"Nos clasificamos a puro stress"

Mariana Foglia y Pablo Defazio contaron sus sensaciones tras clasificarse a Río 2016 en la clase Nacra 17 de yachting
¿Cuáles fueron sus primeras sensaciones tras haber obtenido la clasificación a Río 2016?
Pablo Defazio (PD): Fue todo raro porque fue una semana muy dura, nos cuesta un poco expresarlo. Estábamos felices, pero quedamos un poco congelados porque fueron dos días muy duros los últimos.

Tenían dos rivales a vencer en la clase Nacra 17, Guatemala y Venezuela, ¿cómo les jugó en la cabeza que Guatemala les sacara ventaja cuando a diferencia de Venezuela no había hecho campaña olímpica?
PD: Independientemente de la teoría de saber que uno estaba más preparado que el otro, sabíamos que los rivales eran los dos y hasta no correr las primeras regatas nunca se sabe. No más arrancó el torneo Venezuela no anduvo como normalmente anda y al tercer día Guatemala nos pasó en un día muy malo y obviamente eso nos preocupó.
Mariana Foglia (MF): Sin embargo, no teníamos que desesperarnos, faltaban seis regatas más y teníamos que mantener nuestra estructura.

¿Dónde estuvo la clave el jueves para descontar los 19 puntos que les habían sacado?
MF: El jueves fue un día de mucho viento y con esa condición estamos navegando muy bien. Pero también fue un día largo. Nos levantamos a las 6, nos sacaron al agua a las 10, pero por lluvia torrencial tuvimos que volver para empezar recién a las 15.
PD: Con viento, la estrategia era no preocuparnos de los rivales. En la primera regata de ese día les descontamos 11 puntos y la segunda no la pudieron completar y llegamos al viernes, el último día de regatas, un solo punto por debajo.

¿Cómo fue esa jornada final?
MF: Como todo el campeonato, durísimo.
PD: Corrimos cuatro regatas. No había mucho viento y el mismo estaba muy inestable. En las dos primeras regatas salimos a marcar a los guatemaltecos y logramos dejarlos atrás. Las últimas dos regatas las decidimos correr como si no tuviéramos rivales. Y nos fue bárbaro. Montamos la primera boya entre los primeros y los dejamos atrás. Fue muy duro, nos clasificamos a puro stress.

¿Cómo es después la convivencia en tierra con los rivales cuando se juega tanto en el agua?
MF: En este campeonato decidimos estar lo más concentrados posibles, porque este clasificatorio no era como los demás, era todo o nada y no queríamos que nada generara distracciones. Pasamos como amargos durante todo el campeonato. Pero así iba a ser lo mejor para nosotros. Alquilamos un apartamento lejos del club y hasta pusimos el barco en un lugar alejado a los rivales.

¿Qué tanto influyó haber viajado con 19 días de antelación?
PD: Fue muy bueno, porque el clima y el viento desde que llegamos estuvo muy inestable; nos sirvió mucho para ver la cancha. Ya habíamos venido el año pasado a correr en Miami, pero no tuvo nada que ver el viento. Hubo una tormenta muy grande al norte hace poco y el clima quedó muy inestable, algo que no es normal acá.

¿Cómo les respondió el barco?
MF: Muy bien. Hicimos una regata preparatoria donde se nos rompió una pieza y no pudimos correr una regata. El barco lo trajimos de Europa, pero también vinimos con timones del barco de Uruguay y otros repuestos. Pero creo que la clave estuvo en las velas nuevas que usamos porque con la puesta a punto del barco estuvimos muy rápidos.

¿Quién les costeó la participación en este torneo?
MF: La Fundación Deporte Urtuguay, el Comité Olímpico Uruguayo y la Secretaría Nacional del Deporte con recursos gestionados por la Federación Uruguaya de Yachting y el Yacht Club Uruguayo.

Y ahora, ¿ya tienen una planificación para su primer Juego Olímpico?
PD: No. Hay cosas pensados, pero no hay plan de acá a los Juegos. Vamos a ir a Europa entre marzo y mayo, dependiendo cuando vuelve el barco, sino igual alquilaremos uno.
MF: Ahora cambia todo. Antes necesitábamos correr contra 50 barcos. En los Juegos vamos a correr contra 20.

En Río ya han corrido en dos Test Events en esta clase.
PD: Sí y es una cancha difícil, de condiciones muy variables. Los campeonatos que corrimos ahí fueron muy difíciles porque por el afinamiento del barco o nuestras condiciones, siempre tuvimos problemas para adaptarnos a la velocidad del barco, cosa que no nos pasó ahora.
MF: En Bahía de Guanabara hay cuatro o cinco canchas y todos los días se rotan entre las clases. Seguro vamos a ir a entrenar ahí.


Populares de la sección

Acerca del autor