Nole, nacido para hacer historia

El hombre que derrumbó los reinados de Rafael Nadal y Roger Federer se convirtió en el primer tenista que gana tres veces seguidas el Abierto de Australia y lo hizo ante quien pretende arrebatarle el número uno ATP

En 2011 Novak “Nole”  Djokovic se sintió listo para dar el gran salto de su carrera. Tenía entonces 18 títulos ATP ganados, entre ellos el Abierto de Australia 2008. Sin embargo, seguía a la sombra de Rafael Nadal y Roger Federer.

Aquella temporada fue memorable: ganó 10 títulos, tres Grand Slams, hilvanó una racha de 41 partidos ganados en forma consecutiva desde que abrió el año, y en Wimbledon se quedó con el número uno de Nadal.

Poco tiempo atrás todos eran mortales en comparación con Federer o Nadal. Pero Djokovic se hizo un hueco en esa dimensión.

Los números lo avalan: desde el US Open 2010 a la fecha, Djokovic solo faltó a dos finales de  Grand Slam: Roland Garros 2011 y Wimbledon 2012.

Y también a partir de ese 2011 se transformó en el jugador de referencia del tenis mundial, más allá de que en Wimbledon del año pasado Federer le ganó en semifinales y le robó el uno hasta el final de la temporada donde todo volvió a su cauce.

Nadal lleva meses lesionado afuera de las pistas mientras que Federer echó el resto el año pasado al reconquistar el número y superar las 300 semanas al tope de la clasificación mundial.

Para este año, el suizo ya anunció que jugará menos torneos y sus puntos comenzarán a quedar por el camino. De hecho, así le devolvió el uno a Nole el año pasado, cuando no se presentó a París-Bercy para reservar su mejor condición física para el Masters de fin de año.  

Es en este contexto, ya de por sí histórico, que se explica el nuevo Grand Slam que ganó el domingo Djokovic al vencer 6-7 (2), 7-6 (3), 6-3, 6-2 a Andy Murray en el Abierto de Australia.

Así se convirtió en el primer tenista en ganar por tercera vez consecutiva el primer Grand Slam del año desde la era abierta (1969).

Murray, quien había roto su maleficio en los grandes el año pasado ante Nole en el US Open, volvió a sucumbir ante el poderío del serbio, de 25 años.

En su historial personal, Djokovic quedó 11-7 por encima del escocés. La final de 2011, que también disputaron entre sí, fue más fácil para el serbio: 6-4, 6-2, 6-3.

Por si fuera poco, este triunfo tiene un efecto psicológico importante en lo que refiere a esa lucha paralela que se pone en juego en cada torneo: el ranking.

Con Federer que baja un cambio y Nadal lesionado, Murray es la principal amenaza que tendrá Nole para cuidar su primer puesto en la clasificación ATP.

Por ahora los separan 4.920 puntos, una ostensible ventaja para el serbio contra el número tres. Por ahora todo quedó igual. 

Sin embargo, a Nole le aguardan duras defensas de puntos (ver cuadro) y en cada una de ellas tendrá el azote del británico, que primero deberá pasar a Federer. Djokovic dio ayer una clara muestra de que para eso falta.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios