“No me quiero marear con nada”

El volante de Peñarol habló de su presente con El Observador y la importancia de sus goles, la punta y el partido que se viene ante Danubio, el club que lo hizo conocer

El Pinar es la casa de uno de los últimos goleadores de Peñarol: Sebastián Píriz. El volante atraviesa un gran momento y ya piensa en Danubio, un rival muy especial, el que lo hizo conocer en el mundo del fútbol.

A sus dos perros pitbull los mandó para el fondo.

En su hogar recibió a El Observador y admitió: “Estamos en un momento dulce, sobre todo, porque el equipo gana. Eso da confianza y tranquilidad, porque además, le ganamos al club que nos seguía en la tabla”.

Ahora parece un jugador mucho más ofensivo, como si jugara en otra posición de la cancha, aunque no es así.
No, engaña a la vista porque estoy haciendo goles, pero en realidad, concretamente es la misma función que vengo haciendo desde hace un tiempo.

¿Qué le pide el técnico?
Que tenga un juego ordenado, que entre los del medio le demos equilibrio al equipo, que no se parta. Eso es fundamental.

Como que usted ha ido ganando confianza con el correr de los partidos.
Al principio Pablo (Bengoechea) comenzó jugando con Jonathan (Sandoval) como titular y yo entraba en los segundos tiempos. Cuando me dio la oportunidad de empezar de entrada, traté de no desaprovecharla y ahora tengo la tranquilidad de que estoy jugando los 90 minutos.

Peñarol no llena los ojos, a veces se ve superado por el rival. Sin embargo, logró ganar estos últimos partidos para quedar solo en la punta.
El partido ante El Tanque terminamos mal, no jugamos tranquilos dentro del área. River nos complicó, pero aguantamos en la media cancha con los cambios que hizo el técnico y hay que seguir de esa manera y mejorando entre semana en las prácticas. Eso da tranquilidad para el equipo entero y la defensa juega más tranquila.

Precisamente, tienen la valla menos vencida del torneo.
Sí y eso es muy bueno. Recibimos pocos goles y ahí se ve el trabajo en conjunto con los compañeros y el cuerpo técnico.

¿Qué le falta a Peñarol para mejorar?
Que los jugadores con gran pie tengan más confianza. Gabriel (Leyes) entró y convirtió y eso ya le quitó un peso de encima. Debemos tener más confianza entre nosotros.

La ansiedad le jugó una mala pasada al equipo en más de un partido.
Es cierto. Nos falta tener la pelota y cuando sucede eso, el equipo se muestra nervioso. Nos pasó ante Sud América que queríamos llegar de cualquier manera al área rival y así lo pagamos.

Y ahora se viene un partidazo ante Danubio que es el escolta.
En la Copa no está jugando de la mejor manera, pero en el torneo está a tres puntos y ahí arriba. No podemos minimizarlos por el mal rendimiento que han tenido en la Copa. Esto es distinto y ya lo han demostrado en el Clausura pasado y por algo son los actuales campeones uruguayos. Tienen gran parte del plantel anterior y al mismo técnico. Hay que respetarlos.

Para usted, enfrentar a Danubio, ¿sigue siendo un partido diferente?
Es que estuve 11 años en ese club, desde infantil a Primera. Pero le debo respeto a Peñarol que es el club al que defiendo ahora. Obvio que para mí enfrentar a Danubio siempre es un partido distinto. Danubio me dio el empujón a esforzarme, pero ahora doy lo mejor de mí en Peñarol y esperamos seguir como únicos punteros.

¿Cree que ahora la hinchada le va a pedir más goles por su momento goleador?
(Se ríe). Estaría bueno… Pude aprovechar un par de pelotas quietas en los dos partidos pasados y eso siempre suma.

¿Pensaba que podía tener a esta altura tres goles en el campeonato?
No, la verdad que no. Pero sabía que se podía dar por los trabajos que hacemos entre semana. Por suerte, pude convertir y fueron goles determinantes, sobre todo, los últimos dos. Mi fuerte justamente es ir por arriba y se dio la casualidad que anoté en dos partidos seguidos.

Tuvo un altercado el domingo con Claudio Innella y lo fue a buscar al vestuario luego del partido.
Es que hablé con él cosas de fútbol dentro de la cancha y un comentario suyo no me gustó. Le dije que lo hablábamos después del partido y por eso lo fui a buscar para aclarar unos temas, pero no salió del vestuario.

¿Es su mejor momento en Peñarol?
Es un lindo momento, pero lo mejor lo viví cuando fui campeón uruguayo. A mí me gusta vivir el día a día y no me quiero marear con nada.

¿Hay jugadores que se marean?
No sé, pero a mí me gusta mucha humildad y sacrificio. Si no sos humilde, seguramente esta carrera después te puede pasar factura.


Populares de la sección

Comentarios