"No podemos confiarnos"

El volante celeste tiene claro que hay que mantener la cautela en los partidos de repechaje pese a que el rival, Jordania, no tiene historia futbolística

Fue el primero en llegar a Montevideo para ponerse a las órdenes del Maestro Tabárez. Entrenó bajo lluvia y esperó ansioso el viaje que lo trajo hasta Estambul. Ahora solamente piensa en Jordania.

Después de tres años de Eliminatorias, de subidas y bajadas, ¿con qué sensación se quedó?
Todos sabemos que la eliminatoria es muy competitiva. Nosotros arrancamos muy bien y luego se produjo un bajón que nos pegó duro a todos porque nos ganaban partidos en la hora, o nos empataban como nos pasó en el Centenario. Pero vino bien el receso que nos sirvió para descansar y despejar un poco la mente y el partido con Venezuela que fue el punto inicial de la remontada.

Antes de iniciar el proceso existía en el continente entero la clara sensación de que para Uruguay la eliminatoria sería un paseo de salud.
Pero pasamos de depender de nosotros mismos a quedarnos a un paso de quedar afuera. Es inexplicable el bajón que se produjo. Muchos me dicen que con los jugadores que tenemos deberíamos haber clasificado con luz, pero bueno, son cosas que se dan. Y ahora estamos de cara al repechaje.

Acaba de tocar un punto clave, este plantel tiene jugadores de categoría para estar donde está.
Tenemos un gran plantel, nos conocemos de años porque venimos juntos de un proceso de trabajo que tiene una base, pero no se puede perder de vista que otras selecciones repuntaron y hay que tener cuidado porque cada vez va a haber menos cupos para clasificar.

¿Se sienten en deuda por no haber podido lograr la clasificación al Mundial de manera directa?
Deuda no, sabíamos que estábamos a un paso de entrar directo pero no se pudo. De todos modos logramos ser cabeza de serie de un Mundial, cosa que es importante.

¿Cómo repercutió en el plantel el hecho de tener que afrontar el repechaje para llegar a Brasil?
El grupo siempre estuvo bien, nunca bajó los brazos. Complicada siempre la tenemos, pero jamás dudamos de alcanzar la clasificación. Era un desafío importante que teníamos porque llegábamos a la eliminatoria luego de ser campeones de América, pero no se pudo y ahora nos queda esta oportunidad.

En determinado momento Tabárez mencionó que se debía recuperar la intensidad en el juego, que se había perdido eso.
Quizás sí, se bajó el ritmo, la intensidad, dejamos jugar demasiado a los rivales, no presionamos de la forma adecuada ni como antes. Pero agarramos el ritmo nuevamente a tiempo.

El hecho de que el rival, Jordania, no tenga antecedentes, historia ni cuente con un plantel con nombres importantes, ¿qué le genera?
Que es un partido peligro y que no podemos confiarnos. Debemos jugar concentrados, no desesperarnos y llevar estos 90 minutos para luego cerrar en casa. Tenemos esa ventaja en la definición. Pero esperamos dar un paso importante en este primer partido.

El Observador realizó un trabajo que revela que un solo jugador del plantel vale más todo el grupo de seleccionados de Jordania.
Para nosotros es importante tener jugadores que hacen la diferencia pero no podemos confiarnos y descansarnos en eso porque es cuando el jugador más mete. Acá no hay que pensar en lo que vale cada jugador o en la calidad o diferencias que puedan existir porque vamos a enfrentar a jugadores con hambre.

Se achicó el margen de error.
Es la última y tenemos que ganar porque no tenemos otra chance.

Es sacrificada y dura la Eliminatoria.
Sí, ahora que estoy en Estados Unidos me resulta más sencillo el tema de las horas de vuelo a Uruguay pero cuando estaba en Italia viajaba 12 o 13 horas, tenés alguna escala de pronto con cuatro horas de espera. Es muy complicado y esa parte no se ve.

No se ve pero desgasta.
Claro, desgasta la Eliminatoria, pero no deja de ser una satisfacción defender a tu país, por eso el esfuerzo se hace con ganas.


Fuente: Jorge Señorans enviado a Estambul, Turquía

Populares de la sección

Comentarios