No les importó el riesgo y cruzaron de Israel a Jordania

La historia del largo periplo que vivieron los uruguayos radicados en el país hebreo para cruzar la frontera a una nación musulmana con la que estuvieron en guerra hasta 1994

Después de viajar dos horas por territorio israelí la caravana de ómnibus llegó a la frontera con Jordania. Debieron abandonar los autobuses y cruzar la aduana caminando donde fueron sometidos a controles de seguridad. Del otro lado, abordaron ómnibus con matrículas jordanas. Las recomendaciones fueron claras: no llevar elementos identificatorios con Israel, tratar de pasar desapercibidos. El peligro siempre estará latente.

Pero nada de eso le importó a los uruguayos que viven en Israel. Decididos a alentar a la celeste tomaron el riesgo que implica para todos ellos visitar cualquier país árabe.

Cada uno de estos descendientes de israelíes es una historia. Cada uno tiene su propio relato sobre lo que significó para todos entrar en una zona musulmana.

Ignacio Reis se encuentra estudiando en Israel. Forma parte de un plan llamado Shnat Hajshara.

“Somos 19 chicos que viajamos y que en este momento nos encontramos viviendo en un kibutz llamado Barkai. Contratamos una van para ir desde el kibutz hacia la frontera. Demoramos media hora. Pasamos la frontera caminando, donde nos hicieron controles de seguridad y mostramos el pasaporte. Apenas cruzamos, un ómnibus contratado por el paquete de viaje nos llevó por la capital Ammán”, comenzó diciendo Reis a El Observador.

El joven agregó que: “Jordania es un país árabe-musulmán, y si bien el Estado tiene un tratado de paz con Israel, la sociedad jordana no es del todo simpatizante de Israel. Existen alertas del Ministerio de Exteriores de Israel sobre visitar cualquier país árabe, entre ellos alerta especial para países como Jordania. Sumado a ello, el mundo árabe se encuentra en un período de futuro incierto y de varios cambios y agitaciones por lo que agrava más la situación. O sea, es peligroso pero igual es imposible que se den cuenta que sos judío si no llevas nada que te delate. Hasta es más probable que sospechen que sos uruguayo por el idioma y por los rasgos que judío”.

Reis concluyó brindando otro dato de la experiencia del grupo: “En nuestro caso para muchos fue complicado convencer a nuestros padres que nos dejen ir al partido, pero mucho más complicado fue convencer a nuestros encargados, porque si pasa algo la imagen del movimiento que estamos representando queda devastada”.

Sin miedo, pero...
Miguel Fruchter también se embarcó en la aventura. “Los uruguayos en general no tenemos miedo pero no estamos muy confiados ya que somos israelíes también y siempre puede aparecer algún loco o extremista que junte el fútbol con antiisraelí y haga alguna locura, pero acá estamos, para alentar a la celeste”.

“Yo creo que vamos a ser más de 1.000  uruguayos que vivimos en Israel y estamos esperanzados de vivir una fiesta y de alentar a nuestra selección ya que a la celeste la sentimos como parte nuestra”, agregó.

Al ser guía turístico no es la primera vez que Miguel pisa territorio jordano. “Es común que los israelíes visiten Petra. Ellos hablan árabe y muchos inglés y nos entendemos. Nosotros hablamos principalmente hebreo pero algo de árabe entendemos ya que es un idioma que habla más de un 20% de la población que son de los árabes israelíes y es también una lengua oficial del Estado”.

“Mi nombre es Yehoshúa (José) Mittelman, tengo 70 años y hace 50 que vivo en Israel, pero viajo a menudo a Uruguay y tengo allí numerosa familia. Para mí la celeste es una pasión, y el poder venir a Jordania a ver a Uruguay es una gran emoción”, comentó a El Observador.

Sobre los riesgos indicó que “Jordania firmó hace años un tratado de paz y existen buenas relaciones entre ambos países y que hay bastante turismo de Israel a Jordania. Riesgos existen tanto en Nueva York, Londres o cualquier otro lugar. Tenga en cuenta que viajamos desde Israel 600 uruguayos. El hebreo y el árabe son idiomas completamente diferentes, así que nos comunicamos en inglés”.

Juan Fridman fue el organizador de uno de los tours. “Estamos en un hotel a unos 10 minutos del Meridian, el hotel de la selección”.

Paz desde 1994
El 26 de octubre de 1994 Israel y Jordania firmaron un acuerdo de paz tras estar en conflicto desde 1948 por la llamada Guerra árabe-israelí, cuando Jordania se llamaba Transjordania (en 1950 adoptó su nombre actual).

Ese fue el segundo tratado de paz que firmó Israel después del signado con Egipto en 1979.

El tratado se firmó en Aravá, una ciudad fronteriza entre el desierto del Néguev de Israel y el sur de Jordania. Fue allí donde, según la Biblia,pasó el pueblo hebreo de su éxodo de Egipto.

“Como hay paz con Jordania desde 1993 la relación es bastante cordial, también a nivel de embajada y gubernamental. Hay tres cruces de frontera porque tenemos 700 kilómetros de frontera con Jordania. Por el centro, a la altura de Jerusalem, por el norte y otra por el Mar Rojo. Es común que el israelí cruce porque le atrae mucho conocer Petra que es una de las maravillas del mundo”, contó Fridman.

También indicó que “nosotros tenemos que ir por la frontera del norte porque la del centro no se puede tomar ya que hay un acuerdo entre ambos países para que esa frontera sea utilizada por extranjeros o gente con visado especial. Entonces debimos ir por la frontera del norte. El israelí no necesita visa. Son unas dos horas hasta Jordania y luego cruzamos el puente sobre el río Jordán donde nos subimos a autobuses jordanos y fueron dos horas más en territorio jordano hasta llegar a Ammán”.

Fridman  agregó que: “Hace poco me llegó la camiseta por internet, me la mandaron de Londres. Uno sigue viviendo y sintiendo a Uruguay. Somos uruguayísimos, más que ustedes porque están en el país y lo viven a diario. Pero para nosotros es estar siempre recordando. Yo me acuerdo de los jingles del Estadio, de la música de la Vuelta Ciclista. Llevo 37 años en Israel, me fui cuando tenía 20”.

Un detalle que no es menor es que los uruguayos que viven en Israel tendrán que pasar la noche en Amán. Es que la frontera cierra a la hora 21 y no tendrán forma de volver.

Prohibido ir en auto
Reis acotó otro dato de la realidad: “Los autos israelíes tienen prohibida la salida de Israel a sus respectivas fronteras por cuestiones de seguridad”.

Un aspecto importante es que para los israelíes fue obligación cruzar la frontera con un guía israelí que se haga responsable.

“Hablando en términos de origen, el idioma hebreo y el árabe provienen de la lengua semítica por lo tanto tienen una suerte de parecido pero en la práctica mis amigos y yo que sabemos hebreo no entendemos nada el árabe”, reveló Fridman.

Pero al margen de barreras idiomáticas, clases sociales, aspectos políticos o religiosos, una innumerable cantidad de uruguayos tomó el riesgo de cruzar la frontera para alentar a la celeste.

Atrás quedan las huellas de un conflicto interminable entre judíos y musulmanes. La paz lleva casi 20 años de presencia entre ambos países. Sin embargo, el temor o las precauciones existen, aunque mucho más importante que eso es hinchar por Uruguay. 

Uruguayos llegan a Jordania para ver el partido de los celestes

Fuente: Jorge Señorans, enviado a Amán

Populares de la sección

Comentarios