Nadal sigue a ritmo aplanador

El español le ganó a Bautista-Agut y se metió en cuartos de final de Roland Garros al igual que Novak Djokovic
Rafael Nadal (cuartro preclasificado) y Novak Djokovic (segundo) accedieron sin mayores complicaciones a los cuartos de final de Roland Garros este domingo, en el que Garbiñe Muguruza se despidió entre lágrimas por el trato que recibió por parte del público en su duelo ante la local Kristina Mladenovic.

Defensora del título, Muguruza cedió en tres sets, por 6-1, 3-6 y 6-3 en dos horas.

Cuando recibió el aplauso del público a su salida de la pista Suzanne Lenglen la jugadora nacida en Caracas hizo un gesto de negación con el dedo.

En rueda de prensa explicó en inglés lo que vivió: "Fue duro para mí ver lo que ocurría con la multitud. Creo que a veces tenían que haber sido más respetuosos, sobre todo en el juego. No me gusta crear enemigos, pero fue duro estar en la cancha hoy".

Luego le preguntaron qué le parecía que Mladenovic gritara 'Forza' cuando ella cometía errores no forzados. Entonces bajó la cabeza y comenzó a llorar. Tuvo que salir de la sala unos instantes para tranquilizarse.

"Es un poco un alivio que termine Roland Garros, así todos dejarán de preguntarme. Hoy no saldré a comer un helado, pero no voy a hacer un drama", concluyó.

En un domingo cargado de partidos después de que se anulara media jornada el sábado por la lluvia, la checa Karolina Pliskova, tercera jugadora de la WTA, se clasificó por la primera vez en su carrera para los octavos.

Su rival por los cuartos será la paraguaya Verónica Cepede (97ª ATP), una de las sorpresas de la competición, que batió a la colombiana Mariana Duque (115ª) en el duelo sudamericano de la tercera ronda (3-6, 7-6 (7/2) y 6-3).

Dos amonestaciones

Además la danesa Caroline Wozniacki (12ª) se clasificó a cuartos al batir a la campeona de la edición de 2009, la rusa Svetlana Kuznetsova (9ª), por 6-1, 4-6 y 6-2.

Se despidió de la competición la estadounidense Venus Williams (N.10), al caer ante la suiza Timea Bacsinszky (30); 5-7, 6-2 y 6-1.

En categoría masculina Nadal dio un paso más en la búsqueda de su décima corona al ganar a su compatriota Roberto Bautista (N.17). Impuso su ley y ganó 6-1, 6-2 y 6-2.

Ahora jugará por un puesto en semifinales con otro español, Pablo Carreño (20), que batió al canadiense Milos Raonic (5) en un espectacular partido de cinco sets y cerca de cuatro horas y media (4-6, 7-6 (2), 6-7 (6), 6-4 y 8-6).

"No porque las cosas vaya bien van a seguir. No es normal ganar con la diferencia que he ganado, por lo que tengo que estar preparado para cuando vengan", dijo Nadal.

El único lunar de su partido fueron las dos amonestaciones que recibió del árbitro por superar el tiempo reglamentario entre punto y punto, lo que le costó un servicio y el enfado por la decisión tomada.

"Ese chico es un crack"

"No pueden pretender que seamos máquinas y no respiremos", dijo, en la que es una de sus reivindicaciones habituales.

Djokovic, por su parte, sufrió ante el español Albert Ramos (19) en el primer set, pero se acabó imponiendo 7-6 (7/5), 6-1 y 6-3.

El serbio comenzó mal, cediendo el saque, pero luego estuvo más fresco que el español, que venía de una batalla en cinco sets en tercera ronda ante el francés Lucas Pouille.

En cuartos le espera el austriaco Dominic Thiem (6), de nuevo espectacular ante el argentino Horacio Zeballos; 6-1, 6-3 y 6-1.

"Ese chico es un crack. Su derecha te destruye, tiene un revés buenísimo, pero tu derecha te desarma. Creo que el triunfo final estará entre él y Rafa", dijo Zeballos, 'enamorado' de su verdugo.