“No me animo a decir que estamos mejor que en Sudáfrica”

En la última conferencia antes de partir a Brasil, Tabárez habló del equipo, de Suárez, de Lugano y de su tercera experiencia mundialista

¿Cómo ha sido la preparación previa al Mundial?

Hemos visto cierta evolución en estos dos partidos que jugamos. No en cuanto a la exposición futbolística, sino a otras cosas más importantes. Hay que seguir con la preparación, quedan tres sesiones de entrenamiento antes del lunes y creo que junto con lo que hagamos en los cuatro días allá en Brasil antes del debut, vamos a llegar en buenas condiciones. El estado sanitario es normal, solo tuvo un inconveniente Giménez, un pequeño esguince de tobillo, y Diego Pérez evolucionó bien de la fatiga muscular y hoy trabajó a la par en un trabajo intenso. 

¿Qué siente al dirigir su tercer Copa del Mundo?

Tengo alguna idea de lo que es el Mundial, el significado que tiene, en cierto sentido es una satisfacción y me sigo sorprendiendo de que mucha parte de mi vida anterior ni siquiera imaginaba que esto podía suceder, pero no gasto tiempo en eso, pensaré en eso cuando no esté en el fútbol, veré que pasó y veré más despacio a la nostalgia. Ahora tengo que ocupar la mente en preparar el equipo y tratar de conseguir cosas en Brasil. 

¿Cómo evalúa a los rivales de Uruguay de acuerdo a los amistosos que jugaron?

No hago interpretaciones, no me interesa. Sí hemos mandado analizar los partidos y ya está quedando información, pero es general y para nada de lo que pase en los partidos de preparación; es un índice fiable para saber la realidad de los partidos. Por ejemplo, Inglaterra e Italia cambiaron totalmente sus equipos. La cosa pasa por cosas generales que se repiten de las eliminatorias y que tal vez aparezcan a la hora de los partidos. Otros aspectos como posibles integraciones las sabremos, en el mejor de los casos, el día anterior al partido. 

¿Cómo sigue la evolución de Suárez?

La evaluación día a día y si supera ciertas exigencias de  trabajo se le exigirá más. Hizo trabajo en bicicleta, elíptica, que es un paso más y segun como responda a eso, veremos si está en condiciones de ir al campo a caminar y correr. Pero siempre evaluando día a día, que no haya inconvenientes que le puedan generar líquido o un derrame. Hasta ahora la cosa va bien, se sigue el plan del cuerpo medico y estamos totalmente adheridos a eso, estamos esperanzados de que la mejoría continúe. No establecer plazo ni vaticinio porque esas cosas traen problemas. 

¿Le prohibirá algo al plantel durante el Mundial, redes sociales por ejemplo?

No, no lo hicimos en ocho años. Los futbolistas saben lo que tienen que hacer y lo que no. Soy de consensuar y hablar de los asuntos y dejar la solución en manos de las personas que trabajan conmigo. No me gustan los decretos y prohibiciones. 

¿Cómo será el trabajo en Brasil?

Mantener el trabajar ciertos aspectos con lo que queremos del equipo. Intensidad del juego con lo físico, pero con ejecuciones técnicas, toma de decisiones, lo venimos haciendo desde que empezamos y cada vez la adaptación es mejor. Lo haremos hasta que llegue el momento de bajar las cargas para que el equipo esté fresco y pueda brindarse mucho en lo físico y en el juego. Y también continuar juntando información para definir con que equipo jugaremos ante Costa Rica. 

¿Qué diferencias encuentra con respecto a los anteriores Mundiales que dirigió?

En el primer Mundial, mas allá de tener una idea quizá, no lo viví con el grado de experiencia que traen los años, de tener otra realidad del fútbol mundial; ya en el segundo fuimos con algunas de esas ideas y en este me encuentra mas definido en la experiencia, en ocuparme de las cosas que realmente pueden necesitar de nuestro aporte o atención. En el primero estaba en época, me quejaba del poco tiempo que tenía con los jugadores, ahora lo primero que hacemos es decir, tenemos este tiempo, este plantel, cosas adelantadas y nos da el tiempo para ciertas cosas y sacar de la cabeza aquello que puede ser bonito pero superfluo y nos complicaría. Apelamos a las mismas cosas de hace cuatro años, pero con la experiencia mundialista de 15 futbolistas que están en la nómina, lo que nos facilita las cosas y al grupo lo define más. Tenemos claro la imagen que queremos dar futbolísticamente. Se ha logrado unificar las cosas y tiene que ver con la experiencia que se tiene en este tipo de trabajos y como entrenador me siento mejor que la vez anterior. 

Dos preguntas, ¿por qué Lugano no estuvo en la cancha y piensa que habrá alguna sorpresa en el Mundial?

Lugano hizo una parte del trabajo en el gimnasio, pero el otro, carreras en pendiente y trabajo en el cajón, no los hizo porque no quisimos que pasara por esa exigencia, pero trabajará normal en la tarde. Sorpresa no se, no quiero decir absolutamente nada. Lo que surja del equipo se verá al momento del partido. Cualquier expectativa y rumor no es bueno para nosotros. Y más allá de que se nos critica porque trabajamos a niveles de privacidad extremos para algunos, tenemos que pensar en lo que nos convenga. La información la damos y no vemos necesaria que se hagan ciertas cosas si consideramos que no son convenientes. No hacer comentarios sobre eventualidades, estamos en el día a día, esta preparación nos da datos importantes, pero aun desde el punto de vista teórico, si un equipo de hace 4 o 5 años se maneja con una base no habrá sorpresas. Depende del partido, del rival, tenemos información pero no es un tema que nos desvele en este momento. Nos tomamos el tiempo por lo menos para que una posible equivocación sea por un apresuramiento indebido. 

¿Se puede comparar la selección que llegó a Sudáfrica con la actual?

Es difícil comparar momentos con cuatro años de distancia entre un acontecimiento y otro. Me hace acordar cuando se compara a un jugador o a un boxeador de esta época con otro de hace 40 años. Para la parte deportiva no tienen interés, son ejercicios mediáticos. En esto es lo mismo. Los niveles experiencia son diferentes y puede tener su influencia, la potencialidad del equipo es algo a favor que tenemos. En aquel momento era aquella situación y sería injusto y temerario decir que estamos mejor. No queremos dar espacios a que se interprete mal. Cada competición tiene su propia realidad. Nadie en 2010 dijo que Italia y Francia iban a quedar en la primera fase y fueron finalistas en 2006. No sé si estamos mejor, sí que pasaron cuatro años, hay futbolistas con experiencia mundialista, alguno que esta en la edad de rendimiento ideal, pero veremos como influye a la hora de jugar los partidos, que hay cosas que también dependen de lo que el rival nos oponga a nosotros. No me animaría a decir que vamos a estar mejor que en Sudáfrica.


Populares de la sección

Comentarios