“No me sentí querido por el hincha”

El técnico de Peñarol habló de lo que le dejó el Uruguayo, los seguidores del club, de su bronca con algunos dirigentes, su alegría por lo que sucedió con Pacheco y del sabor amargo de la Copa

¿Cómo vive estos momentos posteriores al gran partido de la final y luego de ese gran triunfo?
Tranquilo. Lógicamente feliz porque en definitiva lo que queríamos lograr era esto después de un año difícil. Pero ni mucha euforia ni mucho dramatismo. Lo que me dejó feliz y me llenó fue la manera como jugó el equipo. No soy de grandes festejos, se lo dejo a los jugadores. Sí en lo íntimo uno se siente pletórico, aparte enfrente estaba Defensor que para mí merece mucho respeto y también me puse en el lugar del rival, del técnico, de los jugadores, de la misma hinchada que uno tanto quiere.

Seguramente la final la estudió en su cabeza muchas veces. ¿Pensó que la diferencia en la cancha iba a ser tan grande?
No. Porque considero que Defensor es un gran equipo y que dentro de muchas virtudes que mostró es la solidez que ha tenido y era muy difícil superarlo por tanta claridad en el juego. Por eso, a pesar de que era una final, debido al juego que mostramos, la disfruté como muy pocas veces me ha pasado como entrenador. Esto redondeó todo lo que uno busca y fue nada menos que una final que nos dejó ser campeones uruguayos que era lo que veníamos a buscar cuando llegamos a Peñarol, por lo que la satisfacción era doble.

Hubo momentos especiales, pero la semana del clásico fue muy particular ya que tuvo que recibir a varios dirigentes.
Sí, les dije que me parecía totalmente fuera de lugar. Ese domingo después de perder con Defensor, me reuní con el presidente, el vice, con Walter Pereyra y el gerente deportivo en la casa de Juan Pedro y hablamos del momento, de la confianza que ellos tenían de que íbamos a revertir ese momento. Pensé que era suficiente, pero Peñarol es un club en el que la directiva está dividida y todos querían tener protagonismo de hablar y de opinar contra el técnico. Muy en contra de lo que yo pienso los atendí, más que nada por respeto y por educación, pero me molestó muchísimo. Lo que por momentos fueron a buscar fue protagonismo, después se comentaba públicamente. Me pareció totalmente fuera de lugar. Fue una semana difícil.

¿Eso lo cansó un poco?
Totalmente. Porque yo sabía que lo mío ya lo había hablado con la gente más importante de la dirigencia. No me parecía bien que en la semana previa al clásico tuviera que reunirme tres o cuatro días con diferentes sectores de la directiva. Estaba totalmente fuera de lugar y me fastidió, me molestó, más que nada cuando lo único que se busca es querer tener el protagonismo y beneficios políticos y yo como entrenador no puedo estar prestándome a eso. Estuve perdiendo el tiempo en una semana en la que debería haberme preocupado exclusivamente del equipo, atendiendo a algunos dirigentes que lo que me podían aportar a mí era muy poco.

Pero, ¿no está bien que como dirigentes se interesen por la situación?
La preocupación existía, pero supuestamente la directiva es una. Si estuve dos o tres horas hablando con el presidente, es la representación de la directiva. No puedo estar el lunes, martes, miércoles con diferentes grupos. No me puedo desgastar así en la semana previa al clásico. Aparte, hay que escuchar cada cosa que hay que tener mucha tranquilidad para no reaccionar mal. Inclusive yo sabía que algún sector de esos que fueron a hablar conmigo, el sábado, un día antes del clásico me querían echar. Me parece muy hipócrita. Pero por suerte pasó y por ahí, muchos de esos hoy se tienen que estar mordiendo la lengua porque el tiro les salió por la culata.

Pidió a Pacheco antes del inicio del Uruguayo. El hecho de que él haya ganado como ganó otro título, ¿es un triunfo suyo también?
No. Yo me siento feliz porque por todo lo que le había dado Pacheco a Peñarol, se merecía esto. No estando en Peñarol, el mismo día en que se fue del club, yo tuve una reunión con él en la Hostería del Lago y lo quise llevar a Godoy Cruz. Estuvo reunido conmigo y siempre pensé que Pacheco se tenía que retirar en Peñarol por todo lo que le había dado. Me parecía lo más justo. No es que yo me sienta responsable, me siento contento por el fútbol, porque creo que cuando sos tan importante en un club, se tiene que hacer justicia. A lo que ayudé es a que se hiciera justicia con alguien que se lo merecía.

¿Se ganó el crédito del hincha?
(Duda). No, no sé. Si bien siempre tuve el respeto del hincha más allá del momento difícil del Franzini en el que todo el mundo estaba molesto y con razón porque el equipo no obtenía resultados, siempre el hincha de Peñarol me respetó. Tampoco me sentí querido por la hinchada de Peñarol y es normal. Te los tenés que ganar. Yo no sé si alcanza para ganarte el crédito de la hinchada porque es un club tan grande, tan rico y con tantos logros que están acostumbrados a otros logros. Pero yo creo que me van a tener un poco más de respeto del que tenía la semana previa al clásico.

¿Su padre está contento por el triunfo de los colores?
Uno siempre es hincha de uno y mi viejo es hincha mío y en su momento de mi hermano. Siempre dije que de chico era hincha de Peñarol, pero la felicidad de la familia más que nada pasa porque pude lograr lo que yo quería y porque el momento difícil que nos tocó pasar, ahora lo estaba disfrutando.

La Copa Libertadores no fue lo que ustedes esperaban.
A pesar de que se dijo que yo no le daba importancia a la Copa, siempre pusimos lo mejor que teníamos. Me dejó un sabor amargo.


Populares de la sección

Comentarios