Novick tiene el marco pronto

El volante disfruta su mejor momento y está a punto de cumplir un sueño

Desde que llegó a Peñarol, cuando el técnico era Gregorio Pérez, cada día disfruta el sueño de su vida, jugar en el club que lo hizo sufrir y gozar como hincha, pero sabe que esta semana está más cerca de cumplir todo lo que alguna vez imaginó. Aunque el volante Marcel Novick evite hablar de Peñarol campeón, porque dice que “todavía falta ganar un partido”, siente que el equipo recorrió el camino para terminar primero.

“Estamos muy cerca, pero falta ganar”, dice y rememora: “Empezamos muy mal, sufrimos lesiones, expulsiones, perdimos puntos en los dos primeros partidos y sentimos que se nos complicaba el campeonato, pero en ese mismo momento nos propusimos ganar lo que quedaba, y el equipo encontró el rumbo que quería tomar desde el primer día. Hubo charlas, pero en esos momentos en los que no conseguís las cosas hay que hablar poco y mostrar con hechos. Y así lo hicimos”, destaca Novick.

El volante se ganó un lugar como titular en la formación de Peñarol y es pieza inamovible. El domingo faltó en el partido ante Wanderers, porque acumuló la quinta amarilla, pero estará frente a Juventud el próximo fin de semana.

“Fue clave para llegar a este momento las ganas que puso el equipo, la actitud. Ahí estuvo el secreto para reencontrarnos con el camino que queríamos seguir”, agrega.

Novick es hincha antes que jugador. Estuvo en el quinquenio. “Lo que viví en esa época fue maravilloso, único. Y hoy tengo el privilegio de jugar adentro de la cancha”. Con relación a su actuación en el Apertura, expresó: “Estoy muy contento por haber cumplido lo que tenía que hacer. Jugué muchos partidos. Uno siempre sueña con estar en la mayor cantidad de partidos y yo pude cumplirlo, pero lo más lindo que me pasó fue soñar con salir campeón con Peñarol y estamos muy cerca de conseguirlo. Pero no quiero entusiasmarme, es importante tener los pies en la tierra en este momento”.

A lo largo del Apertura fue regalando camisetas de Peñarol a sus amigos, a sus familiares, pero confesó a El Observador que tiene una reservada para encuadrar. “Si todo transcurre normal la del domingo la voy a encuadrar y la voy a colgar en la pared de casa”, expresa con expectativa e ilusión.

El jugador de 29 años podrá cumplir el domingo el sueño de ser campeón con Peñarol.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios