Carter (33 años, 112 partidos como internacional), que ostenta el récord de puntos marcados en partidos internacionales (1.598) y que se comprometió por tres temporadas, prefirió un equipo francés que otro inglés o japonés para poder volver a un país donde ya tuvo una primera experiencia, en el Perpiñán en la 2008-2009.

"Es muy diferente a hace seis años, cuando sólo vine para seis meses. Siempre supe entonces que sería una aventura corta. Y esa es una de las razones por las que he venido", comentó.

En el Perpiñán dice que comprendió "cómo de increíble es Francia como país, por lo que quería volver más tiempo", subrayó.

En aquella primera etapa en Francia, su camino fue especialmente corto, ya que poco después de su llegada sufrió una grave lesión de rodilla.

- Soportar la presión -
El jugador mejor pagado del campeonato francés de rugby explicó por otra parte que no sentía más presión en el Racing 92 que en otros momentos de su carrera.

"Siempre he tenido presión y me gusta. Si me preparo como debo creo que puedo sobrellevarla. No estaré siempre perfecto, voy a fallar penales por ejemplo (risas)", indicó.

"Sé que hay una presión añadida, pero las cosas son así. Hay muchos jugadores talentosos en el Racing 92 y siempre es difícil llegar en medio de una temporada, las cosas son así. Mi primera prioridad no será ganar partidos, sino integrarme", añadió.

El sábado, Dan Carter será presentado al público de Colombes con motivo del partido contra el Toulouse en la liga francesa, el Top 14, y se entrenará por primera vez con sus nuevos compañeros el martes de la nueva semana.

Una nueva realidad
La partida de Carter a Francia, ahora en un contrato largo, marca una nueva realidad en el rugby mundial. Hasta ahora, los países del Hemisferio Sur contrataban a sus seleccionados, y exigían que se quedaran en sus países, cediéndolos o firmando contratos a medias con los equipos nacionales. El éxodo de jugadores del Hemisferio Sur al Norte fue en un principio de jugadores que ya habían dejado la selección, o que no llegaban al seleccionado. Luego algunos otros se fueron por contratos cortos –como Carter en 2008- para volver a ser elegibles en el Mundial.

Carter se reiteró de los All Blacks tras el Mundial, por lo cual su situación no cambiará la realidad del mercado, pero es un recordatorio de la presión que está sometido el campeón del mundo, el único de los tres grandes del Sur que mantiene una estricta política de no elegibilidad de jugadores que militen en el exterior.

Sudáfrica fue el primer en aliviar esa normativa, y Australia lo siguió este año, cuando se estableció que solo los jugadores con más de 60 partidos en los Wallabies podían jugar en el seleccionado a pesar de estar vinculados a clubes europeos, lo que permitió la vuelta de Matt Giteau y Drew Mitchell.

Argentina está imponiendo un sistema como el neocelandés, aunque su situación es un tanto diferente: desde enero tendrá por primera vez en la historia una franquicia en el Super Rugby, lo que le dará una posibilidad histórica de desarrollo, ya que esa franquicia será integrada por los jugadores de la selección, y ya no permitirá que jueguen en Los Pumas quienes militen en Europa.

Fuente: AFP y El Observador