Nandez producciones

La adhesión del capitán aurinegro contagió al equipo y a los aficionados en el triunfo ante Rampla

Adhesión por la causa. Entrega, sudor, nivel futbolístico y contagio hacia sus compañeros cuando las cosas no salían. Eso es lo que transmite el capitán de Peñarol, Nahitan Nandez, quien en seis días jugó tres partidos –dos con la selección– 225 minutos y un viaje larguísimo desde Europa hasta Montevideo. Pero no se hizo problemas. Se calzó la número 25 y fue una vez más el principal protagonista.

Quizás lo que se escribe no sea nada nuevo, quizás sea reiterativo, pero también es verdad.

Lo más importante para Peñarol fue conseguir los tres puntos ante Rampla luego de una semana dura en cuanto a lo político.

Son varios los trascendidos que llegan desde distintos equipos de Europa sobre el interés que existe por Nandez. ¿Cuánto más puede durar en un fútbol que no genera divisas como el uruguayo?

Más allá de ello, el presidente Juan Pedro Damiani dijo luego del 4-1 ante Rampla que va a tratar "de hacer todo para no venderlo en este período de pases".

Los grandes jugadores se ven en los momentos difíciles de un partido. Y en ese aspecto, Nandez tiene para repartir.

Porque Peñarol no aparecía luego de 15 minutos del segundo tiempo de muy pobre factura técnica, de desconcierto total que le había costado el empate con un golazo de Santiago González de chilena, quien definió totalmente solo.

Pero lo malo del equipo de Leonardo Ramos no solo fueron esos minutos, sino también se pudo apreciar en la parte inicial: "Me quedé bastante preocupado por los errores del primer tiempo, más allá de que íbamos ganando 1-0", explicó el DT en conferencia de prensa.

Yefferson Quintana, de cabeza en un córner, anotó su primer gol en Peñarol para el 1-0. Sin embargo, el rendimiento futbolístico aurinegro mostraba muy poco.

En esos 15 minutos iniciales del complemento fue que Rampla tuvo una estancia para avanzar desde su campo al contrario, debido a que no pagaba peaje en la mitad de la cancha y llegó en un par de ocasiones; una de ellas, sirvió para el empate que desinfló aún más a Peñarol que estaba mal en defensa y también en la contención.

Entonces se produjo un cambio táctico interesante: el Cebolla Rodríguez pasó a jugar de volante interno incluso antes de la tonta expulsión de Mauricio Affonso a los 75 minutos, y el equipo recobró llegada, ritmo e ideas, sobre todo, cuando también aparecía Nandez y Hernán Petryk por derecha.

Un jugador que mostró altibajos pero se retiró muy aplaudido por la hinchada fue Diego Rossi. Por un lado, marró dos goles increíbles en la primera mitad, pero por otro, fue decisivo con el 2-1 en el momento justo y cuando parecía que la noche aurinegra se tornaba más negra.

El despliegue del Cebolla se sumó al de Nandez para llevar adelante a Peñarol en un partido en el que sufrió demasiado. Tanto fue así que al final del encuentro se escuchó a la salida de uno de los palcos más importantes del Campeón del Siglo: "¿Cómo se entiende? Terminamos sufriendo y al final, goleamos".

Esa es la definición de Peñarol en la cancha. No solo en este partido, sino en varios. El equipo tiene unas lagunas importantes de las que le cuesta salir. Y ante Rampla, no fue la excepción. Así, todo se torna más complicado.

Quedó tiempo para el llanto de Luis Urruti –relegado a la Tercera división por el técnico en todo el Apertura (en la que fue goleador)– por su primer gol y una joya del Cebolla para el 4-1.

Peñarol avanzó gracias a su efectividad y a Nandez, un jugador notable.



ANTE EL TANQUE ESTARÁ A LA ORDEN EL CACHILA ARIAS

El pasado 24 de mayo en la despedida de Peñarol de la Copa Libertadores de América ante Jorge Wilstermann en el Estadio Campeón del Siglo, Ramón "Cachila" Arias sufrió un desgarro de 5 milímetros en el isquiotibial de una de sus piernas. Debido a ello, se perdió la mitad de ese encuentro y los partidos contra Fénix, Boston River y Rampla Juniors. Para el domingo que viene, estará a la orden ante El Tanque Sisley.



Populares de la sección

Acerca del autor