“No quería pagar favores”

Thiago Cardozo recibió a El Observador para hablar de su futura renovación con Peñarol, su salida del grupo Fonseca y las expectativas a futuro

La tensión entre el representante de futbolistas, Daniel Fonseca, y los clubes grandes del fútbol uruguayo alcanzó estos días su punto más álgido luego de la renovación de Rodrigo Amaral en Nacional y la conflictiva salida de Gonzalo Latorre de Peñarol.

En el centro de esa discusión, se coló el nombre de Thiago Cardozo, el arquero de la selección sub 20 que entrena en su club de origen, Peñarol, pese a que desde noviembre del 2014 es un jugador libre y decidió romper el vínculo que lo unía a Fonseca para renovar el contrato con los mirasoles.

“El cambio de representante fue natural. Estoy muy agradecido con Daniel por toda la ayuda que me brindó en su momento. Yo estaba con él desde los 14 años y terminó un ciclo de mi parte. El cambio fue porque pasaron un par de cosas que no me gustaron. Yo me quería quedar en Peñarol y si bien tengo clara la política del club y la situación de los juveniles que no tienen muchos minutos, entiendo que va a ser un desafío muy importante. Me tengo fe para llegar a Primera División”, afirmó Cardozo, recostado en el sillón de la casa de uno de sus mejores amigos, Fabrizio Buschiazzo, también jugador de Peñarol que se recupera de una operación en el tendón rotuliano de la rodilla.

Luego de los saludos de rigor, Cardozo retoma la charla: “El relacionamiento como jugador no era con Daniel, sino con Marcelo, su hermano, que trabaja en el grupo. Daniel es una gran persona, me trató bien y le estoy agradecido”, agrega el arquero que estará en el próximo mundial sub 20.

El 2010 fue un año de luces y sombres. Cardozo perdió a su papá con 13 años y esa enorme tristeza la pudo disimular un poco con su llegada a Peñarol. Tuvo que hacer de tripas corazón y el objetivo de llegar a la Primera División fue su meta desde ese momento.

Ese niño de Juan Lacaze dejó el club Escuela Industrial de Baby Fútbol para llegar a prueba a la pre-séptima del club aurinegro, previa recomendación de otro coloniense respondiendo al llamado de Adolfo “Fito” Barán.

“En el ómnibus éramos cuatro de Juan Lacaze y entre ellos venía Fabrizio, con quien tenemos una muy linda amistad”, dice mientras Buschiazzo lo mira de cerca.

Cardozo, con pasado en la sub 15, sub 17 y sub 20, tuvo una oferta por parte de Daniel Fonseca para salir de Peñarol junto a Gonzalo Latorre, aunque la respuesta fue distinta a la de su amigo.

“Daniel me presentó una oferta para irme de Peñarol para Atenas y decidí rechazarla para pelearla en mi club. Yo a Atenas me iba libre y Daniel me había dicho que algo a Peñarol le iba a pagar. La misma situación que Gonzalo (Latorre), que es mi amigo y le estoy agradecido porque me ayudó cuando yo llegué a Montevideo. El problema es que en esa semana pasaron un par de cosas que no me gustaron y le dije a Fonseca que no quería estar más con él. Le mandé mensajes y me llamó para una reunión que yo fui con mi madre. Él me dijo un montón de cosas y luego me junté con mis amigos para conocer su opinión”.

Dentro del grupo que lo aconsejó, donde obviamente se destaca su madre, también están Fabrizio Buschiazzo, Facundo Ospitaleche, Franco Pizzichillo, Kevin Méndez y el propio Latorre, todos jugadores de la sub 20: “Todos me dijeron que me quedara en Peñarol, incluido Latorre”.

En declaraciones a Sport 890, su exrepresentante dijo: “Cuando la familia de Cardozo tuvo dificultades, el único que estuvo fue Fonseca”, a lo que Cardozo agregó: “Es verdad que cuando falleció mi papá, Daniel estuvo cerca y me ayudó mucho pero ahora son otros tiempos y decidí cambiar el rumbo. De mi parte no volví a hablar con él pero está todo bien. Yo estoy tranquilo con mi decisión”.

Dos horas antes de recibir al periodista y al fotógrafo de El Observador, Cardozo recibió un llamado de Peñarol donde le confirmaban que el contrato por cinco temporadas estaba pronto para firmar, por eso las charlas telefónicas con sus nuevos representantes, Rodrigo Lubetkin y Federico Pamparatto, se repitieron.

Su contrato con Peñarol caducó en noviembre y hace cuatro meses que no tenía un sueldo fijo: “Tenía mucha ansiedad. A mí se me terminó el contrato en noviembre y estamos en marzo. Ya sé todos los detalles del nuevo contrato pero sigo ansioso. Todo ese tiempo sin contrato estaba durmiendo mal porque no sabía qué hacer, dónde iba a jugar, por cuanto tiempo firmaba. No tenía un sueldo fijo, Daniel me ayudó con algunas cosas porque nunca le pedí plata. Yo sabía que en poco tiempo tenía que tomar una decisión importante y sabía que si le pedía plata después no quería pagar con favores. Viví esos cinco meses con mis ahorros, muy apretado con todo, pero no le quise pedir plata a nadie”.

 


Populares de la sección

Comentarios