Nacional y su poder de reconstrucción

La clave del liderazgo tricolor es la capacidad de recambio que tiene el técnico en el plantel y que en momentos complicados hace la diferencia
El juicio era unánime el sábado después del partido en el estadio Luis Tróccoli: Nacional no jugó bien, pero le ganó a Cerro. ¿Cómo es posible? Porque además el equipo que dirige Martín Lasarte lidera el Torneo Apertura cuando faltan apenas cuatro fechas para el final. Y si esto es poco, ganó en una cancha donde hacía tres años que no conseguía los tres puntos; la vez anterior fue el 4 de mayo de 2014 en el debut de Álvaro Gutiérrez como director técnico.

¿Qué tiene, entonces? Nacional tiene la capacidad de reconstruirse. El plantel cuenta con un poder de recambio que hace la diferencia. Pero no solamente porque el técnico tiene el ojo clínico de hacer las variantes justas para dar vuelta un resultado en marcha, ni porque posea la suerte del campeón. No. Nacional ha demostrado en diferentes momentos del campeonato que es líder por la variedad de jugadores que integran el grupo.

El año pasado, cuando asumió Lasarte, una de sus premisas fue contar con por lo menos dos jugadores por puesto. Y si llegaba alguno más, sería bienvenido. El entrenador, que entonces solo tenía el Uruguayo Especial por delante, pensaba en el futuro, en 2017, donde además del Campeonato Uruguayo debía competir por la Copa Libertadores.

Con partidos entre semana y viajes por medio, es clave tener recambios para los lesionados, los suspendidos y los de bajo desempeño. Y Nacional, en estos dos meses y medio de competencia, ha tenido de todo eso.

El sábado el equipo llegó al Tróccoli sin Álvaro "Tata" González, quien había entrenado toda la semana entre los 11 principales. Un malestar estomacal lo sacó del partido. Lasarte entonces apeló a Javier Carballo, un volante de formativas que logró mucha actividad en Primera con Gustavo Munúa, pero que ha tenido escasas presentaciones con el actual entrenador. Es más, antes del inicio del torneo su representante Pablo Boselli intentó llevarlo a Europa. Carballo se sumó entonces al mediocampo conformado por Santiago Romero y Diego Arismendi. Se movió por la derecha. Y resultó trascendente para el primer gol de Rodrigo Aguirre. Robó el balón, agarró a la defensa de Cerro desarmada y asistió al goleador.

Unos minutos después habilitó de cabeza a Hugo Silveira, cuyo remate fue desviado por Yonatan Irrazabal. Esas dos fueron las únicas ocasiones que generó el tricolor en el primer tiempo. Y en ambas participó Carballo.

Pero antes de los 45 minutos tuvo que dejar la cancha por un esguince de tobillo. Se metió en el equipo por un compañero enfermo y se lesionó.

Entonces Lasarte mandó al campo a Gonzalo Porras. ¿Recuerdan a Porras? De los mejores jugadores y con mayor asistencia en las dos temporadas anteriores en los tricolores, pero con escaso aporte desde que llegó el actual entrenador. Y Porras agarró la pelota (hasta ese momento a Nacional le costaba), la hizo circular, la jugó con acierto y el desarrollo del juego cambió.

Lo mismo pasó en otras oportunidades. Con Rafael García que entró porque llegó lesionado Alexis Rolín y ahora no lo saca nada. Con el colombiano Sergio Otálvaro en el lateral. Con Rodrigo Aguirre, que de a poco se está transformando en el jugador más importante del equipo. Con Martín Ligüera, que ya no necesita demostrar su categoría, pero que siempre sorprende con goles importantes. Con Sebastián Rodríguez, un toque de distinción para partidos enredados. Con Brian Lozano y sus tres goles a Liverpool, pese a la burrada del clásico.

Por eso Nacional lidera y ganó en el Tróccoli y se acerca al título, pese a no jugar bien. Por su capacidad para reconstruirse.

¿Vuelve al Tróccoli?

Es muy probable que el próximo domingo Nacional tenga que volver al estadio Luis Tróccoli. Fénix, que es local frente a los tricolores en la jornada 13, fijó provisoriamente ese estadio para enfrentar a los tricolores. En el campeonato pasado los dirigentes albos acordaron un monto económico para jugar en el Centenario después que Fénix había fijado el Franzini y no se descarta que vuelve a suceder.

Populares de la sección

Acerca del autor