Ni hablar de subestimar en Peñarol

Pablo Bengoechea no quiere que le suceda lo de Jorge Fossati el año pasado y quedarse cerca del título

Ser campeón no es una meta, es una actitud”, reza un cartel que está pegado con cinta adhesiva en la puerta del vestuario en Los Aromos. Un mensaje directo del cuerpo técnico encabezado por Pablo Bengoechea hacia sus futbolistas.

Más allá de la clara molestia que mostró con el aporte ofensivo en la conferencia de prensa post clásico en pleno Estadio Centenario y luego también en la atención a los medios del pasado martes en la concentración mirasol, el DT carbonero tiene muy claro que se juegan todo el año en estos nueve puntos que restan del Torneo Clausura ante Rentistas, Fénix y Racing.

Y obviamente que Peñarol no puede subestimar a nadie porque ha perdido puntos increíbles con equipos que pelean el descenso. Claro ejemplo de ello es que dejó dos unidades por el camino ante Tacuarembó y otras dos contra Atenas de San Carlos.

Ni que hablar que también perdió con Sud América en una de las principales sorpresas negativas de esta temporada. Entre esos tres partidos, son siete puntos “ganables” que Bengoechea y sus hombres no pudieron conseguir, con los que hoy estarían despegadísimos en la punta del Clausura y no solo a una unidad de los segundos.

El síndrome Liverpool
El año pasado, luego de la notable euforia que significó ganar un clásico histórico por 5-0, este plantel de Peñarol –con algunas diferencias– logró vencer luego –y también por goleada–, 4-1 a Juventud de Las Piedras.

Pero un resbalón en la siguiente fecha ante Liverpool, con el que apenas se logró empatar 1-1, dejó por el camino a los dirigidos entonces por Jorge Fossati.

Fue también en mayo, como van a ser los dos partidos que vienen ante Rentistas y Fénix, ya que el último del Clausura se disputará en junio.

Liverpool, el equipo que dejó con ese empate a Peñarol fuera de la posibilidad de pelear el título el año pasado –pese a toda la pompa de aquel 5-0 del clásico–, terminó descendiendo a la Segunda división profesional.

Peñarol no quiere repetir la historia. Si bien Bengoechea no estaba en ese cuerpo técnico que quedó eliminado de la definición del Uruguayo, tiene muy claro que no hay que bajar la actitud en estos tres encuentros en los que se juegan los seis meses de trabajo.

Por eso, durante estos días apuntará a mentalizar a los futbolistas con relación a lo que se viene, algo trascendente para todo el plantel. Más allá de la planificación futbolística, también está la mental y eso no pasa inadvertido para el cuerpo técnico mirasol.

Bengoechea y sus jugadores saben que estas serán tres finales y que si bien los equipos a los que enfrenta prácticamente no se juegan nada –ya que están casi salvados del descenso en algunos casos y no tienen posibilidades de copas internacionales– no puede haber un resbalón como lo hubo ante Liverpool el año pasado y que costó carísimo.

Quizás el que más se juega es Fénix porque aún corre cierto riesgo en la tabla del descenso.

Rentistas tiene a su técnico, Manuel Keosseian, en la cuerda floja, ya que ha perdido varios encuentros. Sin embargo, si bien en el Apertura pasado se le ganó cómodamente (4-0), en el Clausura anterior fueron los rojos los que ganaron 2-1.

En tanto, Racing, que marcha último en la tabla, normalmente se ha caracterizado en la historia por complicarle la vida a Peñarol y se van a medir en la última fecha.

De los últimos cuatro encuentros entre ambos, los aurinegros ganaron uno solo, los albiverdes dos y el restante fue empate.

Por todo esto, Pablo Bengoechea sabe que no se puede fiar de nadie y apunta al talante del plantel.


Populares de la sección

Comentarios