Nadal volvió en gran forma

El español regresó tras dos meses y se impuso ante Federico Delbonis. "No me siento al cien por cien", señaló

Rafael Nadal resolvió con buena nota su retorno a la competición y ganó con autoridad al argentino Federico Delbonis (6-2 y 6-1) para alcanzar el segundo tramo de los Juegos Olímpicos de Río 2016, donde se encontrará con el italiano Andreas Seppi.

Las dudas sobre el estado del campeón olímpico en Pekín 2008 duraron cuatro juegos. Lo que tardó el balear en tomar confianza, en asentarse ante las incomodidades meteorológicas y en derribar las expectativas de su rival.

Nadal, fuera de la escena competitiva desde que el pasado 27 de agosto anunciara su adiós a Roland Garros por una lesión en la muñeca izquierda, inició el choque cauto, dubitativo. Expectante ante la respuesta de la articulación. Antes de tener el motor caliente y la confianza de su lado, el número 5 del mundo cometió varios errores no forzados que prolongaron la igualdad en el marcador.

El equilibrio duró cuatro juegos. Hasta el 2-2. Después, Nadal dio un paso más en su puesta a punto y se anotó cinco juegos seguidos para cerrar el primer set y comenzar con ventaja el segundo.

Delbonis, que siempre ha perdido contra Nadal, las dos veces en partidos sobre tierra, decayó progresivamente hasta dimitir de un partido que comenzó con dos horas de retraso por el fuerte viento y que estuvo permanentemente amenazado por la posibilidad de lluvia.

Le vino bien a Nadal echar el cierre a su compromiso individual con premura y sin presiones innecesarias. El balear, jaleado por un público que le admira, aún tiene pendiente una nueva aparición en la pista. Su irrupción en el torneo de dobles, prevista para dentro de unas horas, en compañía de Marc López.

"La muñeca no está perfecta"

El español advirtió que no volverá a hablar del estado de su muñeca lesionada, que no se encuentra al cien por cien pero que tuvo un comienzo en Río 2016 "mejor, imposible".

"Está será la última vez que hable de la muñeca. He venido a competir y no a hablar más de la muñeca cada día. La muñeca no está perfecta. Necesita más tiempo y si estoy aquí es porque son los Juegos Olímpicos. Si fuera otro torneo no estaría compitiendo porque no está perfecta. Necesita más tiempo y no me siento al cien por cien. Le daría más tiempo pero los tiempos son los que son", resumió Nadal.

El número 5 del mundo, ganador en Pekín 2008, subrayó que en Río cumple una ilusión. "Estos Juegos son una ilusión que quería cumplir y aquí estoy compitiendo. He empezado de manera muy buena. Mejor imposible. Estoy feliz por ello, disfrutando de estar en la pista y de competir después de dos meses y del público que me ha dado una gran energía", reconoció Nadal.

El tenista español destacó y agradeció el apoyo del público brasileño, que le alentó durante todo el choque con el argentino Federico Delbonis.

"Es algo increíble. En Latinoamérica siempre he tenido una sensación increíble con el público. También en Brasil, adonde he venido varias veces. Me ha transmitido una energía grande", apuntó.


Fuente: EFE