No todo lo que brilla es oro en el fútbol español

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional de España, Javier Tebas, estuvo en Montevideo y explicó cómo trabajan para bajar las deudas de los clubes

El despilfarro económico del fútbol español años atrás con pases millonarios y figuras de renombre dejó deudas en la mayoría de los clubes, grandes y chicos, los que aún pagan por aquellas épocas de descontrol.

Si bien en lo deportivo sigue siendo –para muchos– la mejor liga del mundo con la presencia de los dos mejores jugadores del planeta, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, como estandartes, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) –formada por los 40 clubes de Liga BBVA y Liga Adelante, Primera y Segunda, respectivamente– ha tenido que readaptar su gestión y desarrollar un plan para recortar el endeudamiento.

“Fueron ocho años, llevábamos mucha fiesta, muchos ingresos y eso no podía seguir así”, dijo el presidente de la LFP, Javier Tebas, quien estuvo en Montevideo y explicó cómo es el trabajo que lleva adelante para lograr ese objetivo principal, entre otros.

“Por más que se hable de la mejor liga del mundo de nivel deportivo, todavía nos queda por hacer bastante a nivel de la gestión”, expresó el directivo en el seminario realizado ayer en la recientemente abierta sede de la Universidad Católica de Murcia (UCAM) en Montevideo, en el marco de la presentación del Sports Managment Institute, una alianza formada entre la LFP y la UCAM, que a partir de agosto dictará en Uruguay seminarios de gestión deportiva.

El directivo explicó que la LFP es una entidad autónoma que está dentro de la Federación Española de Fútbol y que explota comercialmente la competición. “Por eso nos llamamos Liga BBVA”, señaló, a modo de ejemplo: “Lo que ingresa por ese patrocinio se reparte luego entre los clubes”.

El endeudamiento

En esa gestión, la LFP ha detectado tres errores principales, y el primero es el que ha costado y costará más trabajo: “El importante endeudamiento de una serie de clubes”, indicó Tebas. “Eso no hace decir que, en global, la LFP está endeudada”, comentó.

“¿Pero qué tenemos que entender por endeudamiento?”, preguntó. “Se dice que el fútbol español debe € 3.600 millones, pero ese dato aislado no dice nada. Porque para saber si una persona está endeudada, hay que incorporarlo con los ingresos, si tienen capacidad de devolver lo que debe”, señaló. En ese sentido, agregó que, por todos los clubes, la LFP tienen ingresos anuales por temporada de € 3.500 millones.

Tebas aclaró que de ese monto de ingresos se debe sacar a Real Madrid y Barcelona, los grandes de España, para tener “la foto real” de la situación. “Ambos clubes tienen capacidad importante y no tienen problemas para pagar su deuda, y si los quitamos, con lo que ingresa con el resto de los clubes, tenemos un problema de endeudamiento”, señaló.

El titular de la LFP indicó que merengues y blaugranas tienen deudas de € 350 millones cada uno, pero por cada temporada tienen ingresos de € 600 millones por club. Si se pasa raya, la deuda global, sin los grandes, se ubica en € 2.600 millones contra ingresos que no llegan a € 1.800 millones.

Control previo

Para evitar el despilfarro, la LFP tiene capacidad de controlar económicamente a los clubes según la normativa del Estado español y desarrollo un sistema de sanción previa a las instituciones irregulares. Contrario al método de la UEFA, que castiga a los clubes al finalizar la temporada, la LFP tiene un plan de fiscalización previa.

“Creemos que condenar a un club a posteriori no evita que estos cometan infracciones”, indicó. “Para que exista una competencia leal deportiva, tiene que haber una competencia leal en el ámbito económico. Si algunos clubes no pagan impuestos y otros sí, se hace una competencia desleal porque alguien está fichando jugadores con impuestos que no paga al Estado y compite contra otros que sí los pagan”, comentó.

El método de la LFP consiste en solicitar a los clubes que presenten todos los ingresos que van a tener, ya sea por concepto de derechos de TV, auspiciantes, taquilla de entradas y venta de jugadores. Luego, se evalúa qué deuda tienen –en caso de tenerla–, cómo la van a amortizar y qué cantidad de dinero van a tener para destinar a fichajes.

Si gastan más de lo establecido, los jugadores que estén fichados por fuera de ese monto no pueden jugar. En el verano europeo pasado, cuando se aplicó por primera vez, hubo varios clubes que se quedaron sin fichar jugadores por esa nueva medida.

Además, luego la LFP reunió a todos los delegados de las instituciones y les comunicó lo que podía gastar cada uno. “Queremos ser muy trasparentes, que vean que no hay favoritismos, porque esa es la clave en una gestión de liga: la transparencia”, señaló.

El directivo señaló que el sistema tuvo el efecto de que muchos jugadores del fútbol español se fueron a otras ligas, como la Premier League de Inglaterra, por ejemplo. Pero en lo económico dio resultados. Sin contar a Real Madrid y Barcelona, con los nuevos controles hubo ingresos por fichajes de € 300 millones, monto que fue destinado a amortizar la deuda de los clubes. A eso se le suma una reducción de salarios y gastos en el entorno de € 130 millones.

“Para un presidente de la Liga es triste que se vayan buenos jugadores a otras ligas, pero más triste es que quiebre la Liga y los clubes”, concluyó Tebas.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios