“No me olvido más de cuando eliminamos a Uruguay”

Rodrigo Salinas, el mejor jugador de la selección chilena de handball, admitió a El Observador que su equipo debe crecer, pero también tiene un grato recuerdo de la clasificación a Doha

Rodrigo Salinas, con 25 años, es el jugador del momento y del futuro de la selección chilena, la misma que eliminó a Uruguay de este Mundial de Catar en junio pasado en Canelones.
Este jugador de Steaua de Bucarest, es uno de los pocos que no son amateurs. Ya tuvo un pasado por Granollers del notable handball español. Es el goleador chileno en este torneo con 20 goles en cuatro encuentros y en su historial lleva 206 tantos en 66 compromisos internacionales.

Luego de la derrota ante Bielorrusia que los eliminó de la carrera por el título a la roja sudamericana, el jugador dialogó con El Observador mientras sostenía en su mano derecha una bolsa de hielo que se aplicaba en su golpeado brazo izquierdo.

¿Qué le pareció la actuación de los nuevos valores jóvenes de esta selección chilena?
Me pareció correcta, pero aún están en período de crecimiento al igual que todo el equipo y eso se nota en un partido de primer nivel y contra jugadores muy buenos. Eso es lo que pasa, ahora le aguantamos 40 minutos y luego cada uno pone un granito en cada fallo, se acumulan los fallos y nos sacan de 7 o de 10 tantos y ahí nos juegan con el tanteador y solo es cuestión de tiempo para que termine el partido. Seguimos sin bajar los brazos, sin bajar la actitud, pero este equipo está en crecimiento. Hoy ante Bielorrusia teníamos toda la ilusión del mundo en hacer un buen partido e intentar ganar, pero nos perdimos 5 minutos y el encuentro se acabó.

El partido con Brasil que se viene, ¿sería una revancha de lo que pasó en Uruguay?
Sí, más que una revancha lo vamos a tomar como un partido que tenemos que ir a crecer y tenemos que ir a ganar. O sea, todos los encuentros salimos con la misma intensidad pero también sabemos lo que tenemos enfrente. Lo bueno es que a Brasil lo conocemos bien, jugamos hace muchísimos años contra los mismos jugadores y creo que le podemos pelear un poco más. Igual vamos a salir a ganar como en cada partido que jugamos.

¿Lo van a tomar como una final?
Por supuesto. Si bien no clasificamos para jugar por el título, tenemos la posibilidad de jugar la Copa Presidente (que la juegan los últimos tres de cada grupo) e intentar ganar todos los partidos. Pero a Brasil le vamos a plantear un buen encuentro, se la vamos a complicar.

De todas maneras, estos partidos en el Mundial a ustedes les sirve como aprendizaje también para jugar en la elite del mundo del handball.
Claro. Y aparte de la elite, como tenemos jugadores muy jóvenes de 20 a 23 años, somos una selección muy joven y el principal objetivo de todo este ciclo es clasificar a los Juegos Olímpicos de Río y yo creo que esta clase de encuentros a máximo ritmo y máxima intensidad, te hacen crecer, aunque hayamos perdido por muchos goles.

¿Qué le dicen su excompañeros españoles sobre el rendimiento de Chile?
Nos conocen como una selección de mucha garra, de mucha entrega, aunque el resultado esté muy adverso, siempre vamos a intentar aunque quede un segundo, pero claro, siempre se quedan con el mismo discurso: nos falta crecer, nos falta crecer mucho, nos falta ser una selección más profesional, con más jugadores que estén en el exterior y eso lo va a dar el tiempo y el trabajo día a día que te hace más grande.

Ustedes vienen a jugar acá porque quieren, no porque les pagan en sus federaciones. Tienen un espíritu amateur como pasa por ejemplo en Uruguay. ¿Cómo ve eso?
Yo estoy seguro que muchos europeos no harían ni la mitad de lo que estos chicos hacen. Yo tengo la suerte de ser profesional y estar jugando en Europa y es lo que amamos. Si bien los otros rivales, como quien dice, son profesores, estoy seguro que la mitad de los europeos, si tuvieran que hacer lo que hacen estos chicos en Chile, la mitad de ellos no estaría aquí. Estoy seguro.

La noche en que dejaron afuera a Uruguay del Mundial fue muy especial, ya que fueron perdiendo gran parte del partido y ganaron al final por un gol para clasificar a Catar.
No me olvido más de cuando eliminamos a Uruguay. Había un gimnasio lleno, todo el público en contra, la misma selección que vino aquí estaba allí y ese partido además de ganarlo en un final de infarto y por un solo gol, me quedo con lo positivo del crecimiento que tuvo todo el equipo en ese partido. Ese encuentro le dio un pasito de crecimiento y de madurez a estos chicos de nuestra selección para afrontar otras cosas. Se clasificó y el Mundial es otra cosa, es aprendizaje pero hay que tener más contacto, más juego y ser un poco más profesionales, porque considero que todos somos profesionales en algún sentido, pero nos falta la ayuda detrás.


Fuente: Marcelo Decaux, invitado a Doha, Catar

Populares de la sección

Comentarios